República Democrática del Congo

UNICEF y sus aliados responden rápidamente a la situación de familias y niños en la primera línea de fuego en la República Democrática del Congo

Imagen del UNICEF
© UNICEF Democratic Republic of the Congo/2012/Walther
Un niño duerme en el campamento de desplazados de Mugunga, en la provincia de Kivu del Norte de la República Democrática del Congo. En semanas recientes, los enfrentamientos entre los grupos rebeldes y el ejército congoleño han provocado el desplazamiento de miles de habitantes de la provincia.

Por Cornelia Walther

REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO, 21 de noviembre de 2012. “Ya estamos sobre el terreno, prestando ayuda a los niños y niñas afectados por la crisis", afirma Barbara Bentein, representante de UNICEF en la República Democrática del Congo.

“En las 24 horas inmediatamente posteriores al inicio de las hostilidades distribuimos galletas de alto contenido energético y seguiremos dando respuesta a sus necesidades urgentes según se vaya modificando la situación”.

Niños y familias en la primera línea de fuego

Durante la semana pasada, los enfrentamientos armados entre los integrantes del grupo rebelde Movimiento 23 de Marzo (M23) y las tropas del ejército del Congo (FARDC) provocaron el desplazamiento de miles de habitantes de la provincia de Kivu del Norte. Muchos niños, niñas y familias se encuentran en la primera línea de fuego de un conflicto que amenaza con extenderse a otras regiones del país.

El domingo pasado, Mansour Rwagaza, chófer de UNICEF, escuchó disparos y bombardeos al llegar al Centro Don Bosco con un cargamento de 20.000 galletas de alto contenido energético para los niños y niñas desplazados por los recientes combates. "Estábamos a sólo 500 metros de la línea de fuego, pero logré salvar a esos niños", afirma.

Cuando Rwagaza le entregó las galletas a una madre que se encontraba en el centro, la mujer exclamó con los ojos llenos de lágrimas: "UNICEF salvó a mi hijo, que estaba muy débil porque había pasado dos días sin comer". Tres días después, Rwagaza regresó con otro cargamento de galletas al centro, donde hasta entonces se había prestado ayuda a 600 familias.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Democratic Republic of the Congo/2012/Walther
Muchos niños, niñas y familias se encuentran en la primera línea de fuego de un conflicto que amenaza con extenderse a otras zonas del país.

La importancia crítica de las alianzas en la respuesta de emergencia

“El éxito de nuestra reacción inmediata es el resultado de los firmes vínculos que hemos establecido con nuestros aliados locales e internacionales", afirma Jean Metenier,  jefe de operaciones de UNICEF en Goma.

Una organización aliada de UNICEF, Programme d'Appui à la Lutte Contre la Misère (PAMI), ha establecido puestos de vigilancia en cinco sitios de la región para localizar e inscribir menores no acompañados y ayudarles a que se reúnan con sus familias.

Ante la amenaza que representan los explosivos y la munición sin detonar que han quedado desperdigados como resultado de los combates, otro aliado de UNICEF realiza tareas en gran escala de educación sobre los peligros de las minas terrestres en Goma y zonas vecinas.

Por medio del Centre d'Action pour Jeunes et Enfants Défavorisés (CAJED), UNICEF garantiza la seguridad de los niños que son desmovilizados de las fuerzas y grupos  armados, y evita que se les vuelva a reclutar. En los últimos meses, los aliados de la causa humanitaria que trabajan en el terreno han manifestado reiteradamente su preocupación sobre el reclutamiento de menores por parte de esos grupos. Junto a sus aliados, UNICEF se prepara para ampliar las labores de desmovilización y reintegración de los menores vinculados con las fuerzas y los grupos armados.

Las enfermedades transmitidas por el agua, como el cólera, representan otro grave peligro. Con el fin de dar respuesta a la peligrosa combinación de las condiciones de hacinamiento de los desplazados y la proximidad de la época de lluvias, los aliados de UNICEF han aumentado a 55 el número de puestos de cloración de agua en la zona del lago Kivu.

Se han instalado asimismo 200 letrinas en las zonas donde hallaron refugio muchas personas desplazadas. Tanto los lugares de mayor afluencia de de desplazados como el Centro Don Bosco reciben agua potable distribuida mediante camiones cisterna.

En varios puntos de los alrededores de Goma donde se alojan desplazadoss se brinda tratamiento a niños y niñas gravemente desnutridos, en coordinación con varios aliados como Cáritas y la filial neerlandesa de Médicos sin Fronteras.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Democratic Republic of the Congo/2012/Walther
Campamento de Mugunga. UNICEF y sus aliados prestan ayuda urgente a los niños, niñas y familias desplazados por el conflicto armado.

Más apoyo a punto de llegar

En cuanto lo permita la situación en materia de seguridad, UNICEF y los aliados que participan en las operaciones de respuesta rápida ante los desplazamientos de población iniciarán la distribución de artículos domésticos de primera necesidad y pondrán en marcha intervenciones de salud que beneficiarán a las familias desplazadas. En Goma ya se dispone de suficientes conjuntos de esos materiales para abastecer a 14.200 familias.

Además, se cuenta con conjuntos de materiales de aprendizaje y enseñanza escolar de emergencia, que facilitarán el retorno de los niños y niñas a clases cuando se haya estabilizado la situación. Un gran número de niños no recibe educación ya que permanecen cerradas todas las escuelas en un radio de 30 kilómetros alrededor de Goma. Sin embargo, y en colaboración con el Ministerio de Educación y diversos aliados, UNICEF lleva a cabo una evaluación de los daños sufridos por las escuelas de la región.

“Hacemos un llamamiento a todas las partes involucradas en el conflicto para que realicen todos los esfuerzos posibles, con el fin deproteger los derechos de todos los niños. La supervivencia y el bienestar de ellos debe ser nuestra preocupación común”, subrayó Bentein.

UNICEF necesita más de 164 millones de dólares para dar respuesta a las necesidades de los niños, niñas y mujeres afectados por la crisis que sufre la República Democrática del Congo en 2012. Pese a que sus labores se concentran actualmente en la provincia de Kivu del Norte, UNICEF continúa dando respuesta a las necesidades de los niños y niñas de todo el país, entre ellos los que padecen los efectos de las inundaciones, la desnutrición, el cólera, el sarampión y el desplazamiento tanto en la región meridional como en la occidental.

Hasta noviembre de 2012, más de 2,4 millones de personas se encuentran desplazadas en la República Democrática del Congo debido a los combates entre el Ejército congoleño y diversos grupos rebeldes. De ellos, 1,6 millones son habitantes de Kivu del Norte y Kivu del Sur, y más de un 60% son niños, niñas o mujeres.


 

 

Búsqueda