Etiopía

Un programa de nutrición con base en la comunidad frena el hambre en Etiopía, país proclive a la sequía

Por Indrias Getachew

CHANCHO, Etiopía, 4 de agosto de 2011.  Ataviadas con vivos colores y con los bebés atados a sus espaldas, las madres se abren paso hacia el centro de la aldea de Chancho, situada en el distrito de Deder de la región oriental de Etiopía. Allí, un trabajador de la salud de la comunidad, el voluntario Kasim Jibral, prepara las balanzas para la sesión mensual de revisión del crecimiento en la aldea.

VÍDEO (en inglés): 13 de julio de 2011. La corresponsal de UNICEF, Chris Niles, informa sobre las iniciativas de salud y nutrición basadas en la comunidad en favor de los niños que viven en las regiones de Etiopía proclives a la sequía.  Véalo en RealPlayer

 

“Pesamos a los niños para identificar la desnutrición que puede pasar inadvertida al ojo humano", afirma Jibral.

La supervisión del crecimiento es uno de los pilares del programa de nutrición basado en la comunidad que cuenta con el apoyo de UNICEF y fue introducido por el Gobierno de Etiopía en 2008 en los distritos propensos a la sequía y sin seguridad alimentaria. El programa está diseñado para prevenir la desnutrición, un factor subyacente en muchas de las muertes en Etiopía de niños menores de cinco años.

"Debe continuar con amamantando"

Adise Gezahegn y Beza, su bebé de tres meses, esperan pacientemente su turno en Chancho. El mes pasado, Beza pesó 4,4 kg y su madre tiene mucho interés en averiguar cuánto peso ha ganado desde su última visita.

Jibral ayuda a Gezahegn a quitarle la ropa a Beza y la colocan en un saco adaptado que se emplea para pesar a los bebés. Juntos toman nota de los resultados –Beza pesa unos saludables 4,6 kg– y luego se sientan para la consulta individual de todos los meses.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Ethiopia/2011/Getachew
El trabajador de la salud, Kasim Jibral, y la madre Adise Gezahegn comentan la evolución nutricional de su bebé de tres meses en la aldea de Chancho, ubicada en el distrito de Deder en la región oriental de Etiopía.

“Incluso si no se siente bien, debe continuar amamantando a su niña. Ese es el consejo que le di", afirma Jibral tras conversar con Gezahegn. "Le dije que debería beber la leche de vaca que le está dando a la niña par que ella misma tenga suficiente leche materna que darle a su bebé".

Estrategia nacional de nutrición

Si bien la lactancia materna es una práctica común en Etiopía, muchas comunidades han considerado antihigiénico el amamantamiento exclusivo desde el nacimiento, incluida la alimentación con el calostro, la nutritiva "primera leche" que combate las enfermedades y que es producida nada más dar a luz.

La promoción del amamantamiento exclusivo desde el nacimiento hasta los seis meses de vida y luego hasta los dos años o más con alimentación complementaria constituye un componente clave de la Estrategia nacional de nutrición de Etiopía. El programa de nutrición basado en la comunidad y el programa de ampliación de la salud ponen en práctica el amamantamiento exclusivo a escala local mediante la capacitación de trabajadores de la salud comunitarios.

“Cuando tuve mis primeros dos hijos no sabía esto y por tanto no les amamanté inmediatamente", afirma Gezahegn. "Sin embargo con el tercer y cuarto hijo, como tenía este conocimiento, empecé a darles el pecho de inmediato".

Supervisar el crecimiento de los niños

Jibral y sus compañeros voluntarios de la salud en la comunidad pesan a cada uno de los 27 niños menores de dos años que han venido para controlar su crecimiento. A continuación comentan los resultados con las madres.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Ethiopia/2011/Getachew
Durante una reunión de la comunidad en Chancho, los aldeanos debaten la salud de sus niños tras una sesión de supervisión del crecimiento respaldada por UNICEF y el Gobierno de Etiopía.

Las sesiones mensuales de supervisión del crecimiento proporcionan una medida oportuna para valorar la evolución de los niños. Asimismo, posibilitan una intervención inmediata en caso de detectar la desnutrición. Aquellos que resultan estar en situación de riesgo son remitidos a programas ambulatorios de alimentación terapéutica, que atienden a niños víctimas de desnutrición aguda severa pero que no cuentan con complicaciones adicionales como la fiebre.

Con el apoyo de UNICEF, el gobierno ha ampliado estos programas de alimentación a 8.800 puestos de salud desde prácticamente cero en 2004. Con el uso de alimentos terapéuticos listos para el consumo, los trabajadores de la salud capacitados pertenecientes a la ampliación pueden y de hecho salvan vidas.

Los resultados de la sesión de supervisión del crecimiento en Chancho son variados.

“Los hay que han ganado peso y algunos que lo han perdido", expone Jibral. "He derivado a tres niños a los trabajadores de la salud de la ampliación para una evaluación nutricional más profunda".

El diálogo comunitario

Al día siguiente y por la mañana temprano, los trabajadores de la salud comunitarios de la aldea de Chancho emplean megáfonos para recordar a la comunidad agropecuaria, que los resultados de la supervisión del crecimiento serán debatidos en una reunión en el centro de la aldea.

Mersha Tena y Tigist Imiber, trabajadores de la salud pertenecientes a la ampliación, presentan durante la reunión un gráfico con los resultados del día anterior y luego moderan el debate sobre los retos que afectan a la nutrición infantil.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Ethiopia/2011/Lemma
Adise Gezahegn y Tibebu Abera con sus tres hijos mayores en la aldea de Chancho, en distrito etíope de Deder. La madre amamanta asimismo a un bebé de tres meses.

El marido de Gezahegn la ha acompañado a la reunión. "Anteriormente [los padres] rechazaban sostener a nuestros bebés", comenta. "Lo considerábamos tarea de las madres, pero ahora, al seguir la conversación con la comunidad, me he convencido y ahora nos ocupamos de nuestros niños por igual".

Los efectos de la sequía en la región

Las tasas de supervivencia infantil han mejorado significativamente en los últimos años, con el papel principal de los progresos obtenidos en nutrición infantil. En 1990, más del 20% de los niños en el país no sobrevivía a su quinto cumpleaños. Ese porcentaje se recortó a la mitad en 2009.

La prevención de la desnutrición antes de que ésta se vuelva severa y letal constituye la piedra angular de la estrategia nacional de nutrición. El programa de nutrición basado en la comunidad, que cuenta con el apoyo de UNICEF, también ayuda a mantener a raya los efectos de la actual emergencia por sequía que afecta a Etiopía y al resto del Cuerno de África.

Con un total de 300.000 niños que requieren tratamiento contra la desnutrición aguda severa en 2011, los sistemas que se han puesto en práctica para salvar vidas jóvenes están agotándose en cambio. UNICEF hace un llamamiento a los donantes internacionales para aumentar su apoyo a esta respuesta humanitaria en los meses venideros.


 

 

Búsqueda