Panorama: Guatemala

En San Pablo La Laguna, una agrupación de mujeres emplea los conocimientos para combatir la desnutrición

Imagen del UNICEF: Guatemala, malnutrition
© UNICEF Guatemala/2007/Arteaga
Un grupo de mujeres pertenecientes a la organización Creciendo Bien, que funciona en San Pablo La Laguna.

Por Blue Chevigny

SOLOLÁ, Guatemala, 18 de septiembre de 2007 –  En las pequeñas aldeas que bordean el Lago Atitlán, en Guatemala, las fuentes de ingresos son escasas. La población local, mayoritariamente indígena, tiene altos niveles de pobreza, debido a lo cual las mujeres y los niños y niñas sufren con frecuencia problemas de salud y desnutrición crónica.

En una de esas aldeas –San Pablo La Laguna, en Sololá– una organización de fomento de las mujeres llamada Creciendo Bien lleva a cabo cursillos prácticos mensuales en los que se enseña a las mujeres a mejorar sus vidas y sus comunidades. Los cursillos de esa organización aliada de UNICEF están dedicados a una amplia gama de tópicos, aunque se concentran principalmente en las cuestiones relacionadas con la salud y la alimentación.

Madres y líderes comunitarias

La organización Creciendo Bien ha brindado capacitación a un grupo de mujeres voluntarias llamado “Madres líderes”, cuyo objetivo consiste en educar a la comunidad acerca de la nutrición. Cada una de esas “madres líderes” brinda a su vez capacitación a un grupo de 25 mujeres que se han sumado voluntariamente al programa.

“Las capacitaciones nos sirven para la vida”, comenta Chonita, que a los 21 años es la más joven de las “madres líderes”.

Al igual que las otras dirigentes, Chonita realiza visitas a las familias de la comunidad durante las cuales pesa a los bebés para comprobar que tienen un desarrollo normal. Asimismo, si en la familia hay problemas de nutrición trata de remediarlos.

“El programa Creciendo Bien vino a educar a las señoras a cómo preparar la comida”, explica Dora María Yojcom, coordinadora general del programa Madres Líderes de Creciendo Bien. “Por ejemplo, el fríjol.  Es una comida sencilla aquí en Guatemala, y nutre al niño. Entonces, en eso nosotras empezamos a educar, para cambiar lo que es la desnutrición hacia la nutrición”.

Imagen del UNICEF: Guatemala, malnutrition
© UNICEF Guatemala/2007/ Arteaga
Jennifer María Romero, una trabajadora de Creciendo Bien, coordina las labores de varias capacitadoras de mujeres en ocho aldeas de Sololá, en Guatemala.

Muchos retos por delante

Manuel Manrique, Representante de UNICEF en Guatemala, señala que el problema de la desnutrición se extiende mucho más allá de San Pablo La Laguna.

“Hay un número muy significativo de niños que están impedidos de desarrollar todas sus potencialidades porque son desnutridos crónicos”, explica el Sr. Manrique.

Creciendo Bien, así como otras organizaciones similares, confronta muchos desafíos. En San Pablo La Laguna, muchas mujeres pasan sus días tejiendo unas pequeñas bolsas que venden a 10 centavos de dólar cada una. Se trata de mujeres que, por lo general, no cuentan con el tiempo o los recursos necesarios para participar en cursos de capacitación.

Además, en muchos casos las propias mujeres sufren desnutrición, lo que reduce notablemente sus posibilidades de amamantar eficazmente a sus hijos.

“La desnutrición crónica se reproduce. Las mujeres tienen niños de bajo peso al nacer y sufren las consecuencias que eso ocasiona”, añade el Sr. Manrique.

Mejorar la nutrición, mejorar las vidas

Lento pero seguro, sin embargo, los esfuerzos de Creciendo Bien rinden frutos.

“Antes del inicio del programa, había casos de desnutrición. Y ahora, ya con el programa, hemos ido recuperando a los niños a través de la consejería personal que se da”, explica Jennifer María Romero, una trabajadora de Creciendo Bien.

Sin embargo, a muchas mujeres que participan en el programa Creciendo Bien les resulta muy difícil concentrarse en su propia salud.

“Hemos encontrado mujeres que tienen muy baja autoestima, tal vez por los diferentes problemas en sus hogares”, agrega la Sra. Romero. “Hablamos con ellas de lo importante que es quererse a una misma”.

Esa confianza en ellas mismas que van adquiriendo las mujeres de San Pablo La Laguna les da fuerzas para mejorar también sus vidas. Y les otorga esperanzas de que las generaciones por venir disfruten de un futuro mejor.

“Creemos que las mujeres son capaces de cambiar la vida de ellas mismas, la de sus hijas, y la de sus familias", afirma Jennifer María Romero.


 

 

Audio

Carolina Ramirez, corresponsal de Radio UNICEF, informa sobre las labores que lleva a cabo una agrupación comunitaria para eliminar la desnutrición crónica en la aldea de San Pablo La Laguna.
AUDIO escuchar

Radio UNICEF

Búsqueda