Georgia

La lucha contra el abandono infantil en Tiflis, Georgia

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Maia (der.) e ¬Irina (izq.), ambas madres solteras, descansan brevemente con sus bebés. Ambas residen en el Albergue de Madres y Lactantes, un refugio que funciona en Tiflis, Georgia, y que recibe apoyo de UNICEF.

Por Maya Kurtsikidze

El 18 de octubre, el Centro de Investigaciones Innocenti de UNICEF dará a conocer el informe “Innocenti Social Monitor 2006: Para comprender la pobreza de la infancia en Europa Sudoriental y la Comunidad de Estados Independientes”, en el que se exhorta a los gobiernos a que confronten el problema de la pobreza infantil a fin de poder conquistar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. A continuación, el primero de una serie de artículos sobre ese tema.

TIFLIS, Georgia, 13 de octubre de 2006 – Niko es un niño de cuatro años de edad que está muy orgulloso de sus hermanos, los mellizos David y Georgi, a quienes estuvo a punto de no conocer. La madre de los niños, Maia, pensó en abandonarlos porque no podía hacerse cargo de ellos. Afortunadamente, Maia recibió finalmente el apoyo que necesitaba en el Albergue de Madres y Lactantes, que funciona en Tiflis.

El refugio, que recibe fondos del UNICEF y de una organización no gubernamental aliada, World Vision, fue inaugurado en abril de 2003 y funciona en el Hogar de Niños de Tiflis. Desde su inauguración, los trabajadores sociales del refugio han identificado a 208 madres que corrían peligro de perder a sus hijos e hijas.

“El albergue les da a esas madres la oportunidad de no abandonar a sus hijos“, explican Giovanna Barberis, Representante de UNICEF en Georgia. “Las madres permanecen con sus bebés y les ayudamos a buscar la manera que les permita seguir viviendo juntos“.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Los niños y niñas que han sido abandonados –en la mayoría de los casos debido a la pobreza– reciben refugio seguro en el Albergue de Madres y Lactantes.

Alianza en pro de las familias

Muchos de los más de 5.400 niños y niñas que viven e instituciones residenciales en Georgia son huérfanos debido a circunstancias que se podrían haber evitado, ya que los padres y madres de muchos de ellos continúan con vida. Pero debido a que prácticamente la mitad de las familias de este país que perteneció a la Unión Soviética vive por debajo del nivel de pobreza, se comprende que en muchos casos las familias consideren que la única solución posible consiste en enviar a sus hijos e hijas a instituciones residenciales.

En 2002, la Oficina de UNICEF en Georgia estableció alianzas con los ministerios nacionales de Salud y Educación, así como con World Vision y la organización Every Child, con oficinas centrales en el Reino Unido, a fin de brindar apoyo a las madres solteras en circunstancias difíciles.

El Albergue de Madres y Lactantes, que forma parte de esa labor conjunta, ayuda a las mujeres a hacer frente a las presiones que, de otra manera, podrían empujarlas a abandonar a sus hijos e hijas de corta edad. Se calcula que en Europa Sudoriental y la Comunidad de Estados Independientes unos 18 millones de niños y niñas menores de 15 años viven en situación de extrema pobreza. Muchas madres carecen de los medios para alimentar, vestir y educar a sus hijos e hijas.

El panorama se complica aun más porque, además de las dificultades financieras,  Georgia es un país de tradiciones muy estrictas donde muchas familias no aceptan a los hijos de padres solteros. Estos factores pueden ser parte de la razón de las altas tasas de abandono de niños y niñas.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Gracias al apoyo que reciben en el albergue, Irina y otras madres pueden aprender un oficio, como la costura.

La conquista de la autosuficiencia

En el refugio, las mujeres reciben las herramientas que requieren para conquistar la autosuficiencia. Allí se les brinda ayuda para obtener empleo y cursos de capacitación profesional sobre labores administrativas, reparación de computadoras y cosmetología. Hasta la fecha, 35 mujeres han recibido suficiente capacitación como para poner en marcha sus propios negocios en actividades diversas, como la elaboración de productos lácteos y la reparación de automóviles.

Irina es una madre soltera que llegó al refugio directamente de la maternidad. Cuando se integró en el programa se le ofreció la oportunidad de aprender a ser costurera trabajando en una firma local de diseño de prendas de vestir.

“Ahora tengo más confianza en mí misma", explica Irina. "Quiero aprender más, y es posible que un día pueda abrir mi propio negocio".

En el Albergue de Madres y Lactantes las mujeres reciben la oportunidad de potenciarse las unas a las otras al mismo tiempo que obtienen valiosa orientación y capacitación vocacional. Y cuando por fin puedan bastarse a ellas mismas, se podrán mudar a sus propios hogares junto a sus hijos.


 

 

Vídeo (en inglés)

Vladimir Lozinski, corresponsal de UNICEF, informa sobre las labores de apoyo a las madres solteras y sus hijos que se llevan a cabo en Georgia.
 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda