República Centroafricana

Mia Farrow habla sobre las enormes pérdidas sufridas por los niños y las mujeres desplazados en la República Centroafricana

Vídeo: La Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF, Mia Farrow, habla sobre su reciente visita a la República Centroafricana, y reflexiona sobre “un panorama de violencia, de desplazamiento, de sufrimiento y de privación”.  Descarga este vídeo

 

Imagen del UNICEF
© UNICEF/2014-0865/Bindra
El 2 de julio, la Sra. Farrow recibió a las madres internamente desplazadas y sus hijos en el sitio para personas desplazadas de St. Michel, cerca de la ciudad sureña de Boda, en la prefectura de Lobaye.

Por Tanya Bindra

BODA, República Centroafricana, 7 de julio de 2014 – “No solamente existe la pérdida de las posesiones, de un hogar o de las vidas de los miembros de la familia… También existe el trauma de la inseguridad, el sentimiento de no tener nada seguro. Cuando uno se pregunta: ¿llegaré a despertarme mañana?” dice Mia Farrow, la Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF, que acaba de visitar la República Centroafricana por cuarta vez.

Niños en grave peligro

Alrededor de 535.000 personas están desplazadas en la República Centroafricana debido a la constante violencia, y solamente en la capital, Bangui, hay 110.000 personas desplazadas. Más de 387.500 personas han huido a los países vecinos, especialmente a Camerún, el Chad, el Congo y la República Democrática del Congo.

Especialmente los niños tienen que soportar la mayor carga de la crisis. Alrededor de 2,3 millones de niños se han visto afectados. La inseguridad y los desórdenes en todo el país han provocado que los niños hayan sido desplazados, separados, mutilados, secuestrados, reclutados en los grupos armados, asesinados y violados.

El conflicto ha empeorado una crisis humanitaria y de seguridad que ya era muy grave. A medida que continúa la violencia, el país ha sufrido un deterioro en la atención básica de la salud y los servicios sociales. La enseñanza se ha interrumpido. Los niños se han vuelto más vulnerables a la enfermedad y la desnutrición.

Una ciudad dividida

La Sra. Farrow se reunió con niños y mujeres en la ciudad sureña de Boda. Allí, la población musulmana se refugia en un enclave delimitado por una línea roja. Los soldados internacionales encargados del mantenimiento de la paz patrullan la zona.

En las calles casi vacías de esta pequeña ciudad se observan las tiendas y las casas demolidas de musulmanes y no musulmanes, una prueba de los asesinatos y los saqueos que se produjeron antes de que se estableciera la línea roja.

Por la noche, a veces se pueden escuchar los pasos cautelosos de las mujeres que cruzan la línea para estar con sus maridos y novios confinados en el enclave musulmán, lo que revela que las relaciones entre ambas comunidades solían ser muy estrechas.

“No tenía nada”

Los trabajadores musulmanes de la salud ya no trabajan en el hospital principal por miedo a cruzar la línea roja durante el día. Actúan como voluntarios en la clínica de salud que presta servicios al enclave y recibe asistencia de UNICEF.

La Sra. Farrow se reunió con una madre en la clínica. La mujer dijo que su padre y su marido habían huido durante los combates y le habían dejado a cargo de sus cuatro hijos, uno de los cuales está gravemente desnutrido.

“Me dijo que no tenía nada”, dice la Sra. Farrow. “Había perdido sus ropas, su casa, sus utensilios de cocina y todo lo que había reunido para poder vivir… Me dijo que no le quedaba nada, literalmente.

“Una mira a los ojos de otro ser humano y sabe que no es la única. Ella estaba hablando en nombre de miles de personas que lo han perdido todo en esta crisis. Una simplemente piensa: ¿cómo sería si yo lo perdiera literalmente todo?”

Necesidad urgente de apoyo

UNICEF ha pedido 81 millones de dólares para resolver las necesidades urgentes de las madres y los niños de la República Centroafricana, en apoyo a los proyectos de higiene, salud, educación y protección de la infancia.

La Sra. Farrow dice que cree en la importancia de apoyar a las organizaciones que actúan sobre terreno y disponen de la infraestructura necesaria para salvar vidas como han venido haciendo hasta ahora.

“No se ha recibido ni siquiera la mitad de la cantidad de dinero que UNICEF ha solicitado”, dice. “Por supuesto, en otras partes hay también conflictos, pero este país está tan descuidado y abandonado... Estoy segura de que sus niños tienen el mismo valor que los de otras partes del mundo”.

Llamamiento de UNICEF para los niños de la República Centroafricana

 

 


 


 

 

Fotografía UNICEF: Proteger a los niños es de suma importancia

 

Búsqueda