Guyana

Reintegrarse es posible: Una segunda oportunidad desde una perspectiva joven

Imagen del UNICEF
© UNICEF Guyana/2009
Unos jóvenes de Guyana matriculados en el programa que cuenta con el apoyo de UNICEF en el centro New Opportunity Corps reciben capacitación y apoyo psicosocial.

Por Carina Olthof y Leslyn Thompson

En vísperas del 20º aniversario de la Convención de los Derechos del Niño –un acuerdo internacional histórico sobre los derechos humanos básicos de todos los niños y niñas– UNICEF publica una serie de artículos sobre los progresos alcanzados y los retos pendientes. A continuación figura uno de dichos artículos.

GEORGETOWN, Guyana, 9 de julio de 2009 – Carletta tiene sólo 16 años pero ya ha afrontado muchos desafíos y brutalidades en su vida. Se escapó de casa en numerosas ocasiones y se vio envuelta en actividades peligrosas. Su padre,  el único progenitor en la familia, se dio cuenta más tarde de que con el comportamiento de su hija ya podía más.

Hace un año, el padre de Carletta solicitó que los oficiales de policía la trasladasen a un centro de rehabilitación juvenil: los New Oportunity Corps ("Cuerpo de nueva oportunidad").

Un nuevo comienzo
Desde que fue admitida, Carletta se ha visto inmersa en una nueva vida en el centro. Juega y practica deporte con amigos en el patio y aprende destrezas prácticas que la capacitan profesionalmente para cuando abandone el centro.

Sin embargo, Carlotta todavía tiene retos ante sí, como la incertidumbre sobre si resolverá la relación con su familia.

"No he sabido de mi padre, mi madre, de nadie, durante todo un año he estado aquí en el centro", comenta. "Muchas noches, mientras estoy en la cama me pregunto si mi padre trabaja todavía o si sigue vivo".

"Un vida mejor"

Carletta es una de los 62 estudiantes que saldrán del centro en octubre según está previsto. La primera cosa que planea hacer es pedir disculpas a su padre, pero como se siente tan avergonzada de su comportamiento intentará en cambio vivir con su madre.

Ella está asimismo decidida a mejorar sus perspectivas de vida y planea matricularse en la escuela.

"Quiero aprender más y asistir a clases de informática", dice. "Quiero forjarme realmente una vida mejor y ahora que paso cierto tiempo aquí, se precisamente cómo lograrlo".

La mejora de la justicia juvenil

El programa de integración, que cuenta con el apoyo de UNICEF, realizado en el centro orientará a Carletta a través del proceso de reunificación con sus padres y de reintegración en su comunidad. Pese a que todavía está marcada por su pasado, ella siente que sus experiencias le han ayudado a ser la adolescente madura que es hoy, y está agradecida por disponer de una segunda oportunidad.

La historia de Carletta pone de relieve una faceta de los esfuerzos en curso realizados por UNICEF para brindar apoyo a un sistema de justicia juvenil humano en Guyana. UNICEF pretende garantizar que para 2010 exista un sistema que garantice la protección de la niñez que es testigo de delitos y el trato justo par aquellas niñas y niños en conflicto con la ley, de conformidad con la Convención sobre los Derechos del Niño.

El artículo 40 de la Convención establece que el niño de quien se alegue que ha infringido las leyes tiene derecho a asistencia jurídica y a un tratamiento justo en un sistema jurídico que respete sus derechos.

Con tal propósito, UNICEF Guyana ha ayudado en las labores de reforma legal e institucional (de manera notable con el proyecto de ley de justicia juvenil de 2008) y a prestado apoyo para el acceso a servicios sociales de calidad para la juventud en situación de riesgo, incluida la educación de la salud, el apoyo psicosocial y la asistencia legal.

Asimismo, UNICEF promueve activamente el uso de alternativas distintas de las sentencias, como las labores para la comunidad, la capacitación y la participación en actividades de deporte para el desarrollo.


 

 

Búsqueda