Chad

Anatomía de una campaña de vacunación en Chad

Por Laure Poinsot

MONGO OCCIDENTAL, Chad, 10 de enero de 2013. Cuatro de los siete hijos de Toma Mamout murieron cuando eran pequeños a causa de la poliomielitis. Su pérdida se convirtió en una misión para ella, que ahora trabaja para alentar a las madres del Chad a que vacunen a sus hijos.

VÍDEO (en inglés): UNICEF informa sobre una voluntaria de difusión de la comunidad que ha conseguido apoyo en favor de las vacunas como parte de una importante campaña nacional.  Véalo en RealPlayer

 

Mamout es una voluntaria de difusión de la comunidad para el Programa ampliado de inmunización de Chad.

Una tasa de inmunización reducida

“La vacunación es una intervención de salud pública eficaz y de bajo costo que reduce considerablemente la mortalidad infantil”, comenta Gianluca Flamigni, jefe de la sección de poliomielitis de UNICEF en N’yamena. Sin embargo, el porcentaje de niños vacunados en Chad durante su primer año de vida, con excepción de la hepatitis, se calcula en un 5%.

Según Flamigni, esta preocupante tasa de vacunación “es el resultado de la profunda pobreza del país, pero también de muchos años de inestabilidad política que dejaron atrás un sistema de atención de la salud deficiente”.

Voluntarios de la comunidad

Con el apoyo de UNICEF, el Programa ampliado de inmunización de Chad trata actualmente de atender más niños.

Los voluntarios como Mamout son un elemento fundamental de la campaña.

Mamout ha trabajado en un hospital y en el centro de salud de Mongo occidental. En el centro de salud dirige la labor cotidiana del programa, desde la vacunación de los niños a la celebración de sesiones de educación con las madres.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Toma Mamout, una voluntaria de difusión de la comunidad, habla con las madres sobre la importancia de las vacunas.

En los poblados cercanos, informa sobre las vacunas, la higiene básica y la utilización de mosquiteros contra el paludismo. “Aconsejamos a las madres que lleven a sus hijos a todas las campañas de vacunación y que cumplan el calendario”, dice.

Un mayor impulso

En las zonas más remotas hay numerosos problemas para ampliar la campaña. Concretamente, resulta difícil garantizar un almacenamiento fiable en condiciones de frío para mantener las vacunas a la temperatura adecuada para que lleguen en buenas condiciones, expone Claude Ngabu, jefe de la suboficina de UNICEF en Mongo.

Otro problema es la resistencia de la comunidad. Según Mamout, cuando visita los poblados más distantes, las comunidades seminómadas locales “se han negado hasta ahora a permitir la vacunación de sus hijos, debido a la ignorancia y el miedo”.

Su labor allí forma parte de una amplia estrategia de comunicación para el desarrollo coordinada por UNICEF, que emplea una combinación de movilización social, promoción y actividades de cambio social y de conducta para incorporar a las autoridades locales y lograr que las personas efectúen cambios simples en su vida cotidiana.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
La tarea de Mamout incluye desplazarse para hablar con las madres en comunidades remotas y seminómadas que no aceptan las vacunaciones.

Mamout también se reúne habitualmente con autoridades y organizaciones de salud que cooperan en el establecimiento de campañas antipoliomelíticas y rondas sistemáticas de vacunación. “Movilizar a las propias comunidades es la mejor posibilidad de lograr mejoras, pues el sistema de salud de Chad es todavía muy deficiente”, explica. “Para una capacitación a bajo costo y actividades de concienciación, UNICEF apoya una red de difusión eficaz y comprometida –voluntarios comunitarios de difusión, vacunadores y supervisores– en la que todos son verdaderos defensores de las vacunas”.

Según Ngabu, las actividades de comunicación y educación están ya dan resultados.

Sintonizar la radio para llegar a los dirigentes comunitarios

La radio también es esencial en estas actividades, ya que permite llegar a más población en comparación con otros medios de comunicación de Chad. Las emisiones y la publicidad “preparan a la gente para las campañas de vacunación. Las familias comprenden rápidamente la necesidad de vacunar a sus hijos”, manifiesta Djimet Khamis Zaouri, editor en jefe de la emisora de radio comunitaria de Mongo.

Según Zaouri, que también es maestro y activista juvenil, “el gobierno necesita trabajar más duramente para poner a más gente sobre el terreno para concienciar al público”. Una de las mejores maneras de hacerlo, dice, es que las autoridades “eduquen a los dirigentes de distrito y de los poblados, para que luego éstos movilicen a los dirigentes de los vecindarios, que finalmente informarán a sus familias. Esto hace que sea más fácil para los vacunadores realizar su labor y casi no cuesta nada”.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
La campaña antipoliomielítica sirve de trampolín para abordar otros trastornos que todavía causan una grave preocupación para la salud pública en Chad.

Los grupos de mujeres también ofrecen un apoyo fundamental por medio de la Unidad de información y coordinación de las asociaciones de mujeres de Chad, un organismo que reúne a 74 grupos en todo el país.

Su dirigente en Mongo, Maïmouna Moussa, reúne sistemáticamente a otras mujeres dirigentes para debatir y promover los mensajes de concienciación. “Se trata de una red eficaz que actúa teniendo en cuenta la prevención y multiplica sus efectos”, dice. “Si la vacunación nos permite evitar que los niños se pongan enfermos, podemos salvar a comunidades enteras. Al cambiar nuestro comportamiento, podemos cambiar nuestras condiciones de vida y cambiar realmente las cosas”.

“La poliomielitis es una cuestión que afecta a todo el mundo, desde el gobierno a las familias”, dice Raabi Diouf, director adjunto de comunicación y vacunas en Mongo.

Importantes avances logrados

La campaña contra la poliomielitis ya ha logrado importantes avances, mediante una labor con aliados como la Organización Mundial de la Salud, los Centros para el control y la prevención de enfermedades de los Estados Unidos, Rotary International y la Fundación Bill y Melinda Gates.

“En 2011, Chad tenía 132 casos de poliomielitis salvaje”, apunta Flamigni. “Este año el número se ha reducido a cinco, gracias a todas las campañas de vacunación realizadas. Estos resultados ofrecen la esperanza de que la cobertura de vacunación aumentará considerablemente en los años venideros”.

Según Flamigni, el programa utiliza la campaña de vacunación contra la poliomielitis a modo de plataforma para incluir otras enfermedades como el sarampión, la meningitis y el cólera, todas ellas graves preocupaciones para la salud en Chad.


 

 

Búsqueda