Egipto

Empiezan a funcionar en Egipto nuevos centros de pruebas y consultas sobre el VIH/SIDA

Imagen del UNICEF
© UNICEF Egypt/2005/ Pirrozi
En un centro de Egipto, una enfermera realiza un análisis de sangre.

Por Simon Ingram

EL CAIRO, 18 de octubre de 2005 – Para la mayoría de los egipcios, el SIDA es un problema que concierne a otros. La enfermedad ya se ha cobrado millones de vidas en todo el mundo pero –al menos en la superficie– sus repercusiones en Egipto han sido mínimas.

Las estadísticas oficiales son tranquilizadoras: según ONUSIDA, la prevalencia estimada del VIH en Egipto durante el año 2003 fue inferior al 0,1 % de la población de edades comprendidas entre los 15 y los 49 años.

Se calcula que el número de adultos y niños que viven con el VIH es de unos 12.000, de una población de cerca de 70 millones de habitantes. Sin embargo, diversos factores –entre ellos una población abrumadoramente joven– han despertado la preocupación de que, a menos que se tomen medidas rápidas, la situación podría empeorar.

Un problema ha sido la imposibilidad de hacerse las pruebas de detección del virus sin revelar la identidad. El Gobierno comienza ahora a abordar este problema con la apertura en todo el país de diversos centros que ofrecen servicios de pruebas y consultas voluntarias y confidenciales. Se tiene la esperanza de que la garantía de anonimato anime a hacerse las pruebas a quienes corren un mayor riesgo de contraer la enfermedad, como pueden ser las profesionales del sexo, los usuarios de drogas intravenosas y los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Egypt/2005/ Pirrozi
Consulta en un centro de pruebas de Egipto.

Necesidad de consultas

Según el Dr. Ali Abd El-Sattar Gomaa, Jefe de la Administración de Virus del Ministerio de Salud y Población, la garantía de que no se divulgará información sobre la identidad de alguien que se haya hecho la prueba es vital en una sociedad donde el estigma asociado al SIDA es muy fuerte.

“Todo lo que sucede aquí es totalmente secreto”, dice el Dr. Gomaa. “Cuando alguien viene a hacerse la prueba, la persona elige un código secreto [utilizado para seguir el desarrollo de la prueba]. La prueba es secreta y voluntaria, y la información no se transmite a ningún otro organismo o instituto”.

El otro servicio clave que se proporciona en los nuevos centros es el asesoramiento que se ofrece a todos aquellos que acuden antes de que se realice el análisis de sangre.

El Dr. Hala Esmat, un asesor en el centro de servicios de pruebas y consultas voluntarias y confidenciales de la zona central de El Cario, dice que es esencial proporcionar a las personas información fiable sobre el VIH y el SIDA, en parte por las muchas ideas erróneas que tienen los egipcios sobre cómo se transmiten.

“Mucha gente piensa que el SIDA se puede transmitir al comer o al beber, o mediante la saliva”, dice el Dr. Esmat. “Les preocupa transmitírselo a sus hijos. Así pues, antes de iniciar las pruebas es necesario corregir estas ideas equivocadas.”

Quedan todavía importantes desafíos

Los nuevos centros de pruebas son un ejemplo, entre varios otros, de que las actitudes oficiales hacia la amenaza del VIH/SIDA están cambiando. Los observadores apuntan al papel cada vez mayor de la sociedad civil (lo que incluye la creación de un grupo de apoyo para las personas que viven con el VIH y el SIDA), y el creciente número de ONG que ahora trabajan en torno a esta cuestión

También se debe destacar la disposición cada vez mayor de los altos cargos del gobierno a hablar de forma más pública sobre el VIH y el SIDA. La cobertura que hacen los medios de comunicación sobre la epidemia y de los programas concebidos para luchar contra ella ha aumentado asimismo de forma significativa.

Al mismo tiempo, está claro que quedan todavía importantes desafíos. Según ONUSIDA, ahora se están abordando cuestiones como el aumento de la concienciación y el control de la infección, y se está llegando de un modo más efectivo a grupos como los refugiados o los niños que viven en la calle. Sin embargo, las personas que viven con el VIH y el SIDA todavía no tienen pleno acceso a una amplia gama de tratamientos para las infecciones oportunistas provocadas por la enfermedad.


 

 

Vídeo (en inglés)

18 octubre de 2005:
Simon Ingram, de UNICEF, informa sobre la apertura de nuevos centros de pruebas y consultas sobre el VIH/SIDA en Egipto.

Anchura de banda
baja | alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda