República Democrática del Congo

Muerte en Dungu: En la región nororiental del Congo recrudece la violencia rebelde

Imagen del UNICEF
© REUTERS/O'Reilly
Niños desplazados por el conflicto armado en el hospital de Ngalima, en la región nororiental de la República Democrática del Congo. Miles de congoleños se han visto obligados a huir de sus aldeas debido a las matanzas cometidas por las fuerzas rebeldes.

NUEVA YORK, Estados Unidos, 13 marzo de 2009 – Desde diciembre del año pasado, el grupo rebelde ugandés Ejército de Resistencia del Señor (ERS) ha matado a más de 900 personas en la región nororiental de la República Democrática del Congo. Cientos de niños y niñas han sido secuestrados y se cuentan decenas de miles de congoleños desplazados debido al conflicto armado.

AUDIO: escuche

A mediados de diciembre, los esfuerzos conjuntos de las Fuerzas Armadas ugandesas, congoleñas y sudanesas, fracasaron en la captura o la eliminación de los dirigentes del grupo rebelde, cuya captura ha ordenado la Corte Penal Internacional. Ante esas operaciones conjuntas, la respuesta del ERS consistió en saquear poblaciones, incendiar viviendas y matar civiles con armas de fuego, machetes y martillos.

Incluso en una región del mundo acostumbrada a las atrocidades, hacía años que no se registraba una destrucción en tal escala.

Los efectos en las regiones apartadas

La mayor parte de las matanzas y secuestros se registró en el distrito de Dungu, en la provincia Oriental al nordeste de la República Democrática del Congo. Se trata de una región con escasos habitantes y densamente poblada de bosques. En la provincia Oriental no existen caminos pavimentados, de manera que resulta difícil hacer llegar la ayuda a los desplazados".

“Es una región muy apartada a la que sólo se puede acceder en helicóptero, y donde persiste el peligro de nuevos ataques”, manifestó Pierrette Vu Thi, Representante de UNICEF en la República Democrática del Congo.

La inaccesibilidad de la región dificulta también valorar la magnitud de las atrocidades cometidas por el ERS. “Nos preocupa que el recrudecimiento de los combates dé lugar a un mayor número de violaciones de los derechos de las mujeres y los niños y niñas”, dijo la Sra. Vu Thi.

Una generación víctima de la violencia

El ERS nació a mediados del decenio de 1980, cuando sus líderes comenzaron a luchar para proteger los derechos del pueblo acholi, que habita en la región septentrional de Uganda. En la actualidad, sin embargo, los rebeldes se caracterizan por sus tácticas violentas y el secuestro y reclutamiento forzado de niños en sus filas.

The Congolese of Oriental province are only the most recent victims of LRA violence. For years, the rebels have mainly targeted the people of northern Uganda, near the border with DR Congo. Nearly 1 million Ugandans are still displaced by the insecurity in the north, comprising one of the largest displaced populations in the world.

“Durante el curso del conflicto en la región septentrional de Uganda, toda una generación, o quizá más, ha sido víctima de la violencia”, afirmó Chulho Hyun, Especialista de Comunicación de la Oficina de UNICEF en Uganda. “Esto ha tenido consecuencias enormemente negativas para la población civil”.

La reintegración de los niños soldados

Los niños y niñas sufren de manera desmedida las consecuencias del conflicto, tanto porque son víctimas de la violencia como porque se les obliga a participar en ella. Para UNICEF, una de sus principales misiones en la región consiste en desmovilizar a los niños que fueron obligados a sumarse a las filas del ERS y en reintegrarles en la sociedad de Uganda y la República Democrática del Congo.

A lo largo de los años, UNICEF ha colaborado con el regreso al hogar de miles de niños secuestrados por los grupos armados. Sin embargo, se trata de un proceso que no siempre resulta fácil para los niños y para sus comunidades.

“En la región septentrional de Uganda, hay instancias en que el regreso de los niños desmovilizados de las fuerzas armadas es motivo de ansiedad”, explicó el Sr. Hyun. “Hay problemas de difamación, se registran casos de discriminación y hay niños a quienes les resulta difícil recuperar una vida normal”.

UNICEF ha logrado reunir con sus familias a la mayoría de los niños liberados de la reciente ola de secuestros del ERS, a quienes trata de ayudar en la posterior fase de transición. Además, UNICEF brinda atención de la salud y suministros esenciales a muchos niños y niñas desplazados en el distrito de Dungu, así como a sus familias.


 

 

Audio (en inglés)

6 de marzo de 2009: Pierrette Vu Thi, Representante de UNICEF en la República Democrática del Congo, y  Chulho Hyun, Especialista en Comunicación de la Oficina de UNICEF en Uganda, se refieren a la violencia que protagonizan los grupos rebeldes en la región nororiental de la República Democrática del Congo.
AUDIO escuche

Búsqueda