Georgia

Un programa prepara, con apoyo de UNICEF, a los alumnos de las escuelas de Georgia para posibles situaciones de desastre

Por Rob McBride

TIFLIS, Georgia, 12 de octubre de 2011. Los alumnos de la escuela de la pequeña aldea de Mleta esperan pacientemente sentados en sus pupitres, y no bien escuchan el sonido de un megáfono que resuena en el corredor fuera de su aula se ponen de pie, forman una fila y se dirigen ordenadamente a la puerta de salida.

VÍDEO (en inglés): Rob McBride, corresponsal de UNICEF, informa sobre las lecciones acerca de la reducción del riesgo de desastres que reciben los estudiantes georgianos.  Véalo en RealPlayer

 

“No corran”, repitió constantemente la maestra mientras los excitados niños y niñas van saliendo del aula.

No hay duda de que, aparte de darles a los estudiantes un entretenido recreo, estos simulacros de evacuación resultarán muy valiosos en caso de producirse situaciones reales de desastre. Y en esta escuela, ubicada al pie de las montañas del sur de la cordillera del Cáucaso, resulta especialmente importante estar preparados.

 “Aún no se ha producido ningún alud de nieve”, comentó Maia Burduli, integrante de la Junta escolar de gestión de los desastres. “Pero algunas veces, en invierno, tenemos que cerrar la escuela ante el peligro de aludes, y eso provoca la interrupción de las clases”.

Incorporación oficial

Tornike Gagadze (15 años) tiene plena conciencia de los peligros que amenazan a su aldea. Una mañana de sábado, cuando todavía estaba en cama durmiendo, un enorme deslizamiento de tierra bloqueó el cauce de un río cercano cuyas aguas avanzaron rápidamente hacia la vivienda de Tornike, que finalmente quedó inundada.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Los alumnos de la escuela pública 43 de Tiflis emplean juegos de mesa durante una clase dedicada a la reducción del riesgo de desastres.

“Fue una experiencia aterradora”, comentó Tornike frente a las ruinas de su hogar, parcialmente cubiertas por el lodo y los escombros arrastrados por las aguas de la crecida. “Abrí la puerta y vi que el nivel del agua subía rápidamente. ¡Nunca había visto nada semejante!”.

Desde junio de 2010, UNICEF, el gobierno local y las ONG aliadas llevan a cabo un programa de reducción del riesgo de desastres en las comunidades más vulnerables de la región. El programa se financia con fondos provenientes del departamento de ayuda humanitaria de la Comisión Europea.

El programa, incorporado oficialmente en los planes de estudios escolares de Georgia el mes pasado, suministra a las escuelas materiales sobre la reducción del riesgo de desastres dirigidos a maestros y alumnos, así como juegos educativos y elementos gráficos diseñados especialmente para los niños y niñas. En varias escuelas del país también se han brindado, de manera experimental, cursos de capacitación a los docentes.

Hay que estar preparado

“El proyecto ha sido excelente porque ha logrado que las sociedades y comunidades vean la reducción del riesgo de desastres desde la óptica de los niños, sus integrantes más valiosos ”, comentó Benjamin Perks, Representante Adjunto de UNICEF en Georgia.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Integrantes de un equipo de servicios de emergencia de la localidad georgiana de Mleta muestran a un grupo de estudiantes y maestros cómo funcionan los equipos que emplean en su trabajo.

Natia Jokhadze, directora del Centro nacional de programas de estudios y evaluación, está completamente de acuerdo. “La respuesta que recibimos de los maestros y alumnos nos lo confirma”, explicó. “Los niños están muy motivados y transmiten la información a sus familias, y eso es muy importante desde el punto de vista de la educación sobre la reducción del riesgo de desastres”.

Mientras los alumnos y alumnas de la escuela de Mleta y de otras escuelas en Georgia aprenden acerca de los diversos tipos de desastres de los que podrían ser víctimas, todos guardan la esperanza de que nunca tendrán que poner en práctica esos conocimientos. Sin embargo, no cabe ninguna duda de que en esta parte de la región meridional del Cáucaso, donde las situaciones de desastre no son raras, es mucho mejor prevenir que curar.

 


 

 

Alianza de UNICEF y la Unión Europea

Búsqueda