Chad

Nuevos actos de violencia provocan el desplazamiento de más familias y dificultan los operativos de socorro en el Chad

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Alrededor de 90.000 familias del Chad se han unido a los refugiados del Sudán para huir de los combates.

Por Jane O’Brien

NUEVA YORK, Estados Unidos, 28 de noviembre de 2006 – La creciente intranquilidad que se vive en el Chad está dificultando los operativos para ayudar a 250.000 refugiados del Sudán y ciudadanos del Chad víctimas del desplazamiento por los combates que se libran en la región. La enemistad heredada entre las distintas etnias, los ataques de la milicia Janjaweed y la actividad de los rebeldes están aumentando la inseguridad en un país que ya sufre las repercusiones del conflicto en la vecina región de Darfur.

Se calcula que 15.000 habitantes del Chad se vieron forzados a abandonar sus hogares solo en el mes de noviembre, y que cerca de 90.000 ciudadanos de ese país están viviendo en campamentos o en comunidades de acogida.

“UNICEF auxilia inmediatamente a estas personas suministrándoles agua”, dice Stephen Adkisson, Representante de UNICEF en el Chad. “Sin agua, las familias no pueden permanecer en los lugares que las comunidades de acogida les designan. Estamos trabajando para instalar nuevos puntos de agua y, en lo posible, aumentar el rendimiento de los puntos existentes construyendo sistemas de alimentación eléctrica, almacenamiento y distribución”.

El papel que desempeña UNICEF en materia de educación y atención en salud también es decisivo, pues vela por que los niños reciban una nutrición adecuada y estén vacunados contra enfermedades que es posible prevenir.

Se necesitan acciones para restablecer la seguridad

Pero los enfrentamientos del 25 de noviembre en el pueblo oriental de Abeche propiciaron el saqueo de un almacén de suministros de socorro esenciales para varios organismos de las Naciones Unidas. El costo de los materiales robados fue de aproximadamente 1,3 millones de dólares.

“Perdimos varios miles de mosquiteros y mucho material escolar, incluidos pupitres y sillas recién fabricados que iban a ser enviados a las nuevas escuelas”, dice Adkisson. “No obstante, con el restablecimiento del control por parte del gobierno, la población local ha emprendido una serie de acciones para recuperar lo que se robaron. Y eso incluye material proporcionado por UNICEF”.

Adkisson se unió a los llamamientos para tomar medidas encaminadas a detener la inseguridad en el Chad, y dice que abriga la esperanza de que la presencia internacional que se ha propuesto para ese país produzca algún resultado.

“El pueblo del Chad necesita paz”, dice. “Con paz es posible el desarrollo. Pero la falta de paz y de estabilidad conlleva una alta probabilidad de que la población siga sumida en las condiciones en las que se encuentra en este momento”.


 

 

Vídeo (en inglés)

28 de noviembre de 2006:
Stephen Adkisson, Representante de UNICEF en el Chad, se une a los llamamientos para detener la inseguridad en medio de la escalada de violencia.

 VÍDEO  alta | baja

Obtengan vídeo
de calidad profesional
en The Newsmarket

Búsqueda