Haití

Un hospital de Puerto Príncipe ofrece renovadas esperanzas a las madres

Imagen del UNICEF
© UNICEF/NYHQ2004-0153/Kamber
En una estrecha callejuela que corre entre hileras de viviendas precarias en Cité Soleil, un tugurio de Puerto Príncipe, varias madres alimentan a sus hijos.

Por Elizabeth Kiem

La edición de este año del principal informe de UNICEF, Estado Mundial de la Infancia, que fue presentado el 15 enero, se refiere a la necesidad de zanjar una de las brechas más profundas que separan a los países industrializados de las naciones en desarrollo en materia sanitaria: la mortalidad materna. A continuación, un artículo que forma parte de una serie sobre el tema.

PUERTO PRINCIPE, Haití, 12 de enero de 2009 -  En el país más pobre del Hemisferio Occidental, nadie hace tantos sacrificios como las mujeres que mantienen a sus familias.
En Haití, las mujeres son quienes tienen la mayor participación en la economía no estructurada y quienes por lo general deben criar a varios niños con ingresos muy limitados. Ellas son también quienes más sufren la falta de servicios de atención de la salud a precios razonables.

“En general, este país no tiene mucho que ofrecer. Y mucho menos a las mujeres. Ellas son las verdaderas jefas del hogar, y deben mantener vivas a sus familias con muy pocos recursos”, afirma Mireille Trebie, Especialista de Salud de la Oficina de UNICEF en Haití. “La mayoría de las mujeres tiene pequeños comercios de comidas o trabajan en los mercados “pepe”, o de artículos usados. Además, suelen estar a cargo de seis a ocho hijos”.

De las balas a los bebés

Desde el decenio de 1960, cuando fue fundada como un vecindario modelo para unos 10.000 haitianos de clase trabajadora, Cité Soleil se ha convertido en un vasto tugurio que hoy en día alberga a unas 300.000 personas que viven en condiciones de pobreza, desempleo, analfabetismo y desnutrición.

El vecindario, que en el pasado sufrió los efectos de la violencia pandillera, hoy se encuentra bajo control de una fuerza de estabilización de las Naciones Unidas. Eso significa, entre otras cosas, que el principal establecimiento médico de la zona, el Hospital Choscal, puede dedicarse principalmente a prestar servicios que salvan las vidas de los niños, niñas y mujeres de la zona.

El hospital, que dispone de un presupuesto limitado y que recibe apoyo de UNICEF y la organización internacional Médicos sin Fronteras, cuenta con un centro de nutrición y un pabellón pediátrico para niños y niñas gravemente desnutridos, además de ofrecer atención de la salud prenatal y servicios de obstetricia de manera gratuita a las mujeres embarazadas. En el Hospital Choscal nacen unos 300 bebés por mes.

“Tratamos por todos los medios de reducir el costo de los servicios”, dice la Dra. Jacqueline Sainte-Fleur, que dirige el hospital. “Debido a que la mayoría de la población sabe que somos el centro médico más barato de la zona, recibimos un gran número de pacientes”.

Graves carencias

Gracias al apoyo de UNICEF y sus aliados, varios programas experimentales, como el de atención obstétrica gratuita que funciona en el Hospital Choscal, se están implementando en el resto del país. El gobierno también ha comprendido la necesidad de brindar servicios más constantes de atención de la salud a fin de reducir las tasas de mortalidad materna y de los recién nacidos.

Pero para las madres como Naomi, que debe dejar a sus otros hijos a cargo de amigos y parientes para poder atender a su hija desnutrida está internada en el hospital, los exámenes médicos postnatales gratuitos sólo dan respuesta a una parte de sus problemas.

“Mi niña está mejorando”, señala. “¿Pero cómo podré pagar las consultas y los medicamentos que la mantendrán sana?”.

UNICEF aboga por la ampliación de los programas de manera que atraigan a un número mayor de mujeres al sistema de atención de la salud existente, en el que pueden obtener información sobre la salud reproductiva y la nutrición de los lactantes.

“Existe un movimiento orientado a que las mujeres estén informadas, a atraerlas a las clínicas para que reciban atención prenatal, y para que continúen recibiendo atención de la salud durante el resto de sus embarazos”, afirma la Sra. Trebie. “Eso es lo que hay que lograr en Haití para que las madres de Cite Soleil y otras comunidades pobres puedan aprovechar al máximo el actual clima de no violencia”.


 

 

Vídeo (en inglés)

Elizabeth Kiem, corresponsal de UNICEF, informa sobre la atención de la salud materna en el hospital Choscal de Haití.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda