Chad

El Director Ejecutivo de UNICEF visita Chad para destacar la incipiente crisis en el Sahel

Por Chris Niles

NUEVA YORK, EEUU, 4 de abril de 2012. El Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, ha pedido un aumento urgente de las actividades humanitarias en la región africana del Sahel para evitar la muerte de más de un millón de niños y niñas.

VÍDEO: Concha Grijalba, corresponsal de UNICEF, informa sobre la visita del Director Ejecutivo Anthony Lake a Chad para destacar la incipiente crisis de nutrición en el Sahel. La emergencia amenaza a más de un millón de niños con una desnutrición que puede ser mortal.

 

Lake está de visita por la región occidental de Chad para impulsar una campaña mundial de UNICEF destinada a recaudar 120 millones de dólares, con el fin de ofrecer tratamiento y alimentar a los niños y niñas de la región, que corren el riesgo de morir debido a la desnutrición grave aguda.

“Esta es una región que se encuentra siempre al borde de una crisis. Las familias y los niños están débiles debido a la sequía de 2010 y 2005. Ahora la inseguridad es cada vez mayor en diversos países debido a que hay cientos de miles de personas desplazadas, a que han aumentado los precios de los alimentos y a una mala cosecha”, dijo.

Preparativos en marcha

Al provocar un desplazamiento de personas a gran escala y debilitar los sistemas inmunológicos de los niños y niñas, la incipiente crisis de nutrición trae consigo diversas enfermedades como la poliomielitis, el sarampión, la meningitis y el cólera, que son también una causa importante de la muerte de niños y niñas.

UNICEF trabaja con sus aliados para preparar y establecer cientos de centros de salud en los ocho países de la región del Sahel. Decenas de miles de niños y niñas ya han recibido tratamiento contra la desnutrición grave aguda.

VÍDEO: Vea el anuncio de interés público de UNICEF en el que se exhorta a los donantes a prestar asistencia a los niños y niñas afectados por la crisis en la región africana del Sahel.

 

“La población de la región del Sahel se encuentra al borde de una tormenta absoluta, con un millón de niños en situación de riesgo”, manifestó Lake.

En Chad, más de 6 millones de personas han sufrido los efectos de la crisis; 3,5 millones tienen menos de 18 años. Alrededor de 127.300 niños y niñas menores de 5 años sufren ya las repercusiones de la desnutrición grave aguda.

El país registra también las cifras más elevadas de casos de poliomielitis de África y hace frente a un brote de meningitis, enfermedades que pueden complicar la situación de la infancia a medida que se agrava la crisis de nutrición.

Con el Ministerio de Salud Pública del país, UNICEF ha establecido más de 250 centros de rehabilitación en materia de nutrición en Chad y duplicará esa cifra en los próximos dos meses.

Consolidar la resistencia para el futuro

UNICEF tiene planificado también construir sistemas de salud, saneamiento y protección en todo el Sahel para que los habitantes de la región puedan hacer frente a futuros problemas con un mayor grado de resistencia.

“No se trata sólo de salvar vidas hoy. Se trata de prevenir nuevas situaciones de emergencia mañana con el tipo adecuado de nutrición en el momento adecuado, especialmente para los niños y niñas menores de tres años, y se trata de potenciar unos sistemas sanitarios sólidos para prevenir otra emergencia trágica y lograr que los niños no acaben en los centros de nutrición”, expuso Lake.

 


 

 

Búsqueda