Côte d'Ivoire

Ayuda de emergencia de UNICEF por vía aérea para los desplazados por el conflicto de Côte d’Ivoire

Imagen del UNICEF
© IRIN/Nancy Palus/2011
Un niño sostiene su cupón de alimentos en la fila para distribución de comida en la misión católica de Duékoué.

Por Gaëlle Bausson

DUÉKOUÉ / MAN, Côte d’Ivoire, 15 de abril de 2011 – “Duékoué es como el lejano oeste, necesitamos hallar la forma de que la situación se normalice”, dijo Ibrahim de 39 años de edad, a cargo de una familia numerosa de ocho miembros, y que encontró refugio en uno de los terrenos habilitados para personas desplazadas en la ciudad de Man, en la parte occidental de Côte d’Ivoire.

“Hemos huido de nuestras casas dejando la comida en el fuego, con los Kalashnikovs disparando. Caminamos 25 kilómetros, con mi hermana, mi mujer embarazada y todas estas criaturas”, dice señalando a tres niños y dos adolescentes. “Necesitamos comida y atención sanitaria, necesitamos seguir adelante con nuestras vidas”.

La situación sigue siendo desesperada

Tras cuatro meses de estancamiento político y batallas al oeste del país y en su principal ciudad, Abidjan, los oscuros nubarrones de violencia poselectoral y los enfrentamientos se están alejando lentamente en Côte d’Ivoire, dando paso a una recuperación.
A pesar de la captura de Laurent Gbagbo, la situación humanitaria permanece sumamente inquietante ya que aproximadamente 750.000 personas han tenido que huir de sus casas por miedo a la violencia y otras 150.000 han salido hacia la vecina Liberia. A esta situación, ya de por sí angustiosa, hay que añadir los cinco millones de personas de Abidjan que han quedado desamparadas en sus casas en las dos últimas semanas con escaso o nulo acceso a comida, agua y asistencia sanitaria.
En la zona occidental, la situación de personas desplazadas como Ibrahim y su familia es preocupante, especialmente en las ciudades de Man, Guiglo y Danane y aún más en la de Duékoué. En esta ciudad, 27.500 personas, en su mayoría mujeres, niñas y niños, se encuentran resguardados en el terreno de una misión católica de tamaño no mayor que dos campos de futbol. “Lo más preocupante es el hacinamiento”, dice el Padre Cyprien Ahoune que dirige la misión y colabora con UNICEF y otros actores humanitarios para responder a las necesidades de los desplazados.
Para UNICEF, el mayor riesgo son epidemias como el sarampión y las enfermedades diarreicas.
“La reciente llegada de otras 20.000 personas ha puesto a prueba los recursos del campamento hasta límites insospechados. A pesar del enorme esfuerzo de todos los actores humanitarios, todavía no están apropiadamente cubiertas necesidades como las sanitarias y el agua limpia, y es urgente que se establezcan otros emplazamientos para mejorar las condiciones de vida y prevenir epidemias”, subrayó Basile Djedjro, funcionario de WASH para UNICEF.

Tensión manifiesta

UNICEF y sus colaboradores trabajan para ofrecer a diario 150.000 litros de agua al campamento, y de ese modo mantener las 80 letrinas que se han construido hasta la fecha, pero se necesita hacer mucho más.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Denmark/2011
UNICEF prepara su primer viaje aéreo desde que comenzó la lucha armada. El 16 de abril aterrizarán 32 toneladas métricas de suministros humanitarios en ciudades como la asediada Abidjan.

“Para respetar las normas humanitarias mínimas, necesitamos proporcionar más del doble de agua y otras 400 letrinas”, explicó François Bellet, especialista regional de WASH para UNICEF en África Occidental y Central.
“Podríamos manejarnos si fueran 1.000 personas, pero tal y como está la situación, lo más urgente es reubicar a la gente en otros lugares”, dijo el Padre Cyprien.
Sólo unos pocos están dispuestos a regresar a sus hogares y recelan de la inseguridad que todavía existe en algunas zonas y de las tensiones interétnicas que se palpan tan pronto como se entra en una discusión con la gente de la región. El gobernador del departamento y algunas autoridades locales han encontrado otros emplazamientos y tanto UNICEF como las ONG colaboradoras trabajan intensamente para establecer en ellos los servicios básicos.

Suministros de UNICEF por vía aérea

Otra de las principales preocupaciones es la de proporcionar atención sanitaria en un contexto en el que los medicamentos escasean, gran parte del personal médico no acude al trabajo y la cadena de suministros se rompe debido a la inseguridad.
“Mis nietos gemelos cayeron enfermos con tos y fiebre y uno de ellos murió aquí, en el campamento, la semana pasada”, dijo Tehe Fie Ernest, un abuelo de 42 años, sentado en medio de su familia mientras vigila el sueño de su otro nieto. “Se encontraba muy débil y no comió nada durante una semana, pero recibimos los medicamentos en el campamento y espero que se ponga mejor”.
Las buenas noticias son que, por primera vez en semanas, UNICEF va a poder proporcionar al país por vía aérea más de 60 toneladas de suministros médicos, alimenticios, educativos, de agua y sanitarios.
“Sigue siendo muy difícil para nuestros equipos circular en Abidjan pero UNICEF está logrando llegar hasta la gente y repartir mucha de la ayuda que se necesita”, dijo Hervé Ludovic de Lys, representante designado de UNICEF en Côte d’Ivoire.
Está programado que el 16 de abril los aviones de cargo fletados lleguen a Abidjan, Man, al oeste del país, y Bouake, en el centro.


 

 

Búsqueda