Georgia

Miles de niños desplazados y vulnerables debido al conflicto armado en Georgia

Imagen del UNICEF
© UNICEF Georgia/2008/Volpe
UNICEF presta ayuda de emergencia a los pobladores de Georgia que han sido desplazados por el conflicto armado, como éstos, que se alojan un campamento cerca del Aeropuerto Internacional de Tiflis.

GINEBRA, Suiza,, 19 de agosto de 2008 – Aunque ya habían pasado más de 24 horas desde que pudieron alejarse de la zona de conflicto en los alrededores de Osetia del Sur, algunos de los niños y niñas de diversas edades que jugaban en el patio de una guardería de Tiflis todavía se sentían temerosos de entrar al edificio.

Cuando las bombas comenzaron a caer a su alrededor, Giorgi Djebisashvili, de cuatro años de edad, estaba recibiendo su bautismo en una iglesia de la ciudad de Gori. Cuando finalizó la ceremonia y el padre del niño salió la calle con sus dos hijos, la iglesia estaba rodeada de edificios en llamas y se escuchaban constantemente explosiones.

“Queríamos que nuestra madre estuviera con nosotros”, recuerda Nino, la hermana mayor de Giorgi. “Papá nos empujó hacia el automóvil y nos alejamos rápidamente. Desde entonces, no recuerdo nada”.

Me pareció un milagro

La madre de los niños, Zinaida Djebisashvili, estaba en su hogar, en la aldea de Medvriskhevi, mirando las noticias por televisión y esperando el regreso de su familia. Así se enteró del ataque contra Gori y de que la iglesia, vecina a una base militar, había sido blanco de las bombas.

“Salí a la calle y comencé a gritar y a pedirle a mis vecinos que me ayudaran. Estaba prácticamente segura que no volvería ver vivos a mi marido ni a mis hijos”, explicó la Sra. Djebisashvili con el rostro bañado en llanto. “Pero poco después llegó el automóvil de mi marido y me pareció un milagro. De inmediato, varios helicópteros militares comenzaron a sobrevolar nuestra aldea, y comenzaron a estallar los proyectiles. Así fue que emprendimos la huida a Tiflis”.

La familia Djebisashvili se instaló en un albergue provisional instalado en una guardería del vecindario de Ponichala en Tiflis, la capital de Georgia.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Georgia/2008/Volpe
UNICEF ha efectuado un llamamiento para socorro de emergencia a fin de garantizar que los pobladores desplazados por el conflicto armado en Osetia del Sur y alrededores dispongan de acceso a servicios básicos.

Socorro de emergencia para los desplazados

El reciente conflicto armado en la región de Osetia del Sur, en Georgia, ha provocado el desplazamiento de unos 160.000 pobladores, muchos de ellos niños, niñas y mujeres. Muchos otros han muerto o sufrido heridas y lesiones, y un número muy elevado de personas ha debido abandonar sus hogares.

UNICEF siente profunda preocupación ante la imposibilidad de prestar ayuda humanitaria en las regiones afectadas por el conflicto. La organización ha realizado un llamamiento de socorro de emergencia por 6,5 millones de dólares, que se emplearán para ayudar a los niños, niñas y familias desplazadas.

En Georgia, la mayoría de las 128.600 personas desplazadas será alojada en 170 albergues provisionales instalados en guarderías, escuelas y edificios públicos y de gobierno. UNICEF ha distribuido elementos de higiene y alimentos, además de tabletas de purificación del agua, a más de 4.000 personas, y se propone hacer llegar por avión “escuelas en una caja”, conjuntos de elementos de recreación y de artículos de primera necesidad para la familia, así como materiales y equipos de agua y saneamiento, en número suficiente para abastecer a unas 6.000 familias.

En la Federación de Rusia, otras 30.000 personas –80% de las cuales son niños, niños y mujeres– han cruzado la frontera y se han refugiado en Osetia del Norte y otras regiones. El Ministerio de Respuestas a las Emergencias de Rusia, conocido por las iniciales EMERCOM, ha prestado ayuda de emergencia a los desplazados que se encuentran en 56 centros.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Georgia/2008/Volpe
Una niña de corta edad de una familia desplazada trata de descansar en un albergue provisorio en Tiflis. Una de las prioridades de UNICEF es la prestación de servicios psicosociales a los niños y niñas afectados por el conflicto.

Albergue provisional en Osetia del Norte

Irma Janaeva, que reside en Tskhinvali, la capital de Osetia del Sur, dice que es “un milagro” que ella y su hijo Sarmat, de dos años de edad, hayan podido huir con vida de su aldea mientras que otros parientes quedaron detrás. Madre e hijo se encuentran ahora en un centro de alojamiento temporario que funciona en una escuela de Vladikavkaz, la capital de Osetia del Norte, en la Federación de Rusia.

La Sra. Janaeva dice que durante el bombardeo ella y Sarmat debieron permanecer varios días en un sótano sin alimentos y sin otros recursos básicos. La madre dice que Sarmat aún sufre los efectos de la guerra, ya que no se puede alejar de ella, llora constantemente y duerme muy mal.

“Está muy caprichoso y nervioso”, explicó la Sra. Janaeva. “Lo debería ver un doctor”.

Apoyo psicosocial a los niños afectados

Como demuestra el caso de Sarmat, es necesario que los niños afectados reciban servicios psicosociales, y la prestación de los mismos es una de las principales prioridades de UNICEF.

Las tres hijas de Roland y Maya Mindiashvili –Fatima, de 11 años; Milana, de ocho, y Khatuna, de seis– fueron testigos de los intensos bombardeos cuando la familia huyó de la aldea de Kemerti, en Osetia del Sur.

La Sra. Mindiashvili recordó que mientras la familia se escapaba de su aldea en automóvil, el vehículo fue perseguido por un helicóptero. “Creíamos que nos iba a bombardear”, narró la mujer. “Las niñas estaban mirando lo que sucedía y vieron el estallido de varias casas. Me preguntaban si el automóvil iba ser alcanzado por una bomba y si íbamos a morir todos”.

Fatima trata de no pensar en lo que vieron ella y sus hermanas. “Quiero ser un ejemplo para mis hermanitas, que todavía no pueden dormir de noche”, dice.


 

 

Búsqueda