Panorama: Guatemala

Proteger a las niñas contra la explotación sexual en Guatemala

Imagen del UNICEF: Guatemala
© UNICEF video
Casa Alianza de Guatemala es una organización que recibe apoyo de UNICEF y protege a los niños y niñas necesitados.

El III Congreso Mundial contra la explotación sexual de los niños, que se celebra del 25 al 28 noviembre de 2008 en el Brasil, tiene como objetivo promover la cooperación internacional para lograr medidas más eficaces contra la explotación sexual. A continuación, otra entrega de la serie de reportajes sobre el tema.

Por Thomas Nybo

CIUDAD DE GUATEMALA, Guatemala, 25 de noviembre 2008 - En las calles oscuras de la capital de Guatemala, lejos de las principales avenidas, muchas jóvenes venden sus cuerpos por dinero. En cientos de bares, prostíbulos y hoteles en toda la ciudad, alrededor de 2.000 niñas son víctimas de la explotación sexual, y las leyes no sirven de mucho para protegerles.

En muchos casos fueron los propios miembros de la familia los que vendieron a las niñas para el comercio sexual. Otras cayeron en este negocio debido a su desesperación después de que las echaran de sus casas cuando eran pequeñas. Las niñas son vulnerables a los tratantes sexuales, que a veces las seducen con la promesa de un trabajo convencional que nunca se hace realidad.

Una vez que entran en el comercio sexual, resulta muy difícil para ellas escapar. Una terrible combinación de pobreza, abuso de sustancias y deudas acumuladas, les lleva a sentirse atrapadas y con muy pocas alternativas.

“Así es como empezó”

Ana María (nombre ficticio) fue abandonada por su madre cuando tenía seis años. Durante muchos años vivió en la calle, luchando contra la adicción a las drogas y el alcohol. Sin esperanza, un día aceptó convertirse en trabajadora sexual para un club nocturno.

“Conocí a un hombre cuando tenía nueve años y medio”, dice Ana María, que ahora tiene 17. “Trabajaba en un club nocturno y me llevó con él allí; así es como empezó”.

A Ana María le obligaron a trabajar en un prostíbulo sucio, donde la mujer a cargo deducía gastos exagerados para pagar supuestamente la comida y el alojamiento. A finales de mes, después de los gastos, le quedaba muy poco dinero. Finalmente, Ana María regresó a las calles.

Legislación para proteger a la infancia

La situación de Ana María es muy frecuente en Guatemala, un país donde no hay leyes de peso contra la explotación sexual de la infancia. A menudo, la sociedad considera a las jóvenes víctimas de los crímenes sexuales como criminales ellas mismas, mientras que los adultos culpables disfrutan de una total libertad.

UNICEF trata de conseguir que se promulguen y se pongan en vigor leyes que ofrezcan finalmente protección a niñas como Ana María. Pero el proceso legislativo avanza muy lentamente. La más amplia de las leyes propuestas, “la Ley contra la violencia, la explotación y la trata con fines sexuales”, fue presentada ante el Congreso en agosto.

“UNICEF colabora con la industria del turismo, con académicos, con el gobierno y con la sociedad civil para aumentar la concienciación acerca de lo que constituye explotación sexual, dónde se practica y qué se puede hacer para detenerla”, dice el Especialista de Protección de la Infancia de Guatemala, Justo Solórzano.

Un largo camino por recorrer

Durante los últimos cinco meses, Ana María ha estado al cuidado de la Casa Alianza Guatemala, una organización que recibe apoyo de UNICEF y protege a los niños y niñas necesitados, especialmente aquellos que han sufrido abusos físicos y psicológicos. El objetivo es integrar a los niños y niñas en la sociedad, preferiblemente con sus familias si es posible.

"Casa Alianza comenzó su labor en Guatemala hace 27 años”, dice la Directora Ejecutiva de Casa Alianza Guatemala, Claudia Rivera. "Tenemos varios programas para trabajar en la prevención, para trabajar directamente en las calles. Y también tenemos un programa que procura justicia para los niños y las niñas en los tribunales”.

El camino que tienen por delante niñas como Ana María es difícil. Desde hace varios meses ha dejado de consumir drogas y alcohol, y ya ha recibido formación profesional básica. Pero siente que todavía le queda un largo camino por recorrer.

"No creo que vuelva a regresar al comercio sexual”, dice ahora, con esperanza en su futuro. “Quiero dar a mis hijas un buen ejemplo. Pienso firmemente que no quiero que mis hijas tomen el mismo camino que yo”.


 

 

Vídeo (en inglés)

4 de noviembre 2008:
El corresponsal de UNICEF Thomas Nybo informa sobre las vidas de los niños y niñas que viven en las calles de Guatemala, y la falta de protección de quienes son víctimas de la trata.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda