Camboya

Los voluntarios de salud en las aldeas de Camboya brindan apoyo crucial a embarazadas y recién nacidos

En septiembre de 2012, UNICEF publicó 2012 Progress Report on Committing to Child Survival: A Promise Renewed (Informe de progresos de 2012 sobre Compromiso con la supervivencia infantil: Una promesa renovada). El informe muestra que el número de niños que mueren antes de cumplir cinco años ha descendido sorprendentemente en las dos últimas décadas.

Esta serie de artículos visita diferentes países para explorar estos datos sobre el terreno.

Haga clic aquí para obtener más información sobre "Una promesa renovada".

Por Carly Witheridge

KAMPONG THOM, Camboya, 24 de septiembre de 2012. Srey Neang (18 años) está embarazada de ocho meses de su primer hijo. Como las oportunidades de empleo son escasas en su aldea, Neang y su marido trabajan en una aldea próxima a Kampong Thom. Campesina en un campo de arroz, Neang ha tenido poco acceso a los servicios de salud y a la información.

VÍDEO (en inglés): UNICEF informa sobre unos voluntarios de salud en la aldeas que prestan ayuda crucial a las embarazadas y los recién nacidos.  Véalo en RealPlayer

 

Queda más terreno por conquistar

Camboya ha realizado progresos sorprendentes en la reducción de la mortalidad de lactantes y niños pequeños. Según un estudio demográfico y de salud de 2010, la mortalidad de lactantes descendió, entre 2000 y 2010, de 95 a 45 muertes por cada 1.000 nacidos vivos.

En cualquier caso, la mortalidad neonatal –los fallecimientos suceden durante los primeros 28 días de vida– ha permanecido alta y representa casi la mitad de todas las muertes de lactantes.

La tasa de mortalidad materna en Camboya también es elevada pese a las sorprendentes reducciones ocurridas en los últimos cinco años. En total 206 madres mueren por cada 100.000 nacidos vivos. Esto supone, un cálculo estimado de 790 madres fallecidas durante el parto todos los años.

Las comunidades ayudan a madres e hijos

UNICEF ha brindado apoyo al Ministerio de Salud con suministros y asistencia técnica para mejorar la disponibilidad y calidad de la atención cualificada para las madres y sus recién nacidos. Para fortalecer la demanda de estos servicios y garantizar que atienden a personas como Neang, UNICEF inició un conjunto de intervenciones conocido como Atención comunitaria para madres y recién nacidos, llevado a la práctica en 17 distritos de todo el país.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Cambodia
Los voluntarios de salud en las aldeas Sokin Thorn y Tuompor Him van de camino al domicilio de una madre en estado residente en la aldea de Korki Chour, en la provincia de Kampong Thom (Camboya). Los grupos de voluntarios de salud en las aldeas están en el corazón de la iniciativa "Atención comunitaria para madres y recién nacidos".

Los grupos de apoyo a la salud en las aldeas son el corazón de esta iniciativa. Equipados con el conocimiento y las habilidades necesarias para aconsejar a las mujeres durante el embarazo y el período postnatal, los voluntarios de estos grupos establecen puentes de valor inestimable entre las comunidades y el sistema de atención de la salud.

Pertrechados con un sencillo juego de tarjetas con dibujos, los voluntarios de salud de las aldeas visitan la casa de una embarazada tan pronto se ha confirmado su embarazo. Durante ésta y las siguientes visitas durante el embarazo, estas mujeres aconsejan a la madre sobre la atención necesaria, la animan a prepararse para el nacimiento mediante gestiones con profesionales cualificados, transporte y dinero para el parto; promueven el parto en un centro médico con trabajadores de la salud capacitados.

Los voluntarios también facilitan información esencial después del nacimiento. Durante las visitas de seguimiento, proporcionan mensajes clave sobre salud y nutrición, examinan a madres y recién nacidos en busca de indicios de peligro y los remiten, en caso necesario, al centro de salud más cercano.

El vínculo entre la atención y un mejor conocimiento

La labor de los voluntarios de salud de la aldea ha originado cambios en el comportamiento y prácticas de las mujeres. En las zonas donde se ha puesto en marcha la iniciativa Atención comunitaria para madres y recién nacidos, las mujeres demuestran un mayor nivel de conocimientos en relación con la preparación para el parto. Los esfuerzos concertados de los voluntarios para promover los partos en los centros de salud han dado como resultado una menor probabilidad de que las mujeres den a luz en casa.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Cambodia
Him habla a una madre sobre el modo de atender a su bebé recién nacido.

Neang ha recibido la visita de los voluntarios: "Los voluntarios de apoyo de la salud de la aldea me dieron toda la información", afirma. "Mi intención es dar a luz a mi bebé en el centro de salud porque es mucho más seguro hacerlo donde tienen personal de la salud cualificado".

Neang permanecerá en la aldea varios meses después del nacimiento para sacar partido de los consejos de los voluntarios. Ellos le han enseñado conocimientos de higiene, buena nutrición y la importancia de la atención prenatal. Tras el parto, le brindarán información adicional sobre lactancia materna, cómo colocar al bebé, los signos que alertan sobre enfermedades, así como la extracción y almacenamiento de leche materna.

El camino hacia 2015

Siguen los esfuerzos para mejorar la disponibilidad de atención profesional y de calidad para todas las madres y recién nacidos, especialmente entre las personas pobres, minorías étnicas y poblaciones apartadas y nómadas. El objetivo es reducir la mortalidad infantil por debajo de 20 muertes por cada 1.000 nacidos vivos.

El apoyo en la comunidad ayuda a garantizar que más madres y sus bebés están sanos y en forma en esta etapa crucial de la vida del bebé. Los programas tales como Atención comunitaria para madres y recién nacidos y sus cruciales grupos de apoyo a la salud de las aldeas ayudarán a que Camboya siga por la senda hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio centrados en la reducción de la mortalidad maternoinfantil para 2015.


 

 

Búsqueda