Panorama: Dinamarca

Los donantes se comprometen a donar más de 1.500 millones de dólares de ayuda para la Alianza Mundial para la Educación

El Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, insta a centrarse en los más desfavorecidos

Imagen del UNICEF
© UNICEF Denmark/2011/Thormann
El Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, habla a la Alianza Mundial para la Educación durante la conferencia sobre promesas de contribuciones celebrada en Copenhague (Dinamarca).

La Alianza Mundial para la Educación ha ayudado a más de 19 millones de niños y niñas a ir a la escuela por primera vez. Una campaña para renovar el apoyo a estos esfuerzos culminó en una Conferencia sobre promesas de contribuciones celebrada en Copenhague los días 7 a 8 de noviembre de 2011. Esta serie de artículos pretende dar a conocer el trabajo de la Asociación durante este período fundamental.

Por Joan Howe

COPENHAGUE, Dinamarca, 9 de noviembre de 2011. Los principales donantes que participaron en la primera Conferencia sobre promesas de contribuciones de la Alianza Mundial para la Educación prometieron una financiación inicial de 1.500 millones de dólares estadounidenses durante los próximos tres años para escolarizar a millones de niños y niñas.

La alianza, que cuenta con varios integrantes a escala mundial, celebró una reunión los días 7 a 8 de noviembre en Copenhague (Dinamarca), en la que los donantes también se comprometieron a aumentar la financiación bilateral para brindar apoyo a la inversión en educación y lograr resultados concretos en el acceso y la calidad de la enseñanza. El fondo de educación combinado tiene como objetivo obtener una financiación previsible para escolarizar a 25 millones de niños durante los próximos tres años. Los países en desarrollo se comprometieron a incrementar los fondos nacionales para la educación en más de 2.000 millones de dólares.

“En la actualidad hay millones de niños que dependen de sus promesas. Y sabemos quiénes son la mayoría de ellos”, dijo el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, a los ministros de países donantes y aliados, funcionarios superiores, jefes de organismos de las Naciones Unidas, directores de empresas y líderes de organizaciones de la sociedad civil, sindicatos de maestros y bancos de desarrollo. “Son los niños más pobres que viven en los lugares más aislados, en situación de exclusión y discriminación, a menudo en plena lucha para crecer en mitad de un conflicto o de una catástrofe humanitaria”.

La educación es la clave para reconstruir sus vidas

Lake dio ejemplos de cómo la educación ha ayudado a restaurar un sentido de normalidad en las vidas de niños y niñas que crecen en países como Haití, Liberia, Zimbabwe y Etiopía, lo que demuestra que el progreso es posible incluso en las situaciones más difíciles. Hizo hincapié en Afganistán, que ha logrado importantes avances en la educación en los últimos años, al aumentar el número de niños que acuden a la escuela primaria de un millón hace 10 años a casi 5 millones hoy en día, con un total de aproximadamente de 7,3 millones de niños y niñas matriculados en todos los grados.  

El Director Ejecutivo también hizo hincapié en que hay más de cuatro millones de niños y niñas sin escolarizar en Afganistán, en su mayoría niñas. “El futuro de Afganistán depende de la inversión en el potencial de todos sus ciudadanos”, dijo Lake. “De hecho, ningún país se ha hecho fuerte y se ha mantenido sin estas inversiones”.

UNICEF ha trabajado en colaboración con el Gobierno de Afganistán para alcanzar los objetivos nacionales de educación. El Ministro de Educación de Afganistán, Farooq Wardak, describió los esfuerzos gubernamentales para llevar a cabo una estrategia centrada en las comunidades con la intención de establecer escuelas y mantenerlas abiertas mediante la protección de los estudiantes y los profesores. En las provincias con menor matriculación se hace hincapié en la escolarización de las niñas.

Peter Crowley, Representante de UNICEF en Afganistán, puso de relieve que la educación es esencial para lograr la paz y la estabilidad. Reconociendo los avances que el país ya ha realizado desde que los talibanes prohibieron a las niñas acudir a la escuela, Crowley señaló que “Afganistán ha comenzado a dar un verdadero impulso a la educación; si se mantiene el apoyo a estos logros, pueden llegar a ser autosuficientes”.


 

 

Búsqueda