Côte d'Ivoire

Llega el primer cargamento de suministros de UNICEF para las familias desplazadas por el conflicto armado en Côte d'Ivoire

NUEVA YORK, Estados Unidos, 18 de abril de 2011. Después de cuatro meses de conflicto, los nubarrones de incertidumbre política que envolvían a Côte d’Ivoire han comenzado a disiparse lentamente. Por primera vez desde noviembre, cuando se desató la crisis como resultado de las disputadas elecciones presidenciales, el fin de semana pasado UNICEF pudo hacer llegar por avión a ese país africano alimentos, materiales médicos y educativos, y los suministros y elementos necesarios para el abastecimiento de agua y saneamiento a la población afectada.

VÍDEO (en inglés). 16 de abril de 2011: Chris Niles, corresponsal de UNICEF, informa sobre la llegada de los suministros de ayuda humanitaria que UNICEF envió por avión a Côte d'Ivoire.  Véalo en RealPlayer

 

Los aviones de carga fletados por UNICEF llegaron el 16 de abril a las ciudades de Abiyán, la capital de Côte d’Ivoire; Man, en la región occidental del país; y Bouake, en la zona central.

“Pese a que a nuestro personal aún tiene dificultades para desplazarse en Abiyán, UNICEF está llegando progresivamente a los sitios donde la población necesita ayuda con más urgencia”, afirma Hervé Ludovic de Lys, Representante designado de UNICEF en Côte d’Ivoire.

Hasta ahora, la violencia que reina en Côte d’Ivoire había impedido casi completamente que las organizaciones humanitarias suministraran ayuda y elementos de primera necesidad a los niños, niñas y familias desplazados en situación desesperada. En días recientes, por ejemplo, el personal de UNICEF se vieron recluidos en su oficina durante 12 días consecutivos. Cuando finalmente pudieron salir del edificio para realizar la distribución de suministros de emergencia presenciaron la muerte de tres personas.

Grave escasez de alimentos y agua

Debido a que la crisis está ocasionando el desmoronamiento de la infraestructura sanitaria y de saneamiento del país, la población también está amenazada por los brotes y la propagación de enfermedades. “Las probabilidades de que ocurra un brote de sarampión son elevadas y en el sur del país ya se han producido tres casos confirmados de poliomielitis”, explica Gaelle Bausson, Especialista de Comunicación de emergencia de UNICEF. “La situación es muy preocupante”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Côte d'Ivoire/2011/Gouegnon
Descarga de una parte de las 30 toneladas de suministros de ayuda de emergencia enviados por UNICEF a Abiyán (Côte d'Ivoire) para cubrir las necesidades básicas de los niños y familias desplazados, que se encuentran en situación desesperada.

Además, en diversos puntos del país se han producido saqueos y robos de los cargamentos de medicamentos esenciales. UNICEF logró distribuir suficientes medicamentos esenciales para cubrir las necesidades de unos 8.000 pacientes en Abiyán, así como galletas de alto contenido proteínico para tratar a los niños que sufren desnutrición.

UNICEF y sus aliados también han trabajado contra reloj para abastecer de agua potable a la población en las regiones donde las plantas depuradoras dejaron de funcionar. Las organizaciones de ayuda humanitaria colaboran con el gobierno para reactivar las plantas de tratamiento de agua mediante el uso de grupos electrógenos, además de difundir a la población información sobre cómo purificar el agua contaminada.

Sin embargo, esas labores han tenido alcance limitado debido a razones logísticas, de manera que la contaminación del agua sigue representando un grave peligro, especialmente para los niños y niñas de corta edad.

Las necesidades de los desplazados

Entretanto, cientos de miles de personas continúan desplazadas debido al conflicto. Aunque muchas de ellas huyeron a la vecina Liberia, la mayoría permanece en diversos campamentos en Côte D’Ivoire. Uno de ellos, el de la Misión católica, situada en Duékoué en la región occidental del país, alberga a más de 27.000 personas que se vieron obligadas a abandonar sus hogares y aldeas. Como también sucede en otros campamentos, las necesidades de esos desplazados son abrumadoras.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Côte d'Ivoire/2011/Gouegnon
Un trabajador de UNICEF verifica el contenido de un cargamento de suministros médicos en el aeropuerto Felix Houphouet Boigny, en Côte d'Ivoire.

“No sólo hay escasez de agua y alimentos, sino que las condiciones de saneamiento son muy deficientes”, señala Gaelle Bausson. “Pese a los grandes esfuerzos que realizan las organizaciones humanitarias, sólo es posible satisfacer el 37% de las necesidades”.

Bah Bonao Sidonie, una mujer de 41 años que vive en el campamento de la Misión católica desde hace tres semanas, perdió a uno de sus hijos debido a una enfermedad diarreica y tres de sus hermanos perdieron la vida en los combates.

“Ni siquiera pude llorar por la pérdida de mi hijo”, comentó. “No pude llorar porque tenía el estómago vacío, y porque no tenía agua ni comida”.


 

 

Búsqueda