Panorama: El Salvador

El Salvador presenta la iniciativa "Sello de aprobación" en pro de los derechos del niño

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2009/Ledwith
Los alcaldes de todo El Salvador hacen cola para inscribir sus municipios en el programa de UNICEF “Sello de aprobación” durante un acto de presentación celebrado el 30 de noviembre den un hotel de la capital, San Salvador.

Por Tim Ledwith

SAN SALVADOR, El Salvador, 1 de diciembre de 2009 – UNICEF y una asociación nacional de gobiernos municipales celebró una ceremonia de gala ayer en la capital con motivo de la presentación del programa titulado "Sello de aprobación", diseñado para mejorar las vidas de los niños y adolescentes salvadoreños y garantizar sus derechos.

Más de 100 alcaldes de localidades de todo el país se apuntaron in situ en el programa, y se espera que otros se sumen a esta iniciativa. El Salvador cuenta con un total de 262 municipios.

Milagro Navas, presidenta de la asociación de gobiernos locales (conocida por sus siglas COMURES) calificó la nueva iniciativa "una gran oportunidad" para cambiar las vidas de los jóvenes savadoreños que están en condiciones de riesgo. Entre ellos hay más de 1,3 millones de niños que viven en situación de pobreza y miles de adolescentes que sufren de manera desproporcionada todos los años por culpa de la violencia de las bandas en las comunidades pobres y marginales.

A la vista de tales desafíos, Navas lanzó este interrogante: "¿Quién mejor que UNICEF para ayudar a los municipios a proteger los derechos de niños y niñas?".

Desarrollo, políticas y participación

Durante los próximos dos años, los gobiernos locales que aspiren al "sello de aprobación" de UNICEF tendrán que trabajar enfocados a la obtención de beneficios mesurables en tres esferas generales: desarrollo humano, políticas públicas y participación juvenil. El enfoque está inspirado por otra iniciativa similar que cuenta con el apoyo de UNICEF y que ha tenido mucho éxito en Brasil.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2009/Ledwith
La mitad de todos los salvadoreños que viven en condiciones de pobreza son niños. En la foto, los niños desplazados por las recientes inundaciones participan en las actividades de un centro de acogida en Guadalupe que cuenta con el apoyo de UNICEF, en la provincia de San Vicente.

Para recibir la aprobación, los municipios deben:

  • Demostrar un progreso por encima de la media en la prestación de acceso a la educación y la atención de la salud para todos los niños, la inscripción infantil de los recién nacidos y la atención prenatal para las mujeres embarazadas.
  • Brindar oportunidades a los niños, niñas y adolescentes, así como a las organizaciones de la sociedad civil, para ayudarlos en la toma de decisiones que afecten directamente las vidas de los jóvenes.
  • Promulgar y ejecutar ordenanzas municipales específicas que fomenten los derechos del niño, en línea con la Ley de Protección Integral de la Niñez y la Adolescencia de El Salvador.

Aprobada por el poder legislativo a principios de este año, la nueva ley coincide con el XX aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño. Entra en vigor en febrero de 2010 y establece nuevas responsabilidades –y brinda un mayor apoyo– para la protección de los derechos del niño a escala local.

"Un gran potencial para el futuro"

En esta línea, como sugirió la Representante de UNICEF en El Salvador, Miriam de Figueroa, ayer durante la presentación del "sello de aprobación", la juventud de este país necesita todo el apoyo que pueda obtener. De Figueroa citó datos de la encuesta nacional por hogares realizada en este país en 2007 y señaló que el 40% de la población vive en situación de pobreza, y la mitad de todos los salvadoreños pobres son niños.

De hecho, la situación podría ser incluso más atroz actualmente. El año pasado, la crisis financiera mundial diezmó las remesas que unos 2 millones de salvadoreños residentes en Estados Unidos envían a casa. Estos envíos han servido durante mucho tiempo para promover la economía nacional, maltrecha por la guerra civil acontecida en la década de 1980 y por los desastres naturales ocurridos en los últimos años, sin embargo, han disminuido en un 10% alarmante durante los diez primeros meses de 2009.

No obstante, de Figueroa dejó traslucir cierto matiz de esperanza en sus observaciones a los alcaldes reunidos, muchos de ellos asisitieron portando pantalones y sombreros vaqueros mientras que otros iban ataviados con trajes de negocios, y reflejó la diversidad de municipios que son el objetivo de este nuevo programa.

"Todo municipio –grande o pequeño, pobre o rico, próximo o apartado– tiene algo en común", comentó la Representante de UNICEF a los dirigentes locales. "Es algo que encierra un gran potencial para el futuro. Es nuestro pueblo".


 

 

CRC @ 20

Búsqueda