Ghana

En Ghana, la comunidad se moviliza contra la desnutrición

Imagen del UNICEF
© UNICEF Ghana/2013
Ramatu llevó a su hijo Hamdan a un centro de salud local, donde le diagnosticaron desnutrición aguda grave y le recetaron un programa de tratamiento. La difusión local ha ayudado a muchas familias en el norte de Ghana a disponer de acceso a la atención

Por Madeleine Logan

Un programa en Ghana que moviliza a los curanderos tradicionales, los trabajadores de la salud y la comunidad está demostrando ser un poderoso aliado en la lucha contra la desnutrición.

GBULLUNG, Ghana, 1 de mayo de 2013 – Cuando vio que la cara y el cuerpo de Hamdan se habían inflamado, su madre, Ramatu, no supo qué le estaba pasando. En esta parte del norte de Ghana, muchos padres y madres creen que los síntomas de las enfermedades de sus hijos significan una maldición de los dioses o el castigo de los antepasados. Entonces llevan a los niños a los curanderos tradicionales para someterlos a una intervención espiritual, en lugar de conducirlos a que reciban atención médica.

Pero un vecino vio al niño y le dijo a Ramatu que llevara a su hijo a la clínica local. Los agentes de salud diagnosticaron a Hamdan desnutrición aguda grave y proporcionaron a Ramatu suministros de alimentación terapéutica Plumpy’nut para una semana; también le enseñaron cómo hacer alimentos nutritivos para el tratamiento de la desnutrición grave. 

“Después de dos semanas tiene mejor aspecto”, dice Ramatu. “La inflamación ha desaparecido”.

Un nuevo enfoque

La clínica forma parte de un proyecto llamado Gestión Comunitaria de la Desnutrición Aguda, dirigido por el Servicio de Salud de Ghana con el apoyo de UNICEF y la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (CIDA). Mediante el programa, se envía a trabajadores de salud y a voluntarios especialmente capacitados a las comunidades para que identifiquen a los niños con desnutrición aguda y los envíen a los centros de salud locales. Después de que se les proporciona el tratamiento inicial en el centro de salud, las madres aprenden a cuidar a sus hijos en casa.

Todos los martes se celebra una clase sobre desnutrición en el centro de salud Gbullung. Las madres reciben una semana de suministros en sobres plateados llenos de pasta blanda Plumpy’nut, que no necesita preparación ni refrigeración.

La enfermera Comunitaria Rashida Alhassan dice que el Plumpy’nut “funciona como magia”.

Las enfermeras también enseñan a las madres a preparar una harina nutritiva llamada weanimix, compuesta de maíz o mijo con soja o maní aplastados. Se prepara como las gachas de avena, y los niños la consumen junto a su ración diaria de Plumpy'nut.

En 2012, la clínica Gbullung registró una tasa de curación de más del 85%.

Tratamiento accesible

La desnutrición está relacionada con más de la mitad de todas las muertes infantiles en todo el mundo, principalmente como resultado de las prácticas deficientes de alimentación infantil, la escasez de alimentos o la falta de acceso a servicios sanitarios y atención médica adecuadas. En Ghana, el 13% de los niños menores de 5 años sufren de bajo peso moderado o grave, según los datos más recientes.

Clement Adams, oficial de nutrición de UNICEF en Ghana, dice que antes de la introducción de la Gestión Comunitaria de la Desnutrición Aguda, muchos niños desnutridos en la región norte del país tenían poco acceso al tratamiento. Sólo había cinco centros de rehabilitación nutricional distribuidas en 20 distritos de la región, y para muchas familias resultaba difícil llegar hasta los hospitales.

Las personas que tenían que procurar atención médica lejos de sus hogares dejaron de hacerlo después de un tiempo. Para las familias, era una carga demasiado pesada que las mujeres estuvieran lejos del hogar, donde tienen que ocuparse de las tareas del hogar y del cuidado del resto de la familia.

Aunque aún se envía a los hospitales a los niños que sufren de complicaciones médicas como hipotermia, hipoglucemia o deshidratación grave, la Gestión Comunitaria de la Desnutrición Aguda brinda tratamiento a los niños desnutridos directamente en sus hogares.

Cambio en las actitudes

En comunidades como Gbullung, la Gestión Comunitaria de la Desnutrición Aguda también ha ayudado a cambiar las actitudes acerca de la salud.

Para promover la comprensión de la desnutrición como una cuestión médica en lugar de un asunto espiritual, UNICEF apoya a los trabajadores de salud para que eduquen a los curanderos tradicionales sobre las causas de la desnutrición y el nuevo programa de tratamiento basado en la comunidad.

“Alentamos a los curanderos a que siguen haciendo la curación espiritual, pero les pedimos que envíen también a los padres y madres a las clínicas de Gestión Comunitaria de la Desnutrición Aguda”, dice Adams. “También les decimos que los niños deben consumir Plumpy'nut”.

La atención se centra también en la educación de los padres y madres sobre la prevención de la desnutrición infantil a través de una alimentación adecuada de los lactantes y los niños pequeños. El teatro comunitario, los mensajes de radio y las visitas casa por casa que realizan los trabajadores de salud y los voluntarios forman parte de la campaña de concienciación de UNICEF para fomentar buenas prácticas de alimentación.

“Esto incluye la promoción de la lactancia materna exclusiva, los métodos para incorporar alimentos a los 6 meses de edad, el número de comidas que son necesarias al día y qué alimentos son los mejores para los niños pequeños”, explica el Sr. Adams.
Al mismo tiempo, se cuidan de no interferir con las prácticas tradicionales.

“No hablamos en contra de la búsqueda de asistencia espiritual”, dice. “Pero pedimos a las familias que hagan las dos cosas: la medicina tradicional y el consumo de Plumpy’nut. Ellos tienen mucha fe [en los curanderos], así que no se puede cambiar de un día para otro. Pero estamos logrando algunos progresos”.

Con el tiempo, el apoyo de los curanderos tradicionales puede llegar a ser el mejor activo en la lucha contra la desnutrición en la región.

“Las madres que vienen aquí enviadas por los curanderos están felices con el Plumpy’nut”, dice Adams. “Y a medida que la gente ve que aumenta el número de niños que se curan en la clínica, se corre la voz”.


 

 

UNICEF Photography: Early child survival

Búsqueda