Etiopía

Se agrava la hambruna en Etiopía, 136.000 niños gravemente desnutridos

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ05-0636/Heger
Una mujer lleva a su hijo gravemente desnutrido para que lo pesen en un centro de alimentación terapéutica que recibe apoyo del UNICEF, en la aldea de Bissidimo, Etiopía.

Por Rachel Bonham Carter

NUEVA YORK, 5 de mayo de 2005 – Se cree que alrededor de 136.000 niños que viven en las zonas más afectadas de Etiopía se hallan gravemente desnutridos como resultado de la hambruna que en estos momentos padece el país. Las Naciones Unidas y sus aliados tratan de obtener 320 millones de dólares para ayuda humanitaria de emergencia en un “Llamamiento urgente”.

“Necesitas realmente una reacción urgente para evitar que los niños mueran; debe hacerse lo más rápido posible”, declaró Eric Durpaire, Oficial de Programas del UNICEF en la región somalí de Etiopía.

A lo largo de los últimos cinco años una sucesión de sequías, en especial en la región somalí oriental del país, ha afectado la capacidad de producción de la tierra. Las lluvias estacionales tardaron en llegar y fueron de corta duración. Los antiguos pastizales son ahora desierto, buena parte del ganado ha muerto y el terreno da poco a los agricultores.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ05-0637/Heger
En un campamento para personas desplazadas por la sequía, cerca de la pequeña aldea de Hartisheik, Etiopía, una mujer se sienta sobre el terreno barroso delante de su vivienda improvisada.

Dimensiones de la crisis

Además de los niños que en estos momentos están gravemente desnutridos, otros 360.000 necesitan alimentación suplementaria para impedir que su condición se deteriore y agrave. Los cálculos actuales indican que un total de 3,8 millones de personas necesitan ayuda humanitaria urgente.

A medida que la sequía y la hambruna socavaban los medios de subsistencia, muchos se han visto obligados a buscar refugio en campamentos. Uno de estos campamentos, situado en Hartisheik, aloja ahora a unas 6.000 personas. Según un notable de la aldea, 40 niños han muerto este año en el campamento, y en los últimos seis meses no se ha recibido ayuda alimentaria. El UNICEF suministra diariamente agua al campamento, pero la comida es el mayor problema.

La financiación del llamamiento de las Naciones Unidas también ayudará a financiar los fármacos y el equipo médico necesarios para reducir la amenaza de enfermedades. Hasta ahora, se ha obtenido un 47% del total de 320 millones de dólares.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ05-0638/Heger
Una niña etíope de dos años, gravemente desnutrida, llora en brazos de su madre, el día después de la muerte de su hermano por complicaciones causadas por la desnutrición.

Se necesitan dos tipos de respuesta

Eric Durpaire, del UNICEF, dijo que además de la respuesta inmediata, también era necesario apoyo a largo plazo para Etiopía. “De otro modo, si no mejoramos la situación general, volverá a plantearse este problema de emergencia aguda crónica. Cada vez que la lluvia se retrase, nos enfrentaremos al mismo problema”.

Los centros de alimentación terapéutica desempeñan un papel crucial en la crisis al ayudar a que niños gravemente desnutridos recuperen la salud. Estos centros son populares porque el programa de tratamiento funciona: después de un mes, los niños vuelven a casa sanos. Sin embargo, los centros de alimentación terapéutica necesitan más apoyo para afrontar la crisis actual. A menos que se incrementen los programas en estos centros, este año podrían morir hasta 170.000 niños con desnutrición grave.

Las mujeres recorren hasta 50 kilómetros con sus hijos para obtener tratamiento en el centro de Bisidimo. En enero, 25 niños ingresaron para su tratamiento; en febrero, el número fue de 50; en marzo, llegaron 120 niños. El centro de alimentación terapéutica de Basidimo trabaja en estos momentos a plena capacidad, y si llegan más niños es posible que tenga que rechazarlos.

En un cruel giro del destino, algunos de los que han estado luchando por sobrevivir a la sequía han visto cómo sus pertenencias eran barridas por inundaciones graves, las peores que han azotado la región somalí en 50 años. Un total de 105.000 personas se han visto afectadas. Además de la ayuda alimentaria, estas familias necesitan mantas, cubiertas de plástico y materiales para la depuración del agua.


 

 

Vídeo (en inglés)

5 de mayo de 2005:
Rachel Bonham Carter, corresponsal del UNICEF, informa sobre el Llamamiento urgente para Etiopía, lanzado en respuesta al creciente número de niños con desnutrición grave.

Anchura de banda:
baja | alta
(Real player)

Periodistas
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda