Haití

Brindar a los jóvenes sobrevivientes asistencia médica y nutrición en la zona afectada por el terremoto en Haití

Imagen del UNICEF
© US Fund for UNICEF/2010/Alleyne
Una madre y un niño a la espera de tratamiento en la clínica al aire libre levantada en el recinto de la Academia adventista inglesa en Carrefour, Haití, donde miles de sobrevivientes del terremoto están acampados.

Por Richard Alleyne

Jacmel, Haití, 27 de enero de 2010 - En algunas zonas de Haití devastadas por el seísmo que sacudió el país el 12 de enero –incluida la capital, Puerto Príncipe, así como la ciudad portuaria sureña de Jacmel y otras localidades– UNICEF está brindando a los niños y las niñas un apoyo esencial para salvar sus vidas.

Vea el VÍDEO

En muchos sentidos, se trata de una emergencia que sufre la infancia. Casi el 40% de todos los haitianos son menores de 14 años de edad, y los niños son los que se encuentran en una mayor situación de riesgo a raíz del terremoto. UNICEF y sus aliados están prestando especial atención a los niños más pequeños y vulnerables, incluidos los miles de menores de edad que se encuentran en los asentamientos para desplazados, los orfanatos y los centros de atención.
 
La próxima semana, por ejemplo, UNICEF iniciará una campaña de vacunación urgente de 600.000 niños desplazados menores de cinco años, para combatir el sarampión, la difteria y el tétanos. Y para evitar cualquier aumento de la desnutrición aguda, los niños menores de cinco años necesitarán alimentación terapéutica, alimentación complementaria y raciones alimentarias generales.

Ayuda para Jacmel

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2010-0082/LeMoyne
Trabajadores de socorro haitianos y el personal de UNICEF y del Programa Mundial de Alimentos se preparan para distribuir suministros de socorro en un campamento para personas desplazadas por el terremoto en el sur de la ciudad portuaria de Jacmel, Haití.

Aquí, en Jacmel, UNICEF ha estado trabajando con el Programa Mundial de Alimentos (PMA) para proporcionar raciones alimentarias compuestas de maíz y soya a los niños y las familias afectados por el terremoto.
 
Designada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, esta histórica ciudad costera ha sufrido daños importantes. Barrios enteros han quedado destruidos y miles de residentes se encuentran sin hogar.
 
“[Aquí] viven aproximadamente 40.000 personas y creemos que 11.000 de ellos han perecido en el terremoto”, dijo el alcalde de Jacmel, Yvon Jerome. “Afortunadamente, tenemos pastores y sacerdotes, y algunos grupos locales, que han abierto los terrenos de sus propiedades y han aceptado dar cabida a las personas sin hogar y a los heridos”.

Tratar a los niños heridos

UNICEF también está apoyando al hospital local Saint Michel, que ofrece servicios a los habitantes de Jacmel y Lavalle, pero que prácticamente no está en funcionamiento debido a los daños del terremoto y a la escasez de personal.
 
Un contingente de médicos voluntarios de los estados de Virginia y Delaware, en los Estados Unidos, ha establecido centros de examen y tratamiento al aire libre en los terrenos del hospital.
 
“Estamos viendo muchas lesiones traumáticas”, dijo el Dr. John Brevia, uno de los cirujanos. “Estamos llevando a cabo cirugías ortopédicas de fracturas abiertas y fracturas cerradas en todos los grupos de edad. Incluso estamos viendo lactantes con fracturas”.

Imagen del UNICEF
© US Fund for UNICEF/2010/Alleyne
Un equipo de cirujanos voluntarios de los Estados Unidos ayuda al escaso personal del hospital Saint Michel de Jacmel, Haití.

Poco después del terremoto, UNICEF facilitó el transporte de un número de pacientes desde Saint Michel hasta una instalación temporal prefabricada en una zona diferente de Jacmel. Este apoyo incluyó el suministro de camas y el cableado eléctrico para que los equipos médicos pudieran funcionar en el nuevo sitio.

Necesidades de salud en Carrefour

Más cerca de la capital de Haití, en la ciudad de Carrefour, las necesidades de salud de la población afectada –en particular los niños que viven en los asentamientos– también son graves.
 
En la Academia adventista inglesa de Carrefour, otro asentamiento temporal, miles de familias desplazadas están acampadas a lo largo del recinto universitario.
 
“Estamos viendo algunos casos de enfermedades, tales como vómitos, diarrea, fiebre y tos. Hay también casos de infecciones de heridas y los hospitales locales están muy sobrecargados”, dijo la jefa de enfermeras de la clínica improvisada del asentamiento, Bauzile Evenauze.
 
“También necesitamos más suministros”, agregó.

“El desastre doble de Haití”

La campaña de vacunación prevista para la próxima semana –que organizada por UNICEF, la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud de Haití– se iniciará entre los niños y niñas de campamentos temporales como los de Jacmel y Carrefour, además de los cientos de asentamientos de Puerto Príncipe.
 
“Ya hemos obtenido todas las vacunas, los dispositivos de inyección y el equipo de refrigeración para la conservación de estos medicamentos “, dijo Mehoundo Faton, Jefe de Salud de Emergencia de UNICEF. “Debido a las condiciones sanitarias extremadamente deficientes de los asentamientos y la gran posibilidad de que se produzca un brote de enfermedades –especialmente de sarampión– nos concentraremos primero en esos campamentos”.
 
Incluso antes del terremoto, sólo la mitad de los niños de Haití estaban debidamente inmunizados. De hecho, la deficiente cobertura de inmunización es otro ejemplo del “desastre doble” al que se enfrenta ahora el país, donde los obstáculos en materia de desarrollo se han agravado considerablemente debido al impacto desastroso del terremoto.


 

 

Vídeo (en inglés)

24 de enero 2010:
Richard Alleyne, del Fondo de los Estados Unidos en pro de UNICEF, informa sobre la ayuda médica para los desplazados y los heridos sobrevivientes del terremoto en Jacmel, Haití.
 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda