República Centroafricana

Mia Farrow visita la República Centroafricana, un país afectado por el conflicto

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ07-0068/Pirozzi
Durante su visita a la República Centroafricana, la Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF Mia Farrow saluda a un grupo de niños en Voix de Coeur, un centro infantil Bangui, la capital.

Por Sarah Crowe

BANGUI, República Centroafricana, 13 de febrero de 2007 – En una ceremonia organizada rápidamente, el Presidente François Bozizé concedió a la Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF, Mia Farrow, una Medalla de Honor presidencial en reconocimiento a sus servicios al país.

La Sra. Farrow, una conocida activista humanitaria y actriz de renombre internacional, se encuentra en la República Centroafricana para llamar la atención sobre una de las crisis más olvidadas del mundo, un conflicto que ha trascendido las fronteras de los países vecinos, el Chad y el Sudán, y ha dejado a unas 150.000 personas desplazadas en este país aislado y sin acceso al mar.

Según los informes, el presidente estaba impresionado de que la Sra. Farrow viajara desde los Estados Unidos para visitar una zona de la República Centroafricana alejada y afectada por los conflictos, y quiso premiarla como muestra de su gratitud. La medalla presidencial se reserva por lo general a jefes de estado o a ciudadanos del país que se han distinguido en el servicio a la nación, desde su independencia de Francia en 1960.

Vestida con un traje negro muy sencillo, la Sra. Farrow atravesó la alfombra roja frente al palacio presidencial bajo la pompa de la música militar que sonaba detrás de ella. Se mostró claramente emocionada cuando el presidente le colocó la medalla de color turquesa y azul:

“Voy a llevar esta medalla cerca de mi corazón, pero no solamente como un recuerdo de este bello país. Será también un recuerdo constante del valor de su gente”, dijo.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ07-0074/Pirozzi
Mia Farrow administra la vacuna oral contra la poliomielitis a un recién nacido en la ciudad norteña de Birao, cerca de la frontera de la República Centroafricana con el Sudán.

Temores de nuevos ataques

Desde su llegada el sábado, la Sra. Farrow visitó Birao, en el noreste del país, una zona volátil fronteriza con el Chad, el Sudán y la región de Darfur. Numerosas personas vestidas con los trajes coloridos del país la recibieron y llevaron a sus hijos a los centros de vacunación.

Hace sólo dos meses, la zona era un campo de batalla, cuando las fuerzas de la República Centroafricana y el Chad, que reciben asistencia militar de Francia, luchaban para retomar la ciudad de Birao de manos de los rebeldes. En la actualidad, las únicas señales que indican la presencia de un conflicto son las fuertes medidas de seguridad: cañones antiaéreos, una combinación de soldados de la República Centroafricana y el Chad armados con rifles automáticos, y soldados franceses en alerta.

Pero la población todavía sigue teniendo que se reanuden los ataques.

La Sra. Farrow escuchó el testimonio de las mujeres de Birao, que dijeron que muchas de ellos habían sido violadas por los rebeldes y habían tenido que huir durante la batalla para retomar la ciudad, gran parte de la cual ha sido destruida. En medio de las complejidades de este conflicto, lo que está muy claro es que se necesita urgentemente protección.

Imagen del UNICEF
© UNICEF/HQ07-0076/Pirozzi
Junto a un grupo de mujeres de Birao, República Centroafricana, Mia Farrow participa en una campaña para la salud y la supervivencia infantiles que alerta sobre los efectos de los conflictos.

Necesidad de asistencia exterior

“Protección, protección, protección. Sobre todo, esto es lo que necesita la gente aquí”, dijo la Sra. Farrow. “Están muy dispuestos a reconstruir sus vidas y sus poblados, y por supuesto necesitan ayuda. Pero hasta que no haya seguridad, nadie puede hacer nada. Necesitan desesperadamente que las Naciones Unidas vengan y envíen una fuerza internacional para el mantenimiento de la paz, y proporcionen seguridad".

Pero antes de que llegue la paz y los encargados de mantenerla, los más abandonados de todos, los niños y niñas del país, necesitan protección contra enfermedades como el sarampión, el paludismo y la poliomielitis. El personal de UNICEF aquí trata de llegar a los niños y niñas más aislados, pero el acceso es complicado debido a las lluvias estacionales y a los problemas con las infraestructuras.

Con tanta gente desplazada por el conflicto, la República Centroafricana todavía espera ayuda del mundo exterior. Las fuerzas para el mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas han recibido un mandato para la República Centroafricana que les permite defender a los civiles, pero todavía no se ha establecido la fecha para que lleguen a la región.

Durante su visita, la Sra. Farrow también se reunió con niños y niñas que viven en la calle y visitó proyectos sobre el VIH/SIDA en Bangui, así como las comunidades de pigmeos en Lobbaye, al suroeste de la capital. La Sra. Farrow está escribiendo un diario electrónico sobre su viaje a la región, que se puede consultar en www.miafarrow.org.


 

 

Vídeo (en inglés)

13 de febrero de 2006:
La corresponsal de UNICEF Sarah Crowe informa sobre la visita de la Embajadora de Buena Voluntad Mia Farrow a las zonas afectadas por los conflictos en la República Centroafricana.

VIDEO alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda