Camboya

La carencia de saneamiento ambiental adecuado es motivo de preocupación sobre la salud de la niñez en Camboya

Imagen del UNICEF
© UNICEF Cambodia/2007/Rintala
En las zonas rurales de Camboya, menos del 16% de la población dispone de acceso al saneamiento ambiental mejorado.

Por Guy Degan

El 7 de mayo, UNICEF patrocinó la primera reunión preparatoria del Año Internacional del Saneamiento Ambiental, que se celebrará en 2008. La Asamblea de las Naciones Unidas estableció ese Año con el propósito de poner de relieve la crisis mundial en materia de saneamiento ambiental. A continuación, un informe sobre la situación en Camboya con respecto al saneamiento ambiental.

PROVINCIA SVAY RIENG, Camboya, 4 de mayo de 2007 – Vorn Mao, un campesino que se dedica al cultivo de arroz, espera ansiosamente la llegada de la época de lluvias, cuando el agua inundará los arrozales ahora resecos y polvorientos de su familia. Pero para él y su esposa, Roeung, el agua no constituye solamente un elemento esencial de subsistencia sino también un motivo de angustia.

La pareja tiene su cargo la crianza de siete nietos y nietas cuyos padres trabajan en Phnom Penh, la capital de Camboya. Hace algo más de un año, durante un periodo de sequía, Chenda, una nieta de cinco años de edad murió por beber agua contaminada.

Los abuelos recuerdan que Chenda tuvo fiebre muy alta y diarrea, y que murió al día siguiente en el hospital regional. La madre de la niña regresó de Phnom Penh demasiado tarde para ver a su hija aún en vida.

Baja cobertura en las zonas rurales

UNICEF calcula que sólo el 16% de los campesinos camboyanos cuenta con acceso al saneamiento ambiental adecuado y 65% al agua potable. Pese a que en las zonas urbanas la situación es mucho mejor, un 80% de la población de Camboya vive aún en regiones rurales.

“Se ha establecido que las deficiencias en materia de agua y saneamiento ambiental figuran entre las principales causas de la alta incidencia de diarrea en Camboya”, afirma Hilda Winarta, Oficial de Proyecto de la Oficina de UNICEF en Camboya. “La situación es especialmente grave en el caso del suministro de saneamiento ambiental. Concretamente, Camboya ha sido clasificada como uno de los países del mundo con las coberturas más bajas de saneamiento ambiental en las zonas rurales”.

Muchas viviendas rurales carecen de instalaciones básicas de saneamiento ambiental, y los conocimientos y prácticas de higiene de la población campesina son limitados. Tanto los hogares como las escuelas carecen con frecuencia de baños o letrinas, y hasta de jabón para lavarse las manos. Los niños y niñas son más proclives a tocar objetos y superficies sucias, y resultan, por lo tanto, especialmente vulnerables al contagio de diversas enfermedades.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Cambodia/2007/Rintala
El saneamiento ambiental deficiente es uno de los factores de la alta incidencia de diarrea entre los niños y niñas de la provincia camboyana de Svay Rieng.

Servicios y condiciones de higiene mejorados

La colaboración con las comunidades locales con el propósito de aumentar el acceso al agua potable y el saneamiento ambiental es uno de los componentes fundamentales del programa de derechos de la infancia de la Oficina de UNICEF en Camboya, que se conoce como “Seth Koma” en idioma khmer. Una parte importante del proyecto consiste en suministrar a los concejos municipales asistencia técnica y asesoramiento en materia de agua y saneamiento ambiental.

El programa de UNICEF tiene dos objetivos principales. Por una parte, se trata de alentar a las comunidades a que asignen fondos a los servicios de agua y saneamiento ambiental, y por otra se trata de que mejoren las prácticas de higiene de la población.

En la aldea de Phoum Tom, 10 familias se abastecen de agua para beber, cocinar y lavar de un pozo construido recientemente. Un tablero de información ubicado junto al pozo detalla claramente en qué consisten las buenas prácticas de higiene.

“Antes, esta comunidad carecía de agua potable”, afirma Khorn Sa Ung, que integra el concejo del municipio. “La gente recogía agua de diversas fuentes. A veces del río, a veces de los estanques de las pagodas cercanas... y ese agua no es pura ni potable”.

El acceso al agua y el saneamiento ambiental

En la cercana Escuela Primaria Thlork, el agua de un pozo que se construyó con fondos suministrados por UNICEF no sólo provee agua para el consumo sino que posibilita la limpieza de las letrinas de la escuela. Diversos estudios indican que cuando las escuelas cuentan con pozos y letrinas disminuye el número de niños, y especialmente niñas, que abandonan la educación primaria.

Cuando era más pequeña, Rina Phan, una alumna de la escuela que ahora tiene 12 años de edad, sufría de diarrea y fiebre tifoidea debido al consumo de agua contaminada en su hogar. “Me parece muy importante tener agua potable, buenos hábitos de salud personal y buena salud”, dice la niña.

Durante el último año, UNICEF ha puesto en práctica el proyecto Seth Koma en seis provincias rurales. Mediante el aumento del acceso al agua potable y el saneamiento ambiental y el mejoramiento de las prácticas de higiene, el proyecto ayuda a la población de Camboya a prevenir las muertes de miles de niños y niñas de corta edad debido a la diarrea y otras enfermedades transmitidas por el agua.


 

 

Vídeo (en inglés)

Guy Degen, de UNICEF, informa sobre la crisis sanitaria que se abate sobre muchos pobladores de Camboya, debido a las deficientes condiciones en materia de saneamiento ambiental.

 VIDEO  alta | baja

Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda