República Democrática del Congo

“HEAL Africa” ayuda a los niños, niñas y mujeres jóvenes que sufren las consecuencias de la guerra

Imagen del UNICEF: Heal Africa, Goma
© UNICEF/HQ05-2181/ Pirozzi
UNICEF y HEAL Africa colaboran para prestar ayuda a los niños, niñas y mujeres jóvenes de la República Democrática del Congo afectados por un conflicto armado que durante el ultimo decenio ha causado 5 millones de muertes y ha desplazado a un gran número de pobladores.

Por Patrick McCormack

GOMA, República Democrática del Congo, 8 de febrero de 2008 – Durante los últimos 10 años, los enfrentamientos entre las facciones en pugna en Goma, la capital de la Provincia de Kivu Septentrional, han causado las muertes, lesiones y el desplazamiento de millones de congoleños. Un reciente informe de la Cruz Roja internacional indicó que desde 1998, cuando comenzó el conflicto, han muerto unas 40.000 personas por mes, en su mayoría niños, niñas y mujeres.

Como resultado de esa situación, miles de familias desplazadas viven hoy en numerosos campamentos en Goma. Se trata de familias que tratan desesperadamente de sobrevivir mientras ruegan por la restauración de la paz y la seguridad. UNICEF lleva a cabo en esta región la mayor operación de ayuda humanitaria del mundo, mediante la cual en 2007 se prestó asistencia a casi medio millón de personas.

La Provincia de Kivu también es escenario de constante violencia sexual. Las bandas que merodean la región abandonan la profundidad de los bosques en los que se esconden y atacan poblados donde realizan matanzas y violaciones para desaparecer luego en la selva. En algunos casos, la edad de las víctimas de las violaciones sexuales no supera los 10 años.

HEAL Africa

Corneille (nombre ficticio), de 13 años de edad, permanece en silencio en un cuarto sin adornos ni mobiliario de una clínica de HEAL Africa, una organización que recibe apoyo de UNICEF. Corneille se había alejado una tarde de la vivienda de su tía para buscar agua cuando fue atacada y violada. La niña logró arrastrarse hasta la vivienda de su tía pero no dijo una palabra sobre lo ocurrido debido a que se sentía avergonzada. Cuando resultó evidente que Corneille estaba embarazada, su tía la echó de su casa.

Por casualidad, Corneille logró ponerse en contacto con HEAL Africa, en cuyas instalaciones vive hoy con su hija, de dos meses de edad.

Poder a las mujeres y niñas

Corneille sufre aún el trauma provocado por el ataque, y su rostro sólo se ilumina con una leve sonrisa cuando mira a su bebé. Pese a que muchas mujeres violadas que acuden al centro rechazan a los hijos que tuvieron como consecuencia de los ataques sexuales, Corneille acepta a su hija con amor. La niña, llamada Joy, representa la única esperanza de Corneille en el futuro.

HEAL Africa hace todos los esfuerzos posibles para ayudar a las niñas y mujeres que han sido víctimas de ataques similares. La clínica cuenta con un pabellón y una sala de operaciones dedicados específicamente a las mujeres con fístulas, que son unas lesiones dolorosas y debilitantes causadas por las violaciones. Muchas mujeres con fístulas son marginadas por sus comunidades, sufren el rechazo de sus maridos y familias, y deben soportar a solas su dolor mientras mendigan o buscan alimentos entre los desperdicios en las aldeas y campamentos donde viven.

La gravedad de la situación se refleja claramente en el lema de la campaña internacional que llevan a cabo UNICEF y la organización caritativa V-Day: “Basta de violar nuestro recurso más importante. Poder para las mujeres y niñas de la República Democrática del Congo”.

Healing Arts

En colaboración con UNICEF, HEAL Africa también lleva a cabo el proyecto “Healing Arts”, mediante el cual se alienta a las mujeres que han sido víctimas de violación sexual a que reciban orientación psicológica prolongada y aprendan costura y diseño de bolsas de mano, carteras, chales y manteles.

Diversos aliados de UNICEF, como la organización V-Day, comercializan esos productos y entregan un dólar por cada artículo vendido a las mujeres que los fabrican. Los organizadores de Healing Arts se proponen aumentar su volumen de ventas al por menor aprovechando la creciente popularidad de los productos cuya comercialización beneficia a los países en desarrollo.

“El proyecto es un componente importante del proceso de recuperación, ya que comienza a devolverles a las mujeres una medida de autoestima, les ayuda a tener confianza en ellas mismas y les proporciona ingresos monetarios”, explicó un agente sanitario de la clínica.


 

 

Búsqueda