Etiopía

Cada vez más madres seropositivas dan a luz a bebés sin el virus del VIH en Etiopía

Por Indrias Getachew

ADDIS ABEBA, Etiopía, 1 de agosto 2012. Adanech* acudió al centro de salud Saris en Addis Abeba cuando comenzaron los dolores de parto.

VÍDEO (en inglés): 17 de julio 2012. La corresponsal de UNICEF, Chris Niles, informa sobre un programa que pone fin a la transmisión del VIH de la madre al hijo en Etiopía.

 

Al igual que todas las madres del mundo, esperaba dar a luz un bebé sano, pero Adanech vive con el VIH y sin la atención apropiada podría transmitir el virus a su bebé.

“Quiero que mi hijo esté libre [del VIH]”, dijo. “Yo no quiero que mi hijo comparta mi destino. Eso es lo que deseo”.

Gracias a un programa eficaz para evitar la transmisión de madre a hijo que se realiza en el centro de salud con el apoyo de UNICEF y sus aliados, Adanech tiene la gran oportunidad de que su deseo se haga realidad.

Apoyar a las madres que viven con el VIH

Rahel Wondafrash, la enfermera de la sala de parto, entregó a Adanech una dosis de medicamentos profilácticos. Esto forma parte de un régimen de medicamentos para las madres y los bebés destinado a ayudarles a evitar la transmisión del VIH.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Ethiopia/2012/Getachew
Fikirte (23 años) vive con el VIH y recibe tratamiento y orientación dentro del programa de prevención en el centro de salud Saris en Addis Abeba (Etiopía).

El bebé de Adanech seguirá recibiendo la medicación junto a la leche materna hasta que se recomiende a Adanech suspender su tratamiento. Estas intervenciones sin costo alguno deberían garantizar que su bebé no contraiga el VIH.

En Etiopía, sólo el 24% de las mujeres embarazadas que cumplen los requisitos reciben servicios contra el VIH. Adanech es una de las afortunadas.

Además de las pruebas del VIH durante los controles prenatales y la prestación profiláctica, el centro de salud también dispone de un “un grupo de apoyo entre madres”, que proporciona servicios de asesoramiento a las madres que descubren su condición. El grupo también les ofrece orientación durante el embarazo y el parto, para posteriormente realizar un seguimiento destinado a garantizar el mejor resultado posible para la madre y el niño.

Asegurarse de que estas mujeres den a luz en un centro de salud constituye una parte importante de las actividades del grupo. Menos del 10% de las mujeres etíopes dan a luz en un centro de salud, una cifra que contribuye a la alta tasa de mortalidad materna del país. Según el Estudio de demografía y salud de 2011, esa cifra asciende a 676 por cada 100.000 nacidos vivos.

Aprender a luchar contra la enfermedad

Recibir la noticia de que tenía el VIH es lo último que Fikirte*, una joven de 23 años en su primer embarazo, esperaba oír cuando fue al centro de salud para su primer examen médico prenatal.

“Vine para realizar una consulta de rutina sobre mi embarazo, pero luego, siguiendo el consejo que me dieron, me hice la prueba del VIH”, dijo. “Me informaron de que yo era positiva. Cuando me lo dijeron me disgusté mucho”.

El grupo de apoyo entre madres le ayudó a sobrellevar la situación.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Ethiopia/2012/Getachew
Lemlem, una madre seropositiva, recibe asesoramiento en el centro de salud Saris de Addis Abeba (Etiopía). Su hijo de 18 meses nació sin el virus del VIH.

“Cuando viene a nuestra sala, hay otras madres que han pasado por lo mismo”, dijo Emebet Tamrat, una madre que ofrece asesoramiento en el grupo de apoyo.

“Ahora he recibido mucha orientación”, dijo Fikirte. “He visto a personas más jóvenes que yo que tienen el VIH, niños que están tomando sus medicamentos y pueden seguir con sus vidas. Vi que incluso van a la escuela, y esto me convenció, así que he comenzado a tomar medicamentos”.

Sin el VIH

UNICEF brinda apoyo al Gobierno de Etiopía en el desarrollo y ejecución del Plan ampliado del sitio de prevención acelerada de la transmisión de madre a hijo en 2012, así como en la elaboración del Plan para la eliminación de la transmisión maternoinfantil del VIH y la sífilis congénita.

UNICEF y sus aliados también brindan apoyo a la formación de 2.000 enfermeras y matronas de todo el país en la atención obstétrica y neonatal integrada con la prevención de la transmisión.

Lemlem*, otra madre con VIH, llegó al centro de salud Saris con su hijo de 18 meses para realizar la prueba del VIH. Lemlem dio a luz en el centro después de pasar por el programa de prevención. Cuando llegaron los resultados de la prueba, Lemlem se puso muy contenta. Después de 20 meses de angustia, Lemlem recibió la confirmación de que su hijo no padece la enfermedad.

“Lo que quiero es trabajar y criar a mi hijo, educarlo y para que sea médico y se encargue de ayudar a gente como yo con respeto, para que esté al servicio de su país y me apoye”, dijo Lemlem. “El que mi no tenga el VIH ha dado sentido a mi vida.”

* Se han cambiado los nombres de las madres que participan en el programa de prevención para proteger su intimidad.


 

 

Búsqueda