Etiopía

UNICEF pide 35,93 millones de dólares adicionales para salvar las vidas de los niños más vulnerables de Etiopía

Imagen del UNICEF
© UNICEF Ethiopia/2005/Getachew
En la aldea de Tinishu Wegnaki, una madre y su hijo esperan turno para un examen nutricional a cargo del personal de UNICEF, que forma parte de la Estrategia EOS para Promover las Intervenciones a favor de la Supervivencia Infantil.

Por Indiras Getachew y Rachel Bonham Carter

NUEVA YORK, 8 de agosto de 2005 - UNICEF solicitó que se donen 35,93 millones adicionales para salvar las vidas de los niños y niñas más vulnerables de Etiopía. Anualmente, medio millón de niños etíopes son víctimas de muertes prevenibles debidas a la desnutrición y las enfermedades. Ese número de muertes infantiles supera la población total de la ciudad escocesa de Edimburgo, donde este año se llevó a cabo la reunión del Grupo de los 8, así como el número de habitantes de Las Vegas, en los Estados Unidos.

En gran parte de Etiopía ha llovido muy poco y las cosechas han sido insuficientes. La situación se ha complicado aún más debido a demoras en la ejecución del programa gubernamental de seguridad social.

Durante las épocas de sequía, el programa de suministro de agua y saneamiento ambiental de UNICEF resulta tan importante para garantizar la supervivencia de los niños y las niñas como la distribución de alimentos. Sin embargo, los fondos de los que dispone ese programa son inferiores en un 82% a la meta de financiación que se había fijado para el mismo.

Los fondos solicitados también serían de utilidad para la Estrategia EOS, que constituye la alianza de mayor envergadura que hayan establecido UNICEF, el Programa Mundial de Alimentos y el Gobierno de Etiopía. Esa estrategia está orientada a ayudar a unos 6,8 millones de niños y niñas menores de cinco años, así como a las mujeres embarazadas y madres lactantes de 325 distritos afectados por la sequía. El conjunto de actividades en pro de la supervivencia infantil, que se llevan a cabo dos veces por año, consiste en el suministro de suplementos de vitamina A, la eliminación de parásitos, la actualización de las dosis de vacunación contra el sarampión, los exámenes nutricionales, la remisión de casos a programas de alimentación suplementaria o terapéutica y, con creciente frecuencia, la entrega de mosquiteros para detener la propagación del paludismo debido a las picaduras de insectos.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Ethiopia/2005/Getachew
Como parte de las actividades de la Estrategia EOS, un niño de corta edad recibe un suplemento de vitamina A que le suministra una agente sanitaria de UNICEF.

La aldea de Tinishu Wegnaki, ubicada en el distrito Hamer de la Región de las Nacionalidades y los Pueblos de las Naciones Meridionales de Etiopía, se encuentra a unas dos horas de marcha del más cercano establecimiento de atención básica de la salud. Fue en esta región que en abril de 2004 se realizaron los primeros exámenes de la Estrategia EOS. En una región del país que sufre con frecuencia las consecuencias de la sequía, esos exámenes tienen una importancia fundamental para la supervivencia de los niños y las niñas.

Durante una reciente jornada de exámenes, acudió a la cita más de un 80% de las mujeres, los niños y las niñas que esperaban los trabajadores y trabajadoras de la salud. Bono Belante, de la Asociación de Mujeres de Tinishu Wegnaki, afirma que los buenos resultados se deben a la eficacia del programa.

 “Comprendimos el valor de la vacunación cuando vimos lo que sucedió con una niña enferma que recibió tratamiento aquí”, explica. “Los trabajadores de la salud le ataron algo alrededor del brazo y nos dijeron que la niña estaba mal y que debíamos internarla. Cuando vimos que la habían curado, comenzamos a comprender que los médicos saben cuando alguien está enfermo y si es necesario que los niños reciban tratamiento. Si traemos tantos niños para que reciban atención es porque vimos que los agentes sanitarios curaron a esa niña”.

A principios de este año, la Oficina de UNICEF en Etiopía hizo un pedido de algo menos de 54,7 millones de dólares para ayudar en 2005 a los niños y niñas más vulnerables de Etiopía. Para mitad del año, se había recaudado menos de un 75% de los fondos solicitados. En junio, UNICEF advirtió que unos 170.000 niños y niñas etíopes morirían de desnutrición este año si no recibían tratamiento. Esa cifra es más de dos veces superior al número de niños y niñas que mueren de desnutrición durante un año “normal”. Desde entonces, las contribuciones realizadas por el Canadá, el Reino Unido y los Estados Unidos han cubierto una cuarta parte de los fondos faltantes.


 

 

Vídeo (en inglés)

8 de agosto de 2005:
Kun Li, corresponsal de UNICEF, informa acerca de las actividades orientadas a salvar las vidas de los niños y niñas que lleva a cabo UNICEF en Etiopía.

Ancho de banda
baja | alta bandwidth
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda