China

UNICEF suministra equipos médicos y ambulancias en una región china afectada por un terremoto

Imagen del UNICEF
© UNICEF China/ 2009
Tras el terremoto de China del año pasado, UNICEF donó ambulancias y equipos y materiales médicos.

Por Bo Jin

El 12 de mayo de 2008, el peor terremoto en tres décadas sacudió China. Posteriormente se han desplegado enormes esfuerzos para la reconstrucción.  Con motivo de los preparativos para celebrar el primer aniversario del desastre, UNICEF ha vuelto a visitar las zonas más afectadas de las provincias de Sichuan and Gansu. A continuación se presenta una de las historias relacionadas con esta situación.

ANXIAN, China, 14 de abril de 2009 – Liu Ju nunca olvidará la madrugada del 26 de febrero de 2009, cuando comenzó a sentir los dolores de parto.

“Esperé un poco, pero todo parecía indicar que los dolores continuarían. Mi familia llamó al número de emergencias médicas y poco después llegó la ambulancia”, recordó la mujer. Camino al centro de maternidad y pediatría de Anxian, la Sra. Liu dio a luz una niña. Cuando los doctores examinaron a la madre y a su hija comprobaron que ambas se encontraban en buen estado de salud.

La ambulancia en la que dio a luz la Sra. Liu fue donada por UNICEF como parte de los 20 vehículos similares que suministró el organismo internacional el año pasado a varios hospitales que resultaron dañados por el devastador terremoto de mayo de 2008.

Amplio y bien equipado

El edificio principal del centro de maternidad y pediatría de Anxian permaneció clausurado por razones de seguridad hasta julio de 2008, de manera que todas las mujeres embarazadas que estaban internadas allí fueron transferidas a establecimientos médicos de ciudades vecinas. El transporte de esas mujeres no habría sido posible si no se hubiese contado con la moderna ambulancia.

“Es un vehículo amplio que cuenta con todos los elementos necesarios. La ambulancia funciona de manera excelente aún en las peores condiciones meteorológicas”, explicó su conductor, el Sr. Xu.

Refugios prefabricados

Además de donar los vehículos, UNICEF suministró a los establecimientos de salud de las regiones afectadas por el terremoto grandes cantidades de medicamentos y suplementos de nutrición, así como materiales y equipos médicos. El primer cargamento llegó por vía aérea el 30 mayo, menos de tres semanas después del seismo.

Debido a que muchos edificios de Qingchuan resultaron destruidos por el temblor, todos los organismos del gobierno y de las dependencias públicas tuvieron que trasladar su personal y operaciones a una “ciudad prefabricada” en una zona rural. Ju y su familia viven en un refugio prefabricado desde entonces.

El centro de maternidad y pediatría de Qingchuan se compone de 27 habitaciones prefabricadas de unos 20 metros cuadrados cada una. En el caso de este Centro, la ambulancia donada por UNICEF también tuvo una importancia providencial. Como cuenta Duan Shaoying, director del centro, la ambulancia con que contaba el mismo fue destrozada por un desprendimiento de rocas durante el terremoto.

“Cuando recibimos la nueva ambulancia de UNICEF en mayo, nos pusimos muy contentos”, explicó la Sra. Shaoying.

Reconstruir mejor

La Sra. Duan señaló que los principales hospitales de Qingchuan se integraron temporalmente tras el terremoto para poder desplegar y emplear mejor los recursos con que contaban. La ambulancia, por ejemplo, fue compartida por todos los hospitales, y se utilizó dos o tres veces por día, como promedio.

Los equipos médicos suministrados por UNICEF, como incubadoras, camillas para exámenes pediátricos, camas obstétricas y básculas, garantizaron en gran medida la buena salud de las mujeres embarazadas y sus hijos e hijas.

 “Ahora nuestro objetivo consiste en reconstruir mejor”, concluyó la Sra. Duan.


 

 

Búsqueda