Guinea

Las motoambulancias salvan vidas en Guinea

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2009/Koulibaly
El hijo recién nacido de Marie Tounkarale, aparece pocos minutos tras el parto debe la vida a un servicio de motoambulancias que recibe apoyo de UNICEF.

Por Fatoumata Thiam Diallo

KISSIDOUGOU, Guinea, 22 de junio de 2009 – Cuando Marie Tounkara estaba a punto de dar a luz a su hijito, pudo llegar a tiempo a la sala de emergencia gracias a una motoambulancia. Faltó poco, ya que para salvar al niño fue necesario hacerle a la madre una operación cesárea.

“Estoy muy cansada y dolorida, pero estoy viva, al igual que mi hijo”, comentó Marie. “Me siento feliz y muy agradecida al conductor”.

El bebé de la Sra. Tounkara probablemente no habría sobrevivido si la madre no hubiera sido transportada en motoambulancia desde su aldea hasta el hospital principal de Kissidougou.

Muchas de las aldeas más distantes de Guinea carecen de caminos adecuados, de manera que resulta imposible llegar a ellas en automóvil o camión. Debido a ello, las motocicletas con carrocerías especialmente adaptadas para transportar pacientes resultan fundamentales para que los habitantes de las aldeas que necesiten atención de emergencia lleguen a tiempo los centros de salud.

El programa MURIGA

El servicio de motoambulancias comenzó a funcionar en 2008 en el marco más amplio de un conjunto de programas de salud materna ofrecidos por las organizaciones cooperativas de seguros médicos llamadas MURIGA.

Las MURIGA, que fueron organizadas por el gobierno de Guinea con la colaboración de UNICEF, son programas de seguros de salud basados en la comunidad que por una cuota anual muy módica ayudan con el pago de los servicios de maternidad.

El primer programa MURIGA se puso en marcha en 1997 en la ciudad de Dabola, en Guinea central, una región donde se registraban altas tasas de mortalidad materna. Ese proyecto tuvo tanto éxito que el gobierno le pidió a UNICEF que lo ampliara a otras regiones igualmente necesitadas.

La idea de la motoambulancia

La idea de las motoambulancias derivó de la experiencia de un funcionario de comunicación de UNICEF que durante una inspección en el terreno en la región de Kissidougou comprobó las dificultades que tenían las aldeanas con embarazos complicados para llegar al principal hospital de la región. El funcionario de UNICEF, un aficionado al fútbol, recordó los vehículos que entran al campo de juego a recoger a los jugadores lesionados y propuso la idea de las motoambulancias.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2009/Koulibaly
Las motoambulancias salvan vidas en las aldeas apartadas adonde es imposible llegar en automóvil o camión.

Ahora, todas las personas que se inscriben en el sistema MURIGA pueden solicitar automáticamente el servicio de motoambulancias.

“Siento una enorme gratitud hacia UNICEF y el motociclista que hizo posible que mi hija llegara a tiempo al hospital, y a los doctores que le brindaron atención médica”, apuntó la madre de Marie Tounkara, sentada junto a la cama de su hija en el hospital.

Debido a los excelentes resultados obtenidos por el servicio de motoambulancias, la oficina de UNICEF en Guinea elabora planes para ampliarlo a todas las zonas del país que lo necesiten.

Dan Newbower colaboró desde Nueva York en la elaboración de este artículo.

 


 

 

Búsqueda