Georgia

La reforma del sistema judicial de menores de Georgia se centra en la reinserción

Imagen del UNICEF
© UNICEF Georgia/2010/Amruvelashvili
Una sala de formación vocacional para menores en el centro educativo para menores del Departamento de Penitenciarías de Tbilisi, en Georgia. Los niños aprenden aquí montaje de vídeo, peluquería, diseño de páginas web y animación, como parte de una alianza para la reinserción de los delincuentes juveniles que cuenta con el apoyo de UNICEF y la Unión Europea.

Por Sarah Marcus

TBILISI, Georgia, 13 de mayo de 2010 – Un día caluroso a principios de primavera, los grupos de adolescentes se reúnen fuera de un edificio grande y bien cuidado. Unos juegan a fútbol y a ping-pong mientras otros charlan.

Vea el VÍDEO

Los menores reunidos aquí han sido condenados y permanecen en prisión preventiva en el centro educativo para menores del Departamento de Penitenciarías de Georgia, donde la atención está puesta en labrar un futuro para los muchachos y al mismo tiempo se garantiza que comprenden los errores de su pasado.

Reconocimiento de los errores

“Ayudamos a los menores a vencer sus problemas y a sentirse parte de la sociedad,” comentó Ramaz Kukushadze, director del Departamento de Penitenciarías. “Les ayudamos a reconocer los errores que cometieron. Una persona madura puede cometer un delito, pero el mismo acto cometido por un menor sólo puede ser un error”.

El centro educativo para menores forma parte del programa bienal enfocado a la transformación del sistema de justicia de menores de Georgia en uno que esté más centrado en la reintegración de delincuentes juveniles en la sociedad. La iniciativa comenzó en 2009 a manos del Gobierno de Georgia, UNICEF y la Unión Europea.

La cárcel nº5 para mujeres de Tbilisi también participa en el programa. El personal en ambos centros ha recibido capacitación sobre derechos de los niños y sensibilidad hacia los menores. Ambas instituciones coordinan asimismo formación profesional.

"Estoy impaciente por aprender"

Los muchachos del centro educativo para menores estudian peluquería, diseño de páginas web, montaje de vídeo, reparación de computadoras y animación.

“Estoy impaciente por aprender y lo hago porque quiero. Nadie me obliga”, dijo un muchacho que estudia animación. Otros joven afirmó que quiso aprender destrezas en informática para aprobar los exámenes nacionales y estudiar informática en la universidad.

Todos ellos estudian para sus exámenes nacionales bajo la dirección de los profesores de la universidad estatal de Ilia Chavchavadze en Tbilisi.  Un estudiante ha conseguido ya una plaza en la universidad, lo que constituye motivo de considerable orgullo entre el personal.

Programa de reinserción

Imagen del UNICEF
© UNICEF Georgia/2010/Amruvelashvili
Unas menores durante una sesión de orientación en la cárcel nº5 para mujeres de Tbilisi. Las menores se benefician de un programa bienal patrocinado por UNICEF y la Unión Europea, que está diseñado para su reinserción y para dotarles de capacidades vocacionales.

Además de formación y educación, a los chicos se les orienta para que comprendan qué hacer para no convertirse en reincidentes. Cada menor toma parte en un programa de reinserción.

"Cuando  llegué aquí por primera vez, el tiempo pasaba lentamente. No sabía qué hacer hasta que supe que podía presentarme a los exámenes nacionales", señaló un muchacho que juega al fútbol en el patio. "De verdad que no sabía cómo matar el tiempo. Ahora puedo emplearlo en mi propio beneficio".

Asimismo añadió: "si pudiera volver atrás en el tiempo cambiaría una cosa: no cometería el error que cometí. Cuando me marche de aquí, incluso si mi sueldo no es suficiente, no haré nada que me devuelva a este lugar".

Sesiones de grupo

Las chicas detenidas en la cárcel nº5 para mujeres estudian peluquería y costura, y ahora cuentan con una sala equipada con computadoras donde estudian y pueden pasar los ratos libres. Se ha separado a las menores de edad de los presos adultos de acuerdo con las normas internacionales.

"Qué bien que tenemos esta sala ahora. Antes, cuando viviamos con otras mujeres, era muy difícil", comentó una menor. "Al principio, estar aquí supuso un gran choque para mí. Pensé que no lo superaría. Por supuesto, con el tiempo fui tranquilizándome relativamente. Tengo grandes esperanzas y sueño con cambiar mi vida. Lamento mucho mis errores".

La mayor parte de los menores en el programa de reinserción terminan por hablar sobre sus delitos en una sesión de grupo. Se dan cuenta de las consecuencias que el delito ha tenido en ellos y en las personas a su alrededor, y comienzan a sentir compasión por el prójimo.

"Antes de asistir a estas sesiones, nunca había pensado en mi error, en mi delito", afirmó una jóven en libertad condicional. “Pensé que era lo normal, pero ahora... trato de recobrar el respeto y la confianza de mi víctima indirecta. El trabajo de grupo me ha ayudado a seguir viviendo como una persona normal”.


 

 

Vídeo (en inglés)

27 de abril de 2010: Sarah Marcus, de UNICEF, informa sobre un programa que ayuda a la reinserción de los delincuentes juveniles de Georgia.
 VÍDEO alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Alianza de UNICEF y la Unión Europea

Búsqueda