Haití

Regreso desde Haití: una especialista de UNICEF reflexiona sobre la situación de emergencia de la infancia

“¿Cómo explicar la horrible realidad de Puerto Príncipe a un niño de cinco años?”

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2010-0031/LeMoyne
La Especialista Regional de Comunicaciones de UNICEF Tamar Hahn durante su misión en Haití, poco después de que se produjera el terremoto. Aquí, Hahn escucha las historias de las personas acampadas temporalmente en el terreno de la residencia del Primer Ministro en Puerto Príncipe.

Por Tamar Hahn

La Especialista Regional de Comunicación de UNICEF Tamar Hahn viajó a la República Dominicana y a Haití durante los primeros días después del terremoto del 12 de enero. Está destinada en la Oficina Regional de UNICEF en Panamá.

CIUDAD DE PANAMÁ, Panamá, 28 de enero de 2010 – Después de haber estado trabajando una semana en Puerto Príncipe poco después de que se produjera el terremoto, llegó el momento de regresar a casa. Entrar en la ciudad había sido una terrible experiencia; salir de ella fue igualmente problemático. Cientos de haitianos se apiñaban en la entrada del aeropuerto, empujando y tratando de convencer a los marines de los Estados Unidos situados en las puertas, desesperados por abordar uno de los vuelos que salen hacia Europa y hacia Norteamérica.

AUDIO: escuche

Sin embargo, la dificultad que representaba partir no se debía solamente a una cuestión de logística. Tenía mucho más que ver con dejar atrás al resto de los funcionarios de UNICEF sobre el terreno y con la idea de darse cuenta de todo el trabajo que se necesita para sacar a Haití de los escombros y garantizar un futuro para niños y niñas como aquellos con quienes hablé en los hospitales y en los campamentos improvisados.

El día que regresé a Panamá tuve que hacer frente a mi entrevista más difícil. No se trataba de un periodista sino de mi propio hijo de cinco años, Jacob. “¡Te vi en televisión!”, dijo. “¿Desde dónde estabas hablando? ¿Quiénes eran todos esos niños y niñas de los que hablabas?”

Explicar la tragedia

Imagen del UNICEF
© Hahn family photo
Tamar Hahn y su hijo de cinco años, Jacob, en su casa de Ciudad de Panamá, Panamá. Cuando regresó de Haití, ella se planteó cómo podría responder las preguntas de su hijo sobre la reciente tragedia en ese país.

Así que tuve que explicarle lo que ocurría en la tienda de campaña del hospital y sobre los niños que vi allí: Sean, Maesha, Niña Pequeña y Sandie.

Jacob me pidió que le enseñara fotos de los niños y niñas (y por supuesto también del helicóptero en el que viajé). Quería saber por qué estaban en un hospital, dónde se encontraban sus padres y sus madres y qué iba a ocurrir con ellos.

¿Cómo se puede explicar la horrible realidad de Puerto Príncipe a un niño de cinco años? ¿Cómo puede uno hablar de casas y de escuelas que se derrumban y de tanta gente herida y muerta de una manera que sea incluso remotamente comprensible para un niño? ¿Cómo hablarle del olor de los cuerpos que se descomponen y de la basura que se apila, de las heridas infectadas y los miembros amputados, de los cientos de personas que duermen en las calles y en los parques?

Encontrar las palabras

Resultó difícil encontrar las palabras exactas para plasmar lo que había visto en un lenguaje que Jacob pudiera comprender y que no le produjera pesadillas. También resulta difícil reconciliar la realidad de los niños y niñas en Haití con la de mi propio hijo. Su mundo protegido, lleno de cariño, atención, amigos y juguetes, me pareció surrealista comparado con lo que acababa de ver.

O es tal vez al contrario, y son realmente los niños y niñas de Haití los que no se corresponden con nuestra visión de lo que debe ser la infancia.

“¿Podemos ir a visitar a estos niños?”, me preguntó mi hijo después de que le mostré las fotografías. Le dije que no estaba muy segura de que pudiera ir allí muy pronto. Por unos segundos se mantuvo silencioso y entonces me dijo que si él no podía ir, quería que yo regresara de nuevo y les llevara algunos de sus juguetes a los niños y niñas que había conocido en Haití. Le dije que lo haría.

No pude evitar pensar que los juguetes serían un complemento perfecto a los suministros vitales que estamos distribuyendo y a los mecanismos de protección que estamos contribuyendo a establecer. Jacob quería enviar algo para ayudar a los niños y niñas de Haití a recuperar su infancia. 


 

 

Audio (en inglés)

28 de enero de 2010: La Especialista Regional de Comunicación de UNICEF, Tamar Hahn, habla con Radio UNICEF sobre cómo explicar su tarea en Haití a su hijo de cinco años.
AUDIO escuche

Búsqueda