China

Pese a los obstáculos que presentan la altitud y el frío, continúan las labores de socorro en China

Imagen del UNICEF
© UNICEF China/2010/Jerry Liu
Una mujer entre las ruinas de la ciudad de Jiegu, en el condado de Yushu de la provincia china de Qinghai. El terremoto del 14 abril destruyó casi un 85% de todas las edificaciones de Jiegu.

NUEVA YORK, Estados Unidos, 19 de abril de 2010 – La altitud elevada está obstaculizando las labores de los equipos de rescate que distribuyen suministros a los damnificados por el terremoto de magnitud 7,1 que el 14 de abril sacudió la prefectura autónoma tibetana de Yushu, en la provincia china de Qinghai.

AUDIO: escuche

Hasta ahora, unos 200 trabajadores de rescate se han visto obligados a abandonar la región debido al mal de altura. Pese a ese y otros obstáculos, UNICEF ha continuado enviando a la región suministros de socorro, como tiendas de campaña que se emplean como aulas, mantas y prendas de vestir abrigadas para los niños y niñas.

El terremoto se hizo sentir con particular violencia en la pobre y apartada ciudad de Jiegu, en la meseta del Tíbet, a unos 4.000 metros de altitud. Un 85% de los edificios de Jiegu se desmoronaron, dejando a los niños, niñas y familias de la región a merced del frío clima.

La protección de los desplazados

En entrevista telefónica con Radio UNICEF, Dale Rutstein, Jefe de Comunicación de la Oficina de UNICEF en China, afirmó que la altitud y las bajas temperaturas han complicado tanto la situación de las víctimas del terremoto como la de los trabajadores de rescate.

“Las temperaturas, que durante el día son moderadas, descienden a números negativos durante la noche”, explicó. ”Centenares de miles de personas duermen a la intemperie debido a la destrucción de un elevado porcentaje de viviendas y otras estructuras. Si uno no cuenta con mucho abrigo o protección, éste no es un buen lugar para dormir a cielo abierto”.

Un 50% de los niños y niñas del condado estudian en colegios de internado, muchos de los cuales sufrieron daños graves. Afortunadamente, el terremoto ocurrió antes de las 8 de la mañana, de manera que muchos alumnos habían abandonado sus habitaciones en las residencias estudiantiles pero aún no estaban en clases.

Rutstein cree que no se registraron más víctimas debido a la hora en que ocurrió el seísmo. “Además”, agregó, “se trata de una región muy poco poblada”.

Retorno a la normalidad

Imagen del UNICEF
© UNICEF China/2010/Jerry Liu
Un grupo de sobrevivientes en el condado de Yushu, en la provincia de Qinghai, donde estuvo localizado el epicentro del terremoto de China. Según las autoridades, un 80% de las escuelas primarias y un 50% de los centros secundarios del condado sufrieron daños graves.

Según las autoridades locales de educación, un 80% de las escuelas primarias y un 50% de los centros secundarios de Yushu sufrieron graves daños, lo que afectó a más de 23.000 estudiantes.

 “Las escuelas de la zona afectada sufrieron graves daños, de manera que brindaremos apoyo a las labores del Gobierno destinadas a garantizar la instalación de aulas provisionales”, apuntó la Dra. Yin Yin Nwe, Representante de UNICEF en China y Presidenta del Equipo de las Naciones Unidas de actividades en casos de desastre.

 “Es importante que después de desastres como éste los niños y las niñas retornen a la normalidad lo antes posible”, añadió la Dra. New. “La experiencia del terremoto de Sichuan de 2008 indica que los niños se recuperan mejor si vuelven a clases y reciben apoyo psicosocial adecuado”.

Un región de intensa actividad sísmica

Por pedido de las autoridades chinas, UNICEF se prepara para enviar a la región afectada por el terremoto 2.000 pares de botas invernales, 5.000 mochilas y conjuntos de elementos escolares y 500 pizarrones, además de ambulancias, generadores y equipos y materiales médicos.

Por su parte, el Ministerio de Asuntos Civiles de China desempeña un papel importante en el marco de la respuesta a la situación de desastre, ya que está enviando tiendas de campaña, ropa de invierno, mantas, colchas y otros suministros de emergencia.

El desastre natural ocurrió en una región de intensa actividad sísmica, donde el 97% de la población es de origen tibetano.


 

 

Audio (en inglés)

19 de abril de 2010:El Jefe de Comunicación de la Oficina de UNICEF en China, Dale Rutstein, se refiere a las labores de socorro a los damnificados por el terremoto en la provincia de Qinghai.
AUDIO escuche

Búsqueda