Egipto

Lucha contra el azote de la mutilación genital femenina o escisión

Imagen del UNICEF
© UNICEF Egypt/2004/Ingram
Awatef Ramadan dirige una sesión de concienciación pública sobre la mutilación genital femenina o escisión en Manfalout, Alto Egipto.

Por Simon Ingram

MANFALOUT, Egipto, 15 de septiembre de 2004. La primera vez que Awatef observó horrorizada la práctica conocida como mutilación genital femenina o escisión fue a los seis años, cuando crecía en la ciudad de Manfalout, al sur de Egipto.

"Mi hermana de 11 años iba a ser sometida a la escisión y yo me encontraba entre las familiares que presenciarían el acontecimiento. Escuché a mi hermana gritar de dolor, luego vi que estaba sangrando profusamente. Mi madre comenzó a dar voces presa del pánico y hubo que llevar a mi hermana al hospital. Salvaron su vida por muy poco".

Estos recuerdos terribles todavía se mantenían muy vívidos en la mente de Awatef unos años después, cuando le dijeron que era su turno. "Era la época de las vacaciones escolares, la fecha tradicional para someter a las niñas a la escisión. La daya (partera del poblado) vino a nuestra casa y yo me di cuenta de lo que iba a ocurrir".

Al recordar la horrible experiencia de su hermana, Awatef supo que nunca podría someterse a un destino parecido. Cuando la daya trató de agarrarla, Awatef le dio una patada y huyó de la casa para refugiarse en la casa de su tía, que se encontraba cerca.

En el Alto Egipto, y de hecho en todo el país, los estudios indican que la mayoría de las niñas y las mujeres han sufrido alguna forma de mutilación genital femenina o escisión La práctica -cuyos orígenes se remontan a más de 2000 años- se considera por algunos como una etapa necesaria para convertirse en mujer y una exigencia para que un hombre acepte a la niña en matrimonio.

Se sabe que la mutilación genital femenina o escisión reduce el deseo sexual de la niña, y ayuda a mantenerla casta antes del matrimonio, y fiel a su marido después.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Egypt/2004/Ingram
Niñas de Assiut (Egipto).

Las niñas y las mujeres que no han sido sometidas a la escisión sufren a causa de la estigmatización. Awatef dice que ella tiene más suerte. Su marido acepta que no haya sido sometida a la práctica y son muy felices juntos.

Debido a su convicción apasionada contra la mutilación genital femenina o escisión, Awatef era una candidata ideal para unirse al Programa para el Abandono de la mutilación genital femenina o escisión. Este programa fue puesto en práctica por la Asociación para la Infancia y el Desarrollo de Assiut, con el apoyo del UNICEF. De hecho, incluso antes del comienzo del programa -que se lleva a cabo en ocho comunidades de la gobernación de Assiut- Awatef pudo convencer a sus hermanos y hermanas para que no obligaran a sus hijas a someterse a la escisión.

Desde que recibió capacitación de la Asociación, Awatef lleva a cabo debates sobre la cuestión de la mutilación genital femenina o escisión con alumnos de la escuela secundaria donde da clases. También visita hogares privados para reunirse con miembros de la familia a fin de cambiar sus puntos de vista sobre la práctica. Sus enseñanzas han dado tan buenos resultados que algunos de sus pupilos produjeron una obra titulada "No a la mutilación genital femenina o escisión", que representaron ante un amplio público en Manfalout. La obra relata la historia de una niña que se niega a someterse a la escisión y trata de convencer a sus padres de que no le sometan a esta terrible experiencia.

Las sesiones de concienciación pública son otro medio para combatir la práctica. Awatef y otros activistas -entre ellos dirigentes musulmanes y cristianos- usan una mezcla de pasión y razón para persuadir a su público de que deben poner fin a la práctica. "Yo le digo a la gente que si realmente quieren a sus hijas, deberían ocuparse bien de ellas y procurar que reciban una buena educación. Esto es mucho más importante para una niña y su futuro marido que someterla a la práctica de la escisión", dice.

Awatef cree que en las comunidades como Manfalout se está comenzando a producir un cambio. "En el pasado, escuchábamos que se llevaba a grupos de 10 a 15 niñas a una casa y se les sometía a esta práctica una después de otra. Estas cosas no suelen suceder hoy en día".


 

 

Vídeo (en inglés)

15 de septiembre de 2004: El Oficial de Comunicación del UNICEF Simon Ingram describe la lucha contra la mutilación genital femenina o escisión en Egipto.

Anchura de banda baja
Ver clip (Real Format)

Anchura de banda alta
Ver clip (Real Format)

Búsqueda