República Democrática del Congo

Las labores de divulgación a las madres para prevenir el VIH en la República Democrática del Congo

Imagen del UNICEF
© UNICEF DRC/2009/Marinovich
Una clase de atención prenatal en Likasi, en la República Democrática del Congo. En 2004, se comenzó a llevar a cabo un programa para la prevención de la transmisión de madre a hijo en la provincia de Katanga. Desde entonces, con apoyo de UNICEF, y ahora estos servicios están disponibles en 26 lugares.

Por Shantha Bloemen

KATANGA, República Democrática del Congo, 26 de agosto de 2009 – Louise Ngone es la directora de enfermeras del centro de salud Kikula en Katanga. Ngone –o “Mamá Louise”, como la llaman afectuosamente– es una incansable defensora de todos los niños y niñas que nacen en su clínica y trabaja apasionadamente para que el menor número posible de niños nazcan con el VIH.

Aunque la actividad es intensa en la clínica Kikula, donde nacen un promedio de 25 bebés cada semana, el compromiso del personal y los voluntarios conlleva el respeto por la intimidad de los pacientes, una estrecha supervisión y un seguimiento de la atención.

Tal vez debido a esta atención suplementaria, en el centro Kikula se registra el mayor número de mujeres que aceptan someterse a una prueba de detección del VIH en la provincia. 

Divulgación voluntaria
 
Una característica de la clínica es la red voluntarios de divulgación, como Elizabeth Ida Muteta, una dirigente comunitaria, maestra escolar y madre de 10 hijos. Esta mujer visita a las embarazadas a domicilio para alentarlas, a ellas y a sus maridos, a que se sometan a la prueba del VIH.

“Trabajo como voluntaria para ayudar a cambiar los comportamientos de la comunidad”, dice Muteta. “Tenemos que educar a la comunidad y superar la brecha que hay entre la comunidad y el centro de salud”.

Ngone y su equipo trabajan con firmeza para ganarse la confianza de las mujeres, ya que muchas de ellas suelen tener miedo de revelar su situación con respecto al VIH o incluso de someterse a una prueba.

“Por razones de privacidad, alentamos a las mujeres a que ellas mismas expliquen su situación a sus maridos”, dice Ngone. “Una vez que la mujer lo ha hecho, nos ponemos en contacto con el marido para que también él se someta a una prueba”. 

“Solamente un reducido número de maridos aceptan someterse a la prueba. Algunos maridos han abandonado a sus mujeres y se han divorciado de ellas sin haberse sometido ellos mismos a la prueba”. 

Evitar la transmisión de madre a hijo

En toda la República Democrática del Congo, se estima que tan sólo un 9% de las mujeres embarazadas que viven con el VIH recibe tratamiento antirretroviral.

El programa para la prevención de la transmisión de madre a hijo se puso en marcha en la provincia en 2004. El centro de salud Kikula es uno de los cuatro centros que proporcionan este tipo de servicios a los 124.000 residentes del distrito. Con el apoyo de UNICEF, estos servicios están ahora disponibles en 26 lugares a lo largo de la provincia de Katanga.

El programa para evitar la transmisión de madre a hijo imparte lecciones prenatales que describen a las mujeres el embarazo y el parto, y la mejor manera de mantenerse sanas y de proteger a sus bebés contra el VIH.

En 2008, el Gobierno congoleño aprobó una estrategia nacional para ampliar los servicios de prevención de la transmisión del VIH de madre a hijo. Sin embargo, hará falta una enorme inversión en el sistema e infraestructura de salud, especialmente en las zonas rurales.

Mejorar las posibilidades de tratamiento
 
Todavía queda mucho por hacer para reforzar la atención del VIH y el SIDA en el país. Con menos de 6.000 médicos para una población de 60 millones de personas, los sistemas prestación de la salud son muy deficientes y se concentran sobre todo en los centros urbanos.

“Esta zona se caracteriza por la existencia de numerosas minas y la gente vive en malas condiciones”, dice el Director Médico del Ministerio de Salud en Likasi, Dr. Ndjiby Delor, que destaca que hay niveles muy elevados de prostitución. “El temor es que si no creamos un programa contra el VIH, numerosas personas podrían contraerlo”.

A medida que el tratamiento mejora lentamente, especialmente ahora que el país recibe asistencia del Fondo Mundial para la lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y el Paludismo, que, la actitud de las personas está cambiando.

“Ahora que tenemos medicinas, resulta más fácil”, dice Mama Louise. “Antes, los maridos preguntaban: ‘¿Qué es lo que va usted a hacer si me someto la prueba? No me va a dar nada, sólo consejos’. Ahora podemos explicarles la importancia de someterse a la prueba y de recibir tratamiento”.

© UNICEF DRC/2009/Marinovich

 

 

Vídeo (en inglés)

KATANGA, República Democrática del Congo, 26 de agosto de 2009 – Louise Ngone es la directora de enfermeras del centro de salud Kikula en Katanga. Ngone –o “Mamá Louise”, como la llaman afectuosamente– es una incansable defensora de todos los niños y niñas que nacen en su clínica y trabaja apasionadamente para que el menor número posible de niños nazcan con VIH.
 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Campaña contra el Sida


Este sitio está disponible en inglés
Búsqueda