Panorama: Gambia

Impresionante aumento en los registros de nacimiento en Gambia

Imagen del UNICEF: Gambia, Birth Registration
© UNICEF Gambia/2007/Downes-Thomas
Abdou Jatta, un trabajador de la salud pública en Brikama, Gambia, dice que el número de nacimientos inscritos en este centro de salud ha aumentado marcadamente en los últimos años.

Por Begay Downes-Thomas

Este artículo es parte de una serie de historias basadas en iniciativas que han dado resultado a la hora de promover una vida sana, proporcionar una educación de calidad, combatir el VIH y el SIDA, y proteger a los niños y niñas contra el abuso sexual, la explotación y la violencia. Todo ello forma parte de una edición especial de Progreso para la Infancia de UNICEF en 2007 que informará sobre los avances en el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Este informe se presentará el 10 de diciembre de 2007.

BRIKAMA, Gambia, 21 de octubre de 2007 — La escena es parecida cada lunes, miércoles y viernes por la mañana en el centro de salud más importante de Brikama, al sur mismo de la capital de Gambia. Un grupo de mujeres vestidas de colores vivos llenan el patio abierto. Con bebés y niñas y niños pequeños atados a sus espaldas, en brazos o tomados de la mano, las mujeres esperan ilusionadas su turno.

Han venido de la ciudad de Brikama y de los alrededores para registrar el nacimiento de sus hijos e hijas. Abdou Jatta es un trabajador de salud pública responsable de la inscripción de nacimientos en el centro. Según él, hace tres años muy pocos niños y niñas estaban registrados en el centro de salud, y las personas que ahora llenan el patio tres veces por semana constituyen un espectáculo muy bien recibido.

“Los lunes, miércoles y viernes estamos muy ocupados”, dice el Sr. Jatta, “pero a mí no me importa porque sé que nuestras niñas y niños se están registrando y se está cuidando”.

La inscripción del nacimiento documenta oficialmente la existencia de un niño o de una niña, su nombre y nacionalidad. Aporta una prueba de su edad, ayudando de ese modo a los gobiernos en la aplicación de las normas relacionadas con la edad mínima para trabajar, para el servicio militar obligatorio y para el matrimonio. Una partida de nacimiento también ayuda a asegurar que a los niños y niñas se les vacune oportunamente y se les matricule en la escuela a la edad apropiada.

El costo y las molestias: obstáculos para el registro

En el pasado, dice el Sr. Jatta, los servicios de registro de nacimientos estaban centralizados, lo que obligaba a los padres a viajar hasta una oficina de registro, frecuentemente alejada de sus casas, para llevarlos a cabo. Pocas personas incluso conocían la importancia del registro de nacimiento, y los que sí lo sabían encontraban el procedimiento excesivamente burocrático, costoso, además de quitarles mucho tiempo. De modo que, aproximadamente sólo 1 de cada 3 nacimientos fueron registrados en toda la nación, y en algunos distritos rurales las tasas se aproximaban a 1 de cada 17.

“La gente no solía venir hasta que lo necesitaba”, dice refiriéndose al certificado oficial de nacimiento. “Como cuando, una vez aprobado el examen de ingreso en la escuela pública, lo necesitaban para entrar en el instituto o para votar. A esa alturas, ni siquiera podemos saber la fecha de nacimiento exacta”.

Para invertir esta tendencia, el gobierno de Gambia fue el primero en poner en marcha un proyecto sencillo y holístico en 2004, con el respaldo de UNICEF. El registro de nacimientos se combinó con servicios de salud tan básicos como la inmunización, y se descentralizaron los procesos de manera que todas las instalaciones, desde los hospitales más importantes y clínicas de salud hasta los centros sanitarios fuera de la sede, ofrecieron sus servicios. El índice de registros de nacimiento entre los menores de cinco años aumentó de manera impresionante hasta alcanzar el 55% a nivel nacional en 2005-2006.

La demanda supera a la oferta

Según el Sr. Jatta, ahora el centro de salud registra a la semana un promedio de 95 niños y niñas, y lo difícil es mantener en reserva el material suficiente para hacer frente a la demanda de este servicio. “No siempre tengo las existencias adecuadas, y debo esperar para expedir los certificados al padre o a la madre”, dice el Sr. Jatta, añadiendo que el nacimiento del niño o niña se registra oficialmente, aún en el caso de que el certificado se haya expedido en una fecha posterior.

Al reflexionar sobre los cambios que se han observado en los últimos años, el Sr. Jatta dice: “Ahora la mayoría de las madres vienen por su propia voluntad, tras la ceremonia de puesta de nombre, para solicitar la partida de nacimiento. También tenemos un programa de una hora semanal de entrevistas en la radio sobre el registro de nacimientos que nos ha sido de gran ayuda”.


 

 

Búsqueda