Camerún

El proyecto Esperanza, que ayuda a las familias de Camerún a confrontar el SIDA, cosecha apoyo comunitario

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Eric Nking (centro) y su esposa, Mary Mbeng (der.), que aparecen preparando una comida para sus 10 hijos, son voluntarios del proyecto Esperanza, que presta ayuda a las personas que viven con VIH. El proyecto recibe apoyo de UNICEF.

Por Chris Niles

NJINICOM, Camerún, 1 de julio de 2008 – Eric Nking y su esposa, Mary Mbeng, están a cargo de la crianza de 10 niños y niñas. Además de los cuatro propios, la pareja es responsable de cuatro hijos de la hermana de Eric que quedaron huérfanos al morir ésta, y de otros dos niños huérfanos con los cuales no guardan parentesco.

El Sr. Nking y la Sra. Mbeng viven en Njinicom, una localidad de la Provincia Noroccidental del Camerún, donde cultivan un pequeño huerto y crían ganado en pequeña escala, lo que les permite obtener parte del dinero que necesitan para mantener a su numerosa familia. Tanto el marido como la mujer están infectados con el VIH. Para ambos, el diagnóstico de la infección fue el prólogo de un período muy difícil de sus vidas.

“Aunque finalmente me recuperé, la noticia me dejó triste durante mucho tiempo”, indicó el Sr. Nking.

“Yo casi me suicido”, apuntó la Sra. Mbeng.

He aceptado que vivo con el VIH

La pareja se reconcilió con el hecho de que ambos tienen VIH gracias a su participación en el proyecto Esperanza, un programa integral de prevención de la infección con el VIH y de apoyo a las personas afectadas, basado en la comunidad. Tras recibir sus diagnósticos, el matrimonio comenzó a participar en un grupo de apoyo de ese proyecto.

Ahora, el Sr. Nking hace trabajo voluntario de orientación y enseña los demás lo que él aprendió del proyecto Esperanza: que es posible vivir una existencia saludable satisfactoria aun cuando se esté infectado con el VIH. La Sra. Mbeng, por su parte, estudia docencia.

“Tengo planes para el futuro”, explicó en Sr. Nking. “He aceptado el hecho de que vivo con el VIH, y he hecho planes para mi vida”.

Labores de difusión en el mercado

Las actividades de difusión del proyecto Esperanza suelen comenzar en el mercado local, donde los pobladores se congregan no sólo para comprar y vender sino para intercambiar información.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Actividades de difusión del proyecto Esperanza en el mercado de Njinicom, donde jóvenes voluntarios conversan con otros jóvenes sobre las maneras de prevenir el contagio del VIH.
El Programa de Difusión en el Mercado les da a los jóvenes la oportunidad de hablar con franqueza acerca del VIH.

“Se trata de un programa que se aplica en todo el Camerún”, explicó Eric Mercier, Asesor Regional sobre SIDA de UNICEF. “Es un método muy simple para involucrar a los jóvenes, y para ayudarles a que modifiquen sus comportamientos peligrosos y aprendan a comportarse en situaciones de riesgo”.

La eliminación del estigma del SIDA

El proyecto Esperanza cosecha apoyo pleno de la comunidad en la lucha contra el VIH/SIDA mediante centros sanitarios que ofrecen servicios de detección del VIH y atención de la salud materna y pediátrica por parte de personal médico y de orientación.

Las vidas del Sr. Nking y la Sra. Mbeng son testimonio del optimismo que el proyecto Esperanza ha logrado generar en Njinicom. Se trata de un optimismo que alienta la franqueza y la voluntad de hablar sobre el VIH y el SIDA y de eliminar el estigma de la enfermedad.

“La gente debería estar dispuesta a hablar más”, comentó el Sr. Nking. “Porque cuando uno se conoce a uno mismo y puede hablar abiertamente de uno mismo, no tiene por qué avergonzarse de nada”.


 

 

Vídeo (en inglés)

Chris Niles, corresponsal de UNICEF, informa sobre la manera en que el proyecto Esperanza ayuda a la juventud del Camerún.
 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Campaña contra el Sida


Este sitio está disponible en inglés
Búsqueda