Haití

Entre los escombros del año pasado, Haití se prepara para la próxima temporada de huracanes

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2008-1409/LeMoyne
Una mujer y sus hijos en el campamento Hanna Praville, cerca de la ciudad haitiana de Gonaives, donde viven los damnificados por las sucesivas tormentas tropicales y huracanes que castigaron al país en 2008.

GONAIVES, Haití, 16 de marzo de 2009 – Mientras Haití se prepara para la próxima temporada de huracanes, Annamaria Laurini, Representante del UNICEF en este país, visitó recientemente Gonaïves, la tercera ciudad en importancia de la nación, con el objetivo de evaluar el grado de preparación local ante posibles situaciones de emergencia. Le acompañaba Lucia Elmi, Jefa de Operaciones de Emergencia del UNICEF.

Gonaives, ciudad portuaria cuyos 300.000 habitantes aún no se habían recuperado completamente de los efectos del huracán Jeanne de 2004, fue castigada el año pasado por una sucesión de tormentas devastadoras. Pese a las labores de reconstrucción realizadas desde entonces por el UNICEF y sus aliados, mediante las cuales se ha rehabilitado una tercera parte de la ciudad, existe una profunda preocupación acerca de la posibilidad de que la temporada de huracanes de 2009 también tenga consecuencias catastróficas.

Evaluación de los daños causados por las tormentas

La Sra. Laurini señaló un lago cuya crecida inundó Gonaives en 2008 cuando se dirigía hacia Gonaives por un camino de tierra al que se desvía el tránsito de vehículos con rumbo a esa ciudad. “En realidad, las aguas cubrieron toda la región, incluso los caminos, y destruyeron un puente”, explicó la Representante del UNICEF. “Durante dos meses no hubo acceso a la ciudad”.

Una recorrida por la calle principal de la ciudad dejó en evidencia otros daños. Muchos edificios y vehículos estaban rodeados de lo que parecían muros de barro seco. Unos pocos tractores suministrados por el gobierno trabajaban constantemente para limpiar las montañas de escombros que cubrían algunas calles.

En la ciudad se han realizado algunas mejoras, como las labores de limpieza de la esclusa de desagüe del canal central de la ciudad. Pero incluso esa es una victoria incierta ya que las intensas lluvias recientes, raras para esta época del año, han hecho crecer las aguas. Esto supone un mayor riesgo de inundaciones a partir de abril, cuando comience la temporada de lluvias.

El empleo selectivo de recursos limitados

Durante una reunión informal de UNICEF y sus aliados en Gonaïves se establecieron varias prioridades, como la necesidad de disponer de otro lugar donde depositar las toneladas de lodo seco acumuladas tras las tormentas de 2008. En la reunión también se mencionaron diversos avances y éxitos, como la rehabilitación de la mitad de los pozos de agua de la comunidad y la instalación de puestos de agua potable.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2008-0884/LeMoyne
Vista aérea de la ciudad de Gonaives, inundada tras las varias tormentas y huracanes que se abatieron sobre Haití en el verano de 2008.

“Nuestro objetivo consiste en transferir a la comunidad las herramientas y los conocimientos necesarios para instalar y mantener un sistema de bombas de agua sostenible y de alta calidad, de manera que en el futuro la comunidad pueda hacerse cargo del mismo de manera permanente”,  señaló Julien Atchade Kossi, Especialista de Agua, Saneamiento e Higiene, que junto a Jean-Marie Duval, de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas, se encuentra en Gonaives desde el inicio de la devastadora temporada de huracanes del año pasado.

Los asistentes a la reunión estuvieron de acuerdo en que quedan muchos obstáculos difíciles por superar. Una de las preocupaciones de los participantes es que, debido a la actual crisis económica mundial, este año será más difícil obtener apoyo y equipos de emergencia.

“No podemos darnos el lujo de emplear nuestros recursos en una multitud de áreas”, explicó la Sra. Laurini. “Debemos concentrarnos en una o dos prioridades que confrontamos ahora mismo, y no hay duda que nuestra principal preocupación se refiere al estado de preparación para situaciones de emergencia. Y en ese caso, también carecemos de suficientes fondos para hacer frente a la tarea que tenemos por delante”.


 

 

Búsqueda