Panorama: Guinea Ecuatorial

La educación entre pares sobre el VIH/SIDA salva vidas en Guinea Ecuatorial

Imagen del UNICEF: Guinea Ecuatorial, educadores juveniles sobre el SIDA
© UNICEF Malabo/2008/ Benlloch
Los alumnos y educadores juveniles de la escuela adventista de Malabo colaboran para eliminar los conceptos equivocados acerca del VIH y el SIDA.

MALABO, Guinea Ecuatorial, 19 de febrero de 2008 – En una región donde la sexualidad sigue siendo un tema tabú y donde el principal medio de prevención de la infección con el VIH ha sido hasta ahora la abstinencia sexual, la ignorancia pone en peligro las vidas de miles de personas.

“Hasta ahora, hablar del SIDA equivalía a una sentencia de muerte, o a un pasaje al infierno”, explicó una estudiante y educadora joven llamada Aquilina. “Yo estaba asustada porque no tenía ideas muy precisas. Pero me dí cuenta de que podía compartir mis dudas con ellos y, más importante aún, que podía ayudarles”.

Para iniciar una buena campaña de prevención es necesario crear conciencia acerca de la amenaza de la infección con el VIH.

La capacitación de los jóvenes educadores

El objetivo de brindar más información a los hombres, las mujeres y los jóvenes de Guinea Ecuatorial sólo se puede conquistar involucrando en el esfuerzo a todos los sectores de la población y comunicándose con ellos en todos los dialectos que se emplean en el país.

Debido a que los adolescentes y las mujeres son muy susceptibles a la infección con el VIH, UNICEF organizó una serie de cursillos de capacitación en Guinea Ecuatorial con la colaboración de UNICEF-Comité Español y la Cruz Roja. En las sesiones se alienta a los participantes a que expresen libremente sus opiniones e ideas sobre el VIH/SIDA y se les brinda nuevos conocimientos sobre la prevención y el tratamiento de la enfermedad.

De esa manera, las mujeres y las niñas se convierten en educadoras de sus pares en las escuelas y en los programas de radio y televisión.

Errores aclarados

“Además de las actividades ordinarias, nosotras profundizamos la sensibilidad sobre el VIH y el SIDA de nuestras familias y amistades, y de otras personas de nuestro entorno”, explicó Elvira, una estudiante y educadora juvenil. “De esa manera, nuestros mensajes se propagan muy velozmente”.

Entre los objetivos de los educadores juveniles figura la eliminación de los mitos y conceptos erróneos, como la idea de que el VIH se contagia por el aire, o mediante la transpiración o por medio de las picaduras de los mosquitos. Los educadores alientan a toda la población a respetar y tratar con dignidad a las personas con el VIH, y fomentan el empleo de preservativos.

“Lo que me alienta a continuar con lo que estoy haciendo es saber que estoy creando conciencia acerca del SIDA y sobre la importancia de los comportamientos seguros”, afirmó Elvira.


 

 

Campaña contra el Sida


Este sitio está disponible en inglés
Búsqueda