Panorama: Dinamarca

Apertura en Dinamarca del Foro infantil sobre el clima

Imagen del UNICEF
© Pryner Andersen Jonas
Un embajador del Foro infantil sobre el clima coloca su "mano" en un globo gigante con los nombres de los compañeros delegados.

Por Karin Aaen

COPENHAGUE, Dinamarca, 30 de noviembre de 2009 – Mientras Copenhague se prepara para recibir a los dirigentes mundiales y a las delegaciones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que se celebrará del 7 al 18 de diciembre, un grupo de jóvenes de 44 países ya ha comenzado a debatir el futuro de nuestro planeta en un Foro.

Organizado por UNICEF y la ciudad de Copenhague, el Foro infantil sobre el clima comenzó el 28 de noviembre en el ayuntamiento de la capital con la participación de 160 niños de países tan diversos como China, Bangladesh, Kiribati y Nigeria.

La ceremonia de apertura, de una hora de duración, acompañada por actuaciones musicales y de la interacción entre todos los participantes, ha sido convocada con un mensaje principal: los jóvenes están tomando la cuestión del cambio climático con seriedad y están adoptando medidas para aumentar la conciencia mundial.

"No debemos aceptar las cosas como son", dijo la condesa Alexandra Christina de Frederiksborg, una patrocinadora del Comité Nacional en Dinamarca pro UNICEF y una de las oradoras invitadas en el Foro."Hay que mantenerse y luchar, incluso si las fuerzas contra las que luchamos son tan grandes que tienen poder de decisión sobre los vientos, las aguas y las estaciones. Son las fuerzas del cambio climático. Nosotros mismos las hemos creado, y ahora es nuestra responsabilidad mantenerlas a raya".

La condesa añadió que, si bien uno puede desanimarse por la magnitud del problema, es importante no perder la esperanza. "Debemos pensar positivamente, y debemos alentar a otros a adoptar medidas positivas, junto a nosotros", dijo.

Intercambio de ideas

El día comenzó temprano para los delegados infantiles. A las 9 de la mañana, una exposición que habían ayudado a producir abrió sus puertas en la sala principal. Mostraba sus principales preocupaciones y recomendaciones relativas a la cuestión del cambio climático. La muestra, abierta al público en general, atrajo a una gran cantidad de personas curiosas que casualmente pasaban por la zona del ayuntamiento, en el corazón de Copenhague.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Denmark/2009/Pires
Embajadores del Foro infantil sobre el clima de 44 países posan para una foto de grupo en el ayuntamiento de Copenhague, antes de ensayar “It's My World”, la canción oficial del Foro.

"Espero que nos escuchen como uno de los primeros países que han sufrido los efectos del cambio climático", dijo Mohamed Axam Maumoon, de 15 años de edad, de la delegación de Maldivas. "Queremos ser capaces de decir a nuestros hijos que preservamos el planeta para ellos".

Después de montar la exposición, todos los niños se reunieron por primera vez en el salón de sesiones plenarias, una sala construida en septiembre de 1905. Los coordinadores y los delegados infantiles intercambiaron primero impresiones e ideas, y luego prepararon la sesión de apertura.

Una vez que se terminaron las observaciones y los discursos preliminares, se inició un debate en el salón principal y todos los delegados de los niños se invitaron unos a otros a debatir temas relacionados con el clima en sus países.

"Por favor, pide a tu país que nos ayude. Maldivas sufrirá mucho si el nivel de los océanos empieza a subir", dijo Mohamed Axam Maumoon al joven  de 15 años de edad Daniel Christensen,  perteneciente a la delegación danesa. "Haremos todo lo posible para apoyaros", respondió Daniel. 

Vincular los derechos del niño y el cambio climático

Por la tarde, antes de la sesión plenaria para debatir los puntos en común entre el Foro infantil sobre el clima y la próxima Conferencia, todos los delegados se dividieron en seis grupos –de aproximadamente 30 niños cada uno– para hablar sobre la Convención sobre los Derechos del Niño que celebró su XX aniversario la semana pasada.

Para muchos jóvenes delegados, la correlación entre el cambio climático y los derechos de los niños era evidente. Si están obligados a vivir en un planeta donde el medio ambiente está en peligro, la mayoría de los niños no serán capaces de disfrutar la vida plenamente, ya que aumentarán las amenazas a su salud y su bienestar.

"El cambio climático causa escasez de alimentos y de agua en mi país", dijo la keniana Laurine Oyodah, de 15 años de edad. "Sin nada para beber, por ejemplo, muchos niños no van a la escuela porque tienen que buscar agua y no tienen tiempo para estudiar".

Algunos adultos que persisten en dañar el planeta en muchos contextos de todo el mundo no han captado lo que estos niños ven y entienden claramente. Sin embargo, con el compromiso demostrado por los jóvenes delegados que asistieron al Foro en Dinamarca, se espera que la protección del medio ambiente ya no se considere sólo una opción, sino una necesidad vital y una cuestión de supervivencia.

Para obtener más información, historias y otros materiales, visite el sitio web sobre la juventud y el clima www.uniteforclimate.org


 

 

Búsqueda