República Centroafricana

Un millón de personas damnificadas por un conflicto en la República Centroafricana

Imagen del UNICEF
© AP Photo/Benamsse
Los pobladores de la aldea de Zoumbeti, en la región noroccidental de la República Centroafricana, denuncian ante los integrantes de una misión de las Naciones Unidas que sus hogares fueron incendiados durante una campaña de eliminación de los efectivos rebeldes.

Por Kun Li

NUEVA YORK, Estados Unidos, 21 de diciembre de 2006 – Casi un millón de pobladores de la región septentrional de la República Centroafricana sufren las consecuencias de las hostilidades en lo que constituye una “situación de emergencia olvidada”. El conflicto entre el gobierno y las fuerzas rebeldes ha obligado a unos 200.000 pobladores a abandonar sus hogares.

Un equipo de representantes de organismos de las Naciones Unidas, donantes y organizaciones no gubernamentales visitó la región en conflicto el mes pasado. Sus integrantes fueron testigos de la grave situación que confrontan los niños y niñas y las mujeres de ese país. La misión estuvo encabezada por Ibrahima Fall, Asesor Superior Especial de UNICEF.

“Recorrimos gran parte de la región noroccidental del país, que está fuera del control del gobierno y donde los rebeldes se han mantenido activos de manera intermitente durante el último par de años”, explicó el Sr. Fall.

Amenazas de ataques

“Hemos visto aldeas que fueron incendiadas de manera sistemática”, agregó el Sr. Fall, quien también dijo que muchos aldeanos aterrados buscan refugio en el monte para escapar de la violencia mientras los rebeldes destruyen sus hogares y se alzan con sus pertenencias.

Entre las necesidades urgentes de la población desplazada figuran el albergue, los alimentos y el agua. A la grave situación en que viven los desplazados se suma la constante amenaza de ataques contra los niños y niñas y sus familias.

“También hemos verificado la existencia de graves violaciones de los derechos humanos básicos. Se trata de abusos de todo tipo, incluso de asesinatos y violaciones sexuales”, apuntó el Sr. Fall.

Ayuda humanitaria

Pese a que se trata de un país rico en recursos, la República Centroafricana es una de las naciones más pobres del mundo. La esperanza de vida es de sólo 41 años, y uno de cada cinco niños muere antes de cumplir los cinco años de edad. Además, la imposibilidad de de lograr un gobierno estable, así como la turbulenta situación reinante en los países vecinos, como el Sudán y la República Democrática del Congo, contribuyen a prolongar el ciclo de inestabilidad en la República Centroafricana.

“Se trata de un país que ha sido ignorado durante muchos años”, comentó el Sr. Fall. “Hasta ahora, la República Centroafricana no había recibido suficiente atención porque había quienes decían que allí no morían suficientes personas”.

“Pero si esperamos que muera más gente”, señaló, “me temo que será demasiado tarde”.

A fin de poder suministrar ayuda vital a la República Centroafricana, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas ha hecho un llamamiento a los donantes por 49,5 millones de dólares. Esos son los fondos necesarios para poder suministrar a los niños y niñas y a sus familias alimentos, agua y medicamentos, así como para brindarles protección del abuso y la violencia.


 

 

Vídeo (en inglés)

20 de diciembre de 2006:
Ibrahima Fall,  Asesor Superior Especial de UNICEF, describe las labores de la misión que encabezó recientemente en la República Centroafricana.
 VÍDEO  alta | baja

Búsqueda