Camerún

Los educadores jóvenes ayudan en la lucha contra el VIH/SIDA

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Junior y sus amigos en las calles de su vecindario

por Thierry Delvigne-Jean

DOUALA, Camerún, 16 de junio de 2005 - Las calles y los callejones de Camerún se han convertido en campos de batalla en la lucha contra el SIDA. En un país donde más de la mitad de la población tiene menos de 25 años de edad, los jóvenes tienen ante sí a un enemigo mortífero. La tasa de prevalencia del VIH entre los cameruneses de 15 a 49 años de edad es del 6,9%, una de las más elevadas de la región.

Cuando Junior se enteró de la existencia de un proyecto de prevención del SIDA dirigido por jóvenes, que recibe apoyo de UNICEF, decidió sumarse. Junior movilizó a sus amigos, y juntos se lanzaron a la lucha en las calles.

 “Nosotros sabemos dónde es que están los problemas", afirma Junior mientras señala una vivienda abandonada con la puerta de calle abierta de par en par. "Los chicos y las chicas suelen reunirse allí bien entrada la noche...", dice con una amplia sonrisa.

Junior guía a su grupo de amigos por las calles de su vecindario, en las afueras de Douala. Buscan los sitios donde puede que se registren comportamientos peligrosos que contribuyan a la propagación del VIH en su comunidad. Su tosca indumentaria (camiseta sin mangas, pantalones semicaídos) contrasta con sus sonrisas amistosas y sus rostros cordiales.

El grupo se detiene frente a tres autos abandonados y Junior toma nota del lugar donde se encuentran. "Estos automóviles abandonados constituyen un peligro porque los jóvenes los usan para tener relaciones sexuales", explica el joven.

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Algunas parejas mantiene relaciones sexuales dentro de automóviles abandonados y se exponen al contagio con el VIH.

Una vez completado el recorrido por el vecindario, el grupo marca las zonas de riesgo en mapas. La localización de esos puntos de riesgo y vulnerabilidad en los mapas es uno de los aspectos fundamentales del proyecto. De esa manera, es posible determinar los lugares de la comunidad donde los jóvenes corren mayor peligro de contagio del VIH, y les ayuda a localizar los recursos comunitarios disponibles.

“Hemos localizado 32 bares en nuestra zona", afirma Junior mientras señala los puntos rojos en un mapa de grandes dimensiones pegado a la pared. "Los adolescentes varones van a esos bares para demostrar que pueden comportarse como adultos. Allí beben cerveza y entablan relación con las chicas".
Mediante la localización en los mapas de los factores de riesgo en su medio ambiente, los jóvenes comienzan a comprender que su ámbito físico y social puede determinar comportamientos peligrosos.

Pero la localización de esos sitios en el mapa sólo constituye el comienzo de las actividades del grupo. Basándose en esa información, Junior y sus compañeros de equipo se reúnen periódicamente para debatir estrategias de prevención y para individualizar los diferentes tipos de comportamientos positivos que desean fomentar entre la juventud de su vecindario.

En su carácter de supervisor de los jóvenes educadores, Junior es responsable de la movilización de 30 adolescentes en su zona. Los 30 jóvenes educadores que ha reclutado se dividen en grupos de 10, y el jefe de cada grupo tiene la responsabilidad de organizar actividades de concienciación y educación en el vecindario.

 “Se acercan porque me conocen", explica Junior. "Si alguien como tú se acerca a una persona joven y la invita a algo parecido, ese joven probablemente dirá ‘Sí, allí estaré’, pero después no irá. Pero si lo invitan sus amigos, entonces sí que irá. Y si alguien decide irse, le puedes pedir que traiga a un amigo. Esa es la manera en que el grupo puede crecer".

Imagen del UNICEF
© UNICEF video
Mediante la localización en los mapas los factores de riesgo en su medio ambiente, los jóvenes comienzan a comprender que su ámbito físico y social puede determinar comportamientos peligrosos.

Junior y varios centenares de dirigentes jóvenes como él se desempeñan como jóvenes educadores en los centros juveniles comunitarios, donde se ofrece información, educación y orientación. Los centros están ubicados en zonas de alto riesgo de todo el país.

En los centros juveniles, los jóvenes reciben capacitación básica sobre la localización de los puntos de riesgo, el análisis de los comportamientos, la planificación de programas y la orientación psicológica. Los centros son también lugares de reunión de centenares de jóvenes educadores, que se reúnen habitualmente para compartir experiencias y recibir apoyo de los jóvenes educadores con más experiencia.

 “Nos dimos cuenta de que cuando permitimos que los jóvenes expresen sus opiniones y hagan oír sus puntos de vista, aumenta su motivación", afirma Jeanne d'Arc Kengne, la coordinadora de un centro juvenil en la ciudad de Douala. “Los jóvenes pueden tomar decisiones sobre problemas que les afectan, debatir esos problemas y buscar las soluciones adecuadas. Aquí estamos para ayudarles a resolver problemas”.

Kengne forma parte del equipo de gestión del centro, en el que participan seis adultos y otros tantos jóvenes. Su trabajo consiste en lograr que el centro funcione sin altibajos y en supervisar la capacitación de los jóvenes educadores.

 “El objetivo del proyecto consiste en ayudar a los jóvenes a analizar la situación en sus comunidades y, al mismo tiempo, lograr la participación de las personas jóvenes con las que resulta difícil establecer contacto", explica. "Las actividades de localización de los sitios de riesgo y de análisis del comportamiento hace posible que los participantes adquieran una gama de conocimientos y aptitudes que les será muy útiles más adelante; como los conocimientos para la vida, las aptitudes de liderazgo y el orgullo propio".

Desde el comienzo del proyecto, en 2000, se han establecido 29 centros juveniles en seis provincias, y unos 20.000 jóvenes educadores han recibido capacitación en todo el país. UNICEF, que colabora con el Ministerio de Juventud y Deportes y el Ministerio de Educación, se propone ampliar el proyecto en todo el país una vez que se disponga de fondos suficientes.

Las lecciones y experiencias obtenidas mediante este proyecto pueden aplicarse en otros países. "Esta experiencia se puede repetir en cualquier país, porque los jóvenes son muy parecidos en todos lados", comenta Nsambuka Badibanga, oficial especializado en cuestiones del VIH/SIDA de UNICEF. "Cuando se les da a los jóvenes la posibilidad de manifestar libremente sus puntos de vista y de ocupar una posición de liderazgo, los jóvenes pueden obtener grandes logros".

El éxito de este proyecto demuestra que cuando los jóvenes cuentan con los conocimientos y aptitudes que corresponden, pueden ejercer una influencia positiva sobre sus pares.


 

 

Vídeo (en inglés)

16 de junio de 2005:
Thierry Delvigne-Jean, corresponsal de UNICEF, informa sobre el proyecto de jóvenes educadores sobre el VIH/SIDA en Camerún.

Anchura de banda:
baja | alta bandwidth
(Real player)

Radio UNICEF

Escuche un programa de Radio UNICEF sobre el proyecto de jóvenes educadores sobre el VIH/SIDA en Camerún.

Enlaces

¿De qué manera afecta el VIH a los jóvenes?

Información sobre el proyecto

Para mayor información sobre el proyecto de lucha contra el SIDA en Camerún, sírvase dirigirse a  la oficina de UNICEF en Camerún  
Búsqueda