Georgia

Un refugio para los niños de la calle de Georgia

Imagen del UNICEF

Por Thomas Nybo

TIFLIS, Georgia, 29 de junio de 2005 – Aunque resulte difícil de creer, hace apenas tres años Lela Gabisonia era una niña desamparada que mendigaba por las calles. Su comportamiento era agresivo y casi no podía comunicarse. Ahora, con 10 años cumplidos, Lela prospera en Gorriones, un refugio para niños de la calle que funciona en Tiflis, la capital de Georgia. Gorriones es administrado, con el respaldo de UNICEF, por una organización no gubernamental llamada La Niñez y el Medio Ambiente.

Lela vive en Gorriones con otros 33 niños y niñas. Todos reciben orientación psicológica, educación y atención de la salud, además de contar con una cama abrigada donde dormir todas las noches. El refugio cuenta con un equipo de profesionales, entre los que figuran un doctor y un psicólogo, que atienden las necesidades de los niños y niñas. También dispone de un abogado que educa a los niños y sus padres acerca de los derechos de las niñas y los niños con respecto a la policía y el sistema judicial. Los programas de Gorriones ya han ayudado directamente a casi 300 niños y niñas de la calle.

 “Me gusta vivir aquí. Siempre tenemos algo que hacer. El mes próximo ofreceremos un concierto donde yo representaré a una tortuga cantora”, comenta Lela.

En Georgia, unos 2.500 niños y niñas viven y trabajan en las calles ganando dinero mediante la mendicidad o la prostitución. Se trata de niños y niñas extremadamente vulnerables al abuso físico y sexual. Además, la vida en las calles suele empujarles al alcoholismo y al consumo ilícito de drogas. Con frecuencia, son hijos de prostitutas, alcohólicos o adictos a las drogas. Si los niños de la calle no desean acercarse a Gorriones, la ONG les ayuda mediante su equipo móvil de trabajadores sociales.

 “La parte más difícil de mi trabajo consiste en tratar de convencer a cada niño o niña de que realmente quiero ayudarlos; de que estoy haciendo todo lo posible por satisfacer sus necesidades”, explica Nana Lashvili, la presidenta de La Niñez y el Medio Ambiente.

En Gorriones, los niños y las niñas aprenden muchas cosas, desde representaciones teatrales hasta canto, y desde computación hasta costura. El refugio no sólo les permite disfrutar de la niñez sino que les brinda los conocimientos y las aptitudes que necesitan para encontrar empleo cuando lleguen a la edad adulta. Aunque los resultados requieren tiempo, los niños como Lela son prueba de lo rápido que pueden prosperar cuando reciben la atención adecuada y el aliento que necesitan.


 

 

Vídeo (en inglés)

10 de junio de 2005:
Un refugio que cuenta con el apoyo de UNICEF rescata a los niños de las calles en Georgia

Anchura de banda:
baja | alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda