República Democrática del Congo

Directivos de organismos de las Naciones Unidas demandan un renovado compromiso para ayudar a la región de los Grandes Lagos en África

Imagen del UNICEF
© UNICEF/Raymond
Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF, se reúne con un grupo de estudiantes de la provincia de Kivu del Sur en la República Democrática del Congo. La escala fue parte de una misión conjunta de los directivos de UNICEF, el Programa Mundial de Alimentos y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en la región de los Grandes Lagos de África.

NAIROBI, Kenya, 3 de marzo de 2006 – Los jefes de tres de los mayores organismos humanitarios de las Naciones Unidas instaron hoy a la comunidad internacional a igualar el progreso político alcanzado en la región de los Grandes Lagos con un nuevo compromiso para ponerle fin al sufrimiento de millones de personas olvidadas por el resto del mundo.

Luego de un viaje de seis días por la República Democrática del Congo, Burundi y Rwanda, los directores ejecutivos de los tres organismos, en su primera misión conjunta en la región, dijeron que lo que habían visto y oído les mostraba la necesidad de una cooperación más estrecha de parte de todos los que ayudan a los refugiados, así como a los desplazados internos y a los repatriados.

“Hemos escuchado claramente su mensaje: ‘No nos abandonen en este momento decisivo cuando corremos el riesgo de regresar a la sangrienta pesadilla en la que hemos vivido a lo largo de tantos años’”, dijeron James Morris, Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos, Ann M. Veneman, Directora Ejecutiva de UNICEF, y Antonio Guterres, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, en una declaración conjunta.

“La solidaridad de la comunidad internacional debe estar a la altura del coraje de los habitantes de la región de los Grandes Lagos”, agregó Morris. “El principio del fin de esta crisis regional está a la vista, pero para alcanzar este objetivo y reconstruir las vidas de la gente, es de vital importancia que le brindemos nuestro apoyo y que redoblemos nuestros esfuerzos”.

Los tres organismos necesitan obtener substanciales contribuciones adicionales para proseguir la labor que están llevando a cabo en los países de los Grandes Lagos.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/Raymond
Centenares de personas se unieron a Veneman, Morris y Guterres en el Puerto de Baraka en el nordeste de la RD del Congo para recibir a refugiados que regresan de Tanzanía.

Motivos de esperanza

Los directores de los organismos fueron testigos casi a diario de la esperanza y la desesperación. El martes, recibieron a 400 refugiados congoleños que regresaban de Tanzanía por el Puerto de Baraka, al este de la RD del Congo. Una hora después, escucharon el testimonio de víctimas de violencia sexual, incluida una niña de 12 años de quien habían abusado cuatro hombres, y de una abuela que salió de su casa en busca de comida y fue violada.

“Esto es deplorable. No es justo. No es justo. Como resultado de estos horribles crímenes, la gente huye y las mujeres están demasiado atemorizadas incluso para cultivar sus tierras”, dijo Morris.

“Las mujeres y los niños deben ser protegidos. La violencia es inaceptable y debe frenarse”, añadió Veneman.

La República Democrática del Congo ha sido el escenario de uno de los conflictos más violentos desde la Segunda Guerra mundial. Una guerra de seis años que ha costado cuatro millones de vidas, sin contar unas 1.200 personas que aún mueren innecesariamente todos los días. Más de 3,4 millones de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares y 17 millones carecen de alimentación regular.

Los directivos de los tres organismos dijeron que había esperanzas, a partir del referendo constitucional de la RD del Congo y del hecho de que millones de personas se hayan inscrito para votar en las elecciones de junio, los primeros comicios presidenciales multipartidistas que se celebrarán en el país en 45 años. Pero esta oportunidad debe verse respaldada por una substancial ayuda humanitaria, tanto para los refugiados que regresan, como para los que aún están siendo atacados en el este del país.

Visitas a escuelas y centros de apoyo

Durante su visita a la RD del Congo, Veneman, Morris y Guterres visitaron dos escuelas, la Maman Yemo y la Mushimbakye. UNICEF, en cooperación con la ONG AVSI (Associazione Volontari per il Servizio Internazionale o “Asociación Voluntaria para el Servicio Internacional”) ofrece actualmente un extenso conjunto de servicios de apoyo a la escuela Maman Yemo. AVSI es un importante aliado de UNICEF en el campo de la educación de emergencia.

El conjunto de servicios incluye la reparación de escuelas y letrinas, capacitación de maestros, suministro de libros de textos para los maestros y de materiales escolares para todos los maestros y alumnos.

La escuela Mushimbakye también recibe ayuda de UNICEF. El apoyo a ambas escuelas se brinda como parte de la campaña de aceleración de la educación primaria que se concentra en la matrícula de las niñas.

Los directivos de los tres organismos visitaron también un establecimiento para niños sin hogar, el Centro Mbongwana, que recibe fondos de UNICEF y del PMA. El centro brinda servicios a varones de 5 a 18 años.

Otra escala en la RD del Congo fue en el Centro de Rehabilitación de Kintambo, dirigido por una organización no gubernamental, la Comunidad Presbiteriana de Kinshasa (CPK). Este centro se ha dedicado a proporcionar servicios básicos de salud y a mejorar el estado nutricional de los niños de Kinshasa y sus alrededores durante los últimos 20 años.

Reuniones con presidentes

Durante su viaje a la región de los Grandes Lagos, los tres líderes de estos organismos de las Naciones Unidas se reunieron con los presidentes de la RD del Congo, de Rwanda y de Burundi, así como con contribuyentes y representantes de otros organismos de las Naciones Unidas y de organizaciones no gubernamentales aliadas. Se reunieron también con personas que habían tenido que abandonar sus hogares en el este de la RD del Congo debido a la violencia, así como con otras que han decidido regresar a sus países después de años de exilio.

“Es una realidad que la ayuda internacional se dirige a las zonas que disfrutan de mayor cobertura de prensa y esta región no ha contado mucho con eso”, dijo Guterres durante la visita de los tres directivos a Rwanda.

Los líderes de los organismos internacionales volaron el miércoles de Rwanda a Burundi, donde 2,2 millones de personas, ente ellos refugiados y repatriados, necesitan ayuda alimentaria en 2006, debido al nivel inadecuado de lluvias, a plagas en los cultivos y a la pobreza endémica. Los funcionarios sostuvieron conversaciones con el presidente y visitaron un centro de alimentación para mujeres y niños desnutridos.

Al concluir su misión en los Grandes Lagos con su escala en Bujumbura el jueves, Morris y Veneman viajaron a Kenya para reunirse con el presidente Mwai Kibaki, en tanto que Guterres viajó a Tanzanía.

Thomas Nybo colaboró en la redacción de este artículo.


 

 

Vídeo (en inglés)

3 de marzo de 2006:
Thomas Nybo, corresponsal de UNICEF, informa sobre la histórica visita de los dirigentes de UNICEF, PMA y ACNUR la región africana de los Grandes Lagos.

Anchura de banda
baja
| alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda