Haití

Un año después del huracán Jeanne, sigue la recuperación

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
En la École des Nazariens los alumnos han vuelto a clase. En Gonaives, UNICEF ha contribuido a restaurar 50 escuelas que hace un año resultaron dañadas o destruidas por el huracán Jeanne.

Por Sylvana Nzirorera

GONAIVES, Haití, 18 de septiembre de 2005 – Hace un año, el huracán Jeanne irrumpió en esta población costera, causando inundaciones y aludes de lodo, dejando 2.500 muertos o desaparecidos y afectando de forma grave a 300.000 personas más, entre ellas 150.000 niños.

“Llovía cuando nos acostamos. Nos despertó el agua que había en nuestras camas, y en un instante era como si un océano nos invadiera”, explicó Nostra Gosette, de 16 años, en el primer aniversario del desastre. “Oí que mi padre pedía ayuda. No podía moverse porque estaba discapacitado. Cuando logré llegar a su habitación, el agua ya lo había arrastrado”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Nostra Gosette, de 16 años, perdió a su padre y a dos hermanas a causa del huracán Jeanne.

“El agua me arrojó a un árbol que había delante de casa. Mi hermana ya se estaba agarrando a él. Se aferró de mi camiseta y logramos trepar a la copa del árbol. Mis otras dos hermanas no lograron salir de la casa. Gritaban pidiendo ayuda, hasta que ya no pudimos oír nada. Unos días después, encontramos sus cuerpos bajo los escombros.”

Pasado un año, Nostra sigue afrontando las consecuencias de la tormenta. Ahora vive con su hermana menor, que tiene 14 años. Su tío les compró una pequeña casucha para vivir. “Nos ayudamos la una a la otra, mi hermana y yo. Nuestro tío nos da un poco de dinero para sobrevivir.”

Restauración de escuelas

La escuela de Nostra, la École des Nazariens, quedó también destruida por la tormenta. Aimable Amiel, director de la escuela, fue testigo director de la devastación. “La mañana siguiente al huracán fui a ver si la escuela estaba bien… y había desaparecido”, explicó. “Perdimos a 22 alumnos de un total de 250”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Un grupo de escoltas realiza un espectáculo circense para niños en la École des Nazariens de Gonaives, Haití.

Para proteger a los niños de otros peligros, UNICEF mandó de inmediato jeringuillas y vacunas para la inmunización sistemática. También se procedió a suministrar agua potable, tabletas para purificar el agua, equipos de higiene y material de cocina. Con el fin de ayudar a los menores y a sus familias a afrontar el estrés emocional causado por el desastre, se desplegó en Gonaives a un equipo de 30 alumnos capacitados en apoyo postraumático, acompañados de un psicólogo, para dar apoyo a los menores a las familias.

Durante los esfuerzos de recuperación después de la tormenta, UNICEF contribuyó a restaurar 50 escuelas, y las dotó de bancos y otro mobiliario. Se han enviado a Gonaives unos 150 equipos de “escuela en una caja”, con suministros escolares suficientes para 12.000 alumnos y 300 maestros. Hoy, las 50 escuelas han abierto para el nuevo curso escolar.

Degracación ambiental

“No quisiera hablar por otras escuelas, pero en lo que se refiere a la École des Nazariens, estamos satisfechos con nuestro nuevo centro, y nos emociona mucho empezar el lunes el nuevo año escolar”, dijo Aimable Amiel. “Tenemos aulas nuevas construidas por UNICEF… espaciosas, con ventanas y techos altos”. Dijo también que los maestros están capacitados para proporcionar apoyo psicológico a los niños que han sufrido experiencias traumáticas.


 

 

Vídeo (en inglés)

18 de septiembre de 2005:
Kun Li, corresponsal de UNICEF, informa sobre el trabajo de la organización para rehabilitar escuelas y proporcionar a los niños de Gonaives apoyo psicosocial.

Anchura de banda
baja
| alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda