Etiopía

La expansión de los servicios rurales de salud es clave para reducir la mortalidad infantil en Etiopía

Por Sacha Westerbeek

En todo el mundo, la mortalidad de menores de cinco años ha descendido en más de 12 millones de muertes en 1990 a 7,6 millones en 2010 y sin embargo, miles de niños todavía mueren cada día por enfermedades prevenibles. El 14 y 15 de junio de 2012, los gobiernos de Etiopía, la India y los Estados Unidos, junto con UNICEF, convocan el Llamado a la acción sobre la supervivencia infantil, una reunión para movilizar al mundo hacia un objetivo ambicioso pero sencillo: acabar con las muertes prevenibles de los niños. Este artículo pertenece a una serie que pone de relieve los esfuerzos mundiales para mejorar la supervivencia infantil.

ROMEY KEBELE, Etiopía, 13 de junio de 2012. Moges Teshome tiene ocho semanas de vida y duerme envuelto en una cobija en la cama de sus progenitores, junto al fuego donde se prepara la cena. Sin embargo, su sueño queda interrumpido por la tos y una respiración fuerte. Moges padece neumonía.

VÍDEO (en inglés): 6 a 8 de junio de 2012. UNICEF informa sobre el programa ampliado de salud, que reduce las muertes infantiles.  Véalo en RealPlayer

 

Él es el primer hijo de Kobeb Ngussie (20 años). "Hace algunos días mi hijo tenía una tos muy fuerte y respiraba muy rápidamente. Tuve miedo", dijo. "Mi marido me dijo que sería mejor que lo llevara al puesto de salud a unos minutos de donde vivimos".

Allí, Haimanot Hailu –trabajadora del programa ampliado de servicios de salud durante cinco años– hizo el diagnóstico de Moges y dio antibióticos a Ngussie para que se los administrara al niño. Hailu enseñó a a Ngussie el modo de lavarse las manos con jabón antes de darle las medicinas a Moges.

Tres días después de su tratamiento Moges mostraba mejoría.

“Está tomando bien el medicamento y hoy parece estar mejor", comentó Ngussie.

La supervivencia infantil: una prioridad

La neumonía es una de las causas principales de la mortalidad de menores de cinco años en Etiopía. Cerca del 18% de las muertes de menores de cinco años se puede atribuir a las infecciones respiratorias agudas y el 13% están provocadas por la diarrea. El programa IV de desarrollo del sector de la salud de Etiopía establece como prioritarias las intervenciones para hacer frente a estas y otras causas principales de mortalidad infantil.

“Los niños de corta edad están expuestos a una variedad de enfermedades. Muchos niños mueren de neumonía sin que lo sepamos", manifestó Hailu. "No sabíamos de qué morían pero en julio pasado recibimos capacitación para detectar y tratar la neumonía dentro del planteamiento del programa 'gestión integrada de casos comunitarios de enfermedades comunes en la infancia'".

Imagen del UNICEF
© UNICEF Ethiopia/2012/Getachew
La trabajadora del programa ampliado de salud, Haimanot Hailu, evalúa a Moges Teshome (2 meses de edad) para determinar si ha mejorado de la neumonía en Romey Kebele (Etiopía). Moges se beneficia de un programa que presta servicios médicos básicos gratuitos para los niños.

La formación adicional ha posibilitado un diagnóstico y tratamiento más rápidos de la neumonía.

“Recibimos un reloj para contar la respiración del niño. Ahora sabemos que si la respiración es rápida es probable que el niño tenga neumonía y podemos brindarle tratamiento", continuó. "Los niños ya no necesitan acudir al centro de salud o al hospital de referencia".

Los trabajadores del programa ampliado de salud salvan vidas

En las dos últimas décadas, Etiopía ha sido testigo de un desarrollo socioeconómico estable junto con una rápida expansión de los servicios rurales de salud. El programa ampliado de salud fue lanzado en 2004 y actualmente más de 34.000 funcionarios gubernamentales del programa de salud femenina trabajan en pareja en los 15.000 puestos de salud en los poblados. UNICEF brinda apoyo al programa ampliado de salud con el abastecimiento de suministros que incluyen equipos para la cadena de frío, camillas obstétricas, medicamentos y capacitación de apoyo para los trabajadores de la salud.

Los servicios médicos básicos gratuitos incluyen la gestión dentro de la comunidad de casos de desnutrición aguda grave, diarrea, paludismo y neumonía. Asimismo, Etiopía introdujo recientemente la vacuna neumocócica conjugada, que protege contra la neumonía a todos los niños de entre seis semanas y un año de vida.

Moges recibió hace dos días la vacuna conjugada, así como su primera vacuna contra la poliomielitis.

“Me demoró por lo menos 20 minutos para convencer a la madre de que vacunara a su hijo", señaló Hailu. "Pensaba que su bebé era demasiado pequeño y dijo que se le estaban administrando demasiadas vacunas. Le dije que su hijo tenía el derecho a ser vacunado".

Los progenitores de Moges también recibieron la visita de Hailu antes de que éste naciera. Ella explicó el modo de estar saludables durante el embarazo, las opciones para un parto en condiciones seguras y la manera de mejorar el entorno doméstico".

Hoy, Hailu visitó la casa de Moge para administrar otra vacuna y evaluar de improviso la salud del niño y la casa. Recomendó a Ngussie la construcción de una cocina sin humos para proteger a la familia.

“El humo en la casa no es saludable para el niño y también es malo para ti. Puedes quemarte y quedar expuesta a enfermedades pulmonares", explicó Hailu, mientras describía el modo de construir una estufa con materiales que se pueden conseguir fácilmente. Asimismo, Hailu habló sobre prácticas higiénicas como el uso de una letrina y el lavado de manos.

Rumbo a la reducción de la mortalidad infantil

Según el estudio demográfico y de salud de Etiopía efectuado en 2011, la tasa de mortalidad de menores de cinco años se ha reducido a la mitad en el último decenio, con una caída de 166 a 88 muertes por cada 1.000 nacidos vivos. El país ha puesto rumbo hacia la consecución del cuarto Objetivo de Desarrollo del Milenio: la reducción de la mortalidad infantil en dos terceras partes para 2015. La ampliación de los servicios básicos ayudará sustancialmente a Etiopía en el logro de este objetivo.

No obstante, la eliminación de todas las muertes infantiles debidas a causas prevenibles requerirá un sistema de salud reforzado, así como unas alianzas, recursos y compromiso en todos los niveles.


 

 

Búsqueda