Chile

UNICEF visita las localidades de la región del Maule, la más afectada por el seísmo y el maremoto

Imagen del UNICEF
© REUTERS/Ivan Alvarado
Los residentes recuperan artículos de los escombros que han dejado las olas generadas el 28 de febrero de 2010 por un gran terremoto cerca del epicentro situado en Pelluhue. El personal de salvamento chileno usó palas y martillos para encontrar supervivientes de un terremoto enorme en Chile que desencadenó un maremoto en el océano Pacífico y dio lugar al saqueo por parte de residentes desesperados y hambrientos.

SANTIAGO, Chile, 11 de marzo de 2010 – “Los padres no quieren separarse de sus hijas e hijos, ni ellos de sus padres. Por temor a un nuevo terremoto, no quieren bajar de los cerros y eso dificulta el regreso a clases”, dijo Daniel Contreras, Especialista en Educación de UNICEF. Contreras formó parte del grupo interinstitucional de las Naciones Unidas que visitó este fin de semana la zona más afectada por el terremoto que sacudió varias regiones del centro y el sur de Chile, para verificar las necesidades más urgentes de la población.

UNICEF, como parte del sistema de las Naciones Unidas, se prepara para apoyar en los próximos tres meses al Gobierno en los temas de agua, saneamiento y protección para la niñez afectada; después de que se entregara la asistencia inmediata, consistente en la distribución de pañales para más de 60.000 niñas y niños de la ciudad de Constitución, alimentación y artículos de aseo personal para adolescentes privados de libertad de las regiones de Maule, Biobío y La Araucanía, además de material educativo.

Las niñas y los niños, los más afectados

Uno de los aspectos más preocupantes es que aún no se ha logrado establecer una rutina mínima para los niños. Pasan todo el día junto a sus familias, no han regresado al colegio y tampoco cuentan con actividades recreativas. “Hay mucho miedo. Los niños y sus familias necesitan apoyo psicosocial y comenzar a normalizar su vida”, expresó el Especialista.

Miedo a un nuevo seísmo, miedo a un nuevo maremoto, miedo a separarse de la familia. Miedo, es el principal sentimiento que tienen las familias que viven en la región del Maule y que sus vidas fueron devastadas por el violento terremoto de 8,8 grados en la escala de Richter, que afectó la zona centro y sur de Chile la madrugada del 27 de febrero de 2010.

El regreso a la escuela: el mayor reto
No será fácil iniciar el año escolar en las localidades mencionadas, ya que cerca del 50% de la infraestructura escolar quedó dañada y muchos recintos estudiantiles se están utilizando como albergues o almacenes.

La misión constató que la ayuda básica, agua y alimentos, llega sin problemas. Asimismo, los servicios básicos se han ido restaurando paulatinamente y los sistemas de comunicación se encuentran prácticamente restablecidos. Sin embargo, se constató que escasean los artículos de aseo e higiene personal.

Ahora viven en los cerros
“Estoy impactado con la destrucción material de la zona, donde la mayor parte de las casas son de adobe y se encuentran en el suelo, lo mismo que muchos edificios públicos que no fueron capaces de resistir el violento sismo”, expresó el Especialista de UNICEF.
 
Los vecinos que viven en las localidades costeras se han organizado de manera espontánea en albergues o campamentos en los cerros. “Ellos mismos se han organizado, son más o menos los mismos vecinos que han traslado su barrio del borde costero a los cerros para alejarse del peligro que podría provocar un nuevo tsunami. Están en familia y prácticamente no hay niños solos. Pero están preocupados por los problemas de convivencia que pueden surgir al haber tantas personas juntas, viviendo en condiciones precarias y con mucho estrés”, enfatizó Contreras.

El Especialista de UNICEF destacó el trabajo realizado por los funcionarios de las diferentes distribuciones públicas, “quienes están dedicados a superar la emergencia 20 horas del día. Conmueve también ver la solidaridad de cientos de voluntarios, de personas anónimas que se movilizan de una localidad a otra con ayuda para los damnificados”.

Daños contabilizados
Según cifras oficiales del Gobierno, hasta el momento se han identificado 497 muertos y dos millones de damnificados. Adicionalmente se han contabilizado 6.000 viviendas sociales inhabilitadas entre las regiones de Valparaíso y La Araucanía, y 16.000 presentan daños menores.  En la zona costera del Maule sólo disponen del 30% de suministro de agua potable.

La misión interinstitucional, integrada por especialistas de ACNUR, OIM, UNICEF y por funcionarios de Oxfam y la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea, se reunió con autoridades de la Oficina Regional de Emergencia en Talca y con autoridades locales, dirigentes sociales y vecinos de las localidades de Cauquenes, Chanco, Pelluhue, Curanipe, Buchupureo, Cobquecura, Constitución, Sausal, Empedrado, Linares y Yerbas Buenas.

Para obtener más información, póngase en contacto con:
Francisca Palma, Oficial de Comunicación, UNICEF Chile,
tel.: 56-2-4228840, 56-9-98726850,
correo electrónico: fpalma@unicef.org


 

 

Búsqueda