Camboya

ECHO y el UNICEF: Mayores posibilidades de supervivencia para la niñez camboyana

Imagen del UNICEF
© UNICEF Cambodia/2005/Nettleton
Niños y niñas en Kampong Speu cerca de la nueva bomba de agua.

Por Steve Nettleton

KAMPONG SPEU, Camboya, 18 de mayo de 2005– Para Sok Em y sus vecinas, conseguir agua potable nunca fue una tarea fácil.

Hasta hace pocos meses, sólo podían obtener agua del turbio estanque en las afueras de su aldea. Esa agua con frecuencia les causaba diarrea a los cuatro hijos de Sok Em. Debido a ello, la familia debía gastar en el tratamiento de los problemas de salud todo el dinero que le sobraba.

Pero a principios de este año, un grupo de mecánicos cavó un pozo en la aldea e instaló una bomba de agua, y Sok Em y otros habitantes de la misma aseguran que desde entonces el estado de salud de los pobladores ha mejorado de manera notable.

Ese proyecto fue el resultado de la alianza entre el UNICEF y la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO). Ambas organizaciones colaboran con las comunidades locales para incrementar las tasas de supervivencia infantil en Camboya, país que ocupa el segundo lugar en materia de altas tasas de mortalidad infantil en Asia meridional.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Cambodia/2005/Nettleton
Una niña disfruta del agua fresca.

La importancia fundamental del acceso al agua y al saneamiento ambiental

Según el Informe sobre el Estado Mundial de la Infancia de 2005, apenas el 34% de la población camboyana tiene acceso a fuentes de agua potable mejoradas. El 14% de los niños camboyanos muere antes de cumplir los cinco años de edad; y el 9,7% fallece antes de cumplir un año. Muchas de esas muertes podrían ser prevenidas. Una de las maneras más eficientes de prevención de la mortalidad infantil consiste en darles acceso a las fuentes de agua potable y a los servicios de saneamiento ambiental.

Este año, el UNICEF y la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea brindan apoyo a las labores de excavación de más de 400 nuevos pozos en aldeas y escuelas. Mediante esas obras será posible suministrar agua potable a unas 8.000 familias, por lo menos. En las clases comunitarias sobre higiene se enseña a los pobladores de esas aldeas a emplear el agua de los pozos para diversas tareas, desde el lavado hasta la preparación de alimentos.

El UNICEF también cree que otra manera en la que se ayuda a modificar los comportamientos a edad temprana y a generar demanda de servicios de saneamiento ambiental por parte de la próxima generación de padres y madres consiste en invertir ahora en la instalación de letrinas y en el fomento de la higiene en las escuelas. A tal fin, se llevan a cabo obras de construcción para instalar letrinas en 40 escuelas durante el resto del año.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Cambodia/2005/Nettleton
Un niño se baña en agua limpia.

Arranque rápido de la atención de la salud comunitaria

El Dr. José M. Echevarría, que dirige la dependencia de Camboya de la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea, afirma que el suministro de agua “constituye el primer paso que se debe dar en una situación de emergencia, porque el agua es la primera necesidad. Pero el segundo paso debe ser el suministro de un servicio eficiente de saneamiento ambiental, así como la educación de los pobladores sobre las medidas de saneamiento”.

Además de suministrar servicios mejorados de agua y saneamiento ambiental, el UNICEF y la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea también colaborar para acelerar el inicio de los servicios de atención de la salud de la comunidad mediante la ejecución de programas de inmunización y de nutrición mejorada.

Ambos aliados se proponen proteger a unos 33.000 lactantes y niños menores de un año de las siete enfermedades que se pueden prevenir mediante la vacunación; a saber: la tuberculosis, la poliomielitis, la difteria, la tos ferina, el tétanos, el sarampión y la hepatitis B. También tienen como objetivo proteger a unos 136.600 niños de 6 a 59 meses de la carencia de vitamina A.

Los equipos móviles de vacunación del gobierno efectúan visitas mensuales a las pequeñas aldeas, donde inmunizan a los niños de corta edad, realizan exámenes médicos prenatales a las mujeres embarazadas y educan a las familias acerca del empleo de la sal yodada. Asimismo, distribuyen a los niños suplementos de vitamina A con el propósito de fortalecer sus sistemas inmunes, y tabletas para la eliminación de los parásitos intestinales.

Mediante la prestación directa de servicios de atención de la salud y el suministro de agua a las comunidades necesitadas, la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea y el UNICEF respaldan actividades que tienen una enorme importancia para que los niños de Camboya puedan sobrevivir al final de su infancia.


 

 

Vídeo (en inglés)

Marzo de 2005:
Steve Nettleton, corresponsal del UNICEF, informa sobre la situación de la niñez de Camboya en materia de agua y saneamiento ambiental.

Anchura de banda:
baja | alta
(Real player)

Periodistas:
Obtengan vídeo de calidad profesional en The Newsmarket

Búsqueda