República Centroafricana

Diario de campo: Niños atrapados por la violencia en la República Centroafricana

Imagen del UNICEF
© UNICEF Central African Republic/2014/Flynn
Una mujer y su hijo de corta edad duermen en una de las camas del centro de nutrición que recibe apoyo de UNICEF en el único hospital pediátrico de la República Centroafricana.

Por Kent Page

A medida que la inseguridad en la capital de la República Centroafricana sigue amenazando las vidas de los niños, UNICEF presta apoyo a las personas y entidades que proporcionan protección y tratamiento médico a las víctimas más jóvenes de la violencia.

BANGUI, República Centroafricana, 13 de enero de 2014 – El sábado llegué temprano por la mañana a Bangui como parte del equipo de respuesta de emergencia de UNICEF en la República Centroafricana. Mientras el avión rodaba hacia la terminal del aeropuerto, pudimos ver la amplia zona que rodea el aeropuerto donde 100.000 personas han construido un campamento improvisado tras huir de los enfrentamientos que han surgido en Bangui y sus alrededores.

Nuestra visita pocas horas después al único hospital pediátrico del país dejó en claro que habían huido de sus hogares por una buena razón.

Por ejemplo, en el último día de 2013, un pequeño niño de 11 años, Bruno*, recibió un tiro en la cabeza cuando los hombres que atacaron su casa no pudieron encontrar a su padre. Una radiografía del cráneo de Bruno muestra claramente la bala que tuvo alojada en el lado izquierdo de su cráneo.   

Un médico del hospital pediátrico, que recibe apoyo de UNICEF, extirpó la bala de la cabeza, y la herida de Bruno aparece ahora cubierta por vendas blancas.

Este muchacho joven y valiente se está recuperando en el hospital, pero su madre está preocupada porque ha quedado ligeramente paralizado de una parte del cuerpo y no puede sostener la radiografía con la mano derecha.

Bruno es sólo una de las numerosas víctimas infantiles de la violencia reciente que están recibiendo atención en el hospital, según explica el Dr. Simplice Kanago. En la habitación de al lado, un niño de tres años tiene el brazo cubierto por una densa capa de vendajes. Recibió un disparo en el brazo en un tiroteo originado por unas rencillas. Y en la habitación de al lado, un niño de 14 años de edad se está recuperando de una herida de bala en la pierna.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Central African Republic/2014/Page
Un niño en un hospital pediátrico que recibe apoyo de UNICEF en Bangui sostiene una radiografía que muestra la bala que tuvo alojada en su cráneo.

Lo que resulta más impactante incluso que la angustia y el dolor por el que han pasado estos niños es que muchos de ellos parecen haber sido un blanco deliberado de sus agresores, aunque hay otras personas en el hospital que resultaron heridas por las balas perdidas.

La asistencia de UNICEF al hospital pediátrico incluye la provisión de conjuntos de salud e insumos de nutrición, así como apoyo de atención médica de emergencia. UNICEF también ayudó a financiar la ampliación del Centro de nutrición, que resulta importante porque el conflicto no solamente ha dado lugar a un aumento del número de niños heridos por balas, granadas y machetes, sino que también ha tenido repercusiones negativas sobre el estado nutricional de los niños. 

Según el Dr. Kanago –que durante las últimas tres semanas ha dormido en el hospital debido a la inseguridad– el número de casos de niños gravemente desnutridos que reciben tratamiento en el hospital casi se ha triplicado: hay alrededor de 125 niños gravemente desnutridos que reciben actualmente asistencia nutricional vital por medio del apoyo de UNICEF y de la ONG Action contre la faim (ACF).

Justo la noche antes de mi llegada, al menos tres personas murieron y muchas más resultaron heridas en Bangui, y muchas casas fueron saqueadas, incluido el hogar de por lo menos un miembro del personal de UNICEF. La inseguridad y la violencia siguen desplazando a las familias e interrumpiendo las actividades económicas en toda la ciudad.

Afortunadamente, el hospital proporciona tratamiento para los niños heridos o desnutridos de forma gratuita.

*El nombre ha sido cambiado


 

 

Fotografía UNICEF: liberados de los grupos armados

Búsqueda