Burundi

En huelga contra la desnutrición crónica en Burundi

UNICEF informa sobre un plan multisectorial para combatir la desnutrición crónica en Burundi.  Véalo en RealPlayer

 

By Shantha Bloemen

Jacqueline Bangirinama conoce el hambre. Como parte de un plan multisectorial para reducir la alta tasa de desnutrición crónica en Burundi, ella está aprendiendo cómo hacerle frente.

Provincia de Muyinga, Burundi, 17 de junio de 2013 - Jacqueline Bangirinama conoce el hambre. Ella puede ver a su hija de 2 meses de edad aferrarse a su pecho, succionando sin tregua. También a su otra hija de 2 años de edad que llora sin cesar, incapaz de encontrar consuelo, cuando ella y su hijo, de 4 años de edad, luchan por un pequeño trozo de patata hervida, horas antes de la única comida al día de la familia. También en su otro hijo de 7 años de edad, quien tiene un tamaño más pequeño para su edad, cuando se va para la escuela con el estómago vacío.

Una alta tasa de desnutrición crónica

Un estudio reciente de la revista The Lancet mostró las causas de mortalidad relacionadas con la nutrición que contribuyen a la muerte de 3,1 millones de niños menores de 5 años cada año. En muchos países de África muchas personas no entienden qué es la malnutrición, especialmente la desnutrición crónica y el retraso en el crecimiento. A diferencia de la desnutrición aguda, que se manifiesta en la emaciación o el edema nutricional, la desnutrición crónica cobra su peaje durante un período más largo manifestándose en un retraso en el crecimiento físico e intelectual del niño.

Burundi, un país pequeño y densamente poblado de África del Este, es el hogar de más de ocho millones de personas. Alrededor del 90 por ciento vive en zonas rurales. A pesar de las colinas verdes cuidadosamente talladas en parcelas individuales de tierras agrícolas, el país cuenta con el mayor nivel de hambre entre los 120 países sobre los que se calculó el Índice Global del Hambre 2012. Cerca de dos tercios, o 58 por ciento, de todos los niños menores de 5 años sufren desnutrición crónica, una de las tasas más altas del mundo.

La situación de Jacqueline es muy similar a la de sus vecinos en la provincia de Muyinga. Ella y sus cuatro hijos viven en un hogar humilde. Ella es agricultora de subsistencia.

El alto costo socio-económico de la desnutrición crónica

El costo socio-económico de la desnutrición crónica en Burundi es enorme. Burundi es uno de los países más pobres del mundo, cuatro de cada cinco personas viven con menos de 1,25 dólares por día, y el país ocupa el puesto 178 de 187 en el Índice de Desarrollo Humano del PNUD.

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Los niños en un salón de clases en Burundi, uno de los países más pobres del mundo y con una de las tasas más altas de desnutrición crónica entre los niños. Burundi se ha unido al movimiento Fomento de la Nutrición (o SUN, por sus siglas en inglés) para combatir la desnutrición.

"Los datos a nivel nacional muestran que a Burundi le está costando $ 102 millones de dólares cada año, por lo que es claro que tenemos que manejar el tema de la desnutrición", dice el Vice Jefe del Gabinete de la Segunda Vicepresidencia y experto en nutrición Dr. Deo-Guide Rurema, quien reconoce que la cifra era más del doble de lo presupuestado por del Ministerio de Salud en 2012.

"Esta cantidad pudiera haber sido invertida en otros sectores que habrían podido ser productivos para el crecimiento económico y el desarrollo sostenible de nuestro país", añade.

Plan multisectorial para reducir la desnutrición crónica

En julio de 2012, se alcanzó un importante hito político en Burundi, cuando se convirtió en uno de los 40 países en participar en la iniciativa Fomento de la Nutrición (o SUN, por sus siglas en inglés). Junto con los socios de desarrollo, el sector privado y los ministerios del gobierno, Burundi está construyendo un enfoque coherente y multisectorial para hacer frente a la desnutrición, con el objetivo común de reducir la desnutrición crónica de un 58 por ciento a un 48 por ciento en 2016.

Para el representante de UNICEF en Burundi, Johannes Wedenig, quien ha estado abogando por un enfoque más unido, el liderazgo político de alto nivel es un paso significativo hacia la adopción de medidas concretas sobre el terreno. "La sociedad realmente se está dando cuenta de que la nutrición es un verdadero desafío y que tenemos que actuar de manera concertada", dice. "No tiene sentido trabajar en paralelo, ya que no vamos a tener un impacto. Todos tenemos que trabajar juntos y, al final, tenemos que converger en la familia, porque es ahí donde debe verse la diferencia."

Imagen del UNICEF
© UNICEF Video
Examen de malnutrición. Burundi también está utilizando su infraestructura basada en la comunidad para combatir la desnutrición crónica. Los padres de niños con desnutrición, pueden tomar un curso de 12 días para aprender a preparar mejor las comidas, mezclando los alimentos locales en nuevas formas.

Infraestructura basada en la comunidad contra la desnutrición crónica

Desde 2005, cuando el conflicto en Burundi llegó a su fin, el Ministerio de Salud, con el apoyo de UNICEF, se ha centrado en la construcción de un enfoque basado en la comunidad para el tratamiento de la desnutrición aguda. Se ha logrado reducir la prevalencia a un 6 por ciento, a través de una combinación de un aumento en la conciencia y en el uso de alimentos terapéuticos listos para usar. El plan es utilizar este método y los sistemas establecidos para hacer frente a las consecuencias de la desnutrición crónica a largo plazo.

"Tenemos una gran cantidad de mujeres llevando a sus hijos a someterse a pruebas de desnutrición aguda, por lo que podemos aprovechar esto para introducir otras actividades", explica el director de Salud y Nutrición de UNICEF Burundi Sophie Leonard. "Podemos educar a las mujeres sobre cómo cuidar de sus hijos y centrarnos en el desarrollo de la primera infancia, también podemos reforzar la cultura de la comunidad reuniendo a las mujeres alrededor de actividades generadoras de ingresos; igualmente, podemos iniciar actividades agrícolas, por lo que hay muchas cosas que hacer con base en ese punto de entrada." La Sra. Leonard cree que un cambio reciente en la comprensión ha hecho posible ver a la nutrición no sólo como una emergencia de salud pública aislada y silenciosa sino como una cuestión mucho más urgente que tiene un impacto en la sociedad en general.

Un curso de 12 días para vencer la desnutrición crónica

Fue en un centro de diagnóstico de desnutrición masiva en donde la Sra. Bangirinama descubrió que sus hijos tenían bajo peso y estaban desnutridos. Fue remitida a un curso de 12 días en su comunidad, organizado por un voluntario de educación sanitaria para mejorar el peso de sus hijos y aprender cómo alimentarlos mejor, a través de la mezcla adecuada de los alimentos locales en nuevas formas. Las clases diarias de dos horas también se centran en la importancia de una mejor higiene y en el saneamiento para evitar enfermedades como la diarrea, así como un mejor espaciamiento de los nacimientos entre los niños.

La Sra. Bangirinama sabe que los retos inmediatos de la alimentación de sus hijos no desaparecerán al cabo de 12 días. Sin embargo, la esperanza es que, con el apoyo del grupo, contará con información y nuevas habilidades para ayudar a mejorar la salud de sus hijos, tanto en la actualidad como en el futuro.


 

 

Fotografía UNICEF: Compromiso con la supervivencia infantil

Búsqueda